Almeida solo reforma una de las once plazas prometidas: la plaza de la Emperatriz en Carabanchel podría ser una de ellas

Las obras que no llegan a la periferia de Madrid

A día de hoy solo se han iniciado los trabajos en La Remonta (Tetuán). Está previsto que otras tres (La Vaguada, la plaza de la Emperatriz en Carabanchel y la Plaza Mayor de Villaverde se inicien en lo que queda de año. El resto han sido descartadas o están pendientes de pasos burocráticos más largos.

A mitad de legislatura de Manuela Carmena, en el año 2017, su equipo puso en marcha un plan para compensar la excesiva atención que estaba teniendo el centro de la capital en su acción política: las reformas de Plaza España y Gran Vía, sumadas a Madrid Central, estaban llenando de titulares los medios locales y los distritos de la periferia se quejaban reclamando inversiones para zonas que presentaban mayor degradación y necesidad de arreglos.

Fruto de esta reacción surgió un plan para renovar once plazas de la periferia. Primero en forma de concurso arquitectónico para encontrar ideas, a través del Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM), después con participación ciudadana a través de recogida de ideas y votación de proyectos en Decide Madrid y luego impulsando las obras de cara a la segunda legislatura de Carmena.

Las once plazas elegidas eran La Vaguada (en el distrito de Fuencarral-El Pardo), plaza Cívica de Lucero (Latina), Emperatriz (Carabanchel), Puerto Canfranc (Puente de Vallecas), Encuentro (Moratalaz), Misterios (Ciudad Lineal), Mar de Cristal (Hortaleza), la Plaza Mayor de Villaverde, Plaza Cívica de San Blas, Duquesa de Osuna (Barajas) y La Remonta (Tetuán).

Pero la llegada de Almeida a Cibeles en junio de 2019 cortó en seco los planes previstos. Aunque en septiembre el equipo del alcalde aseguró que las reformas seguían adelante y se financiarían en el año 2020: “No vamos a frenar la remodelación de las plazas sino que vamos a poner orden en el desastre que usted dejó”, le dijo la actual concejala de Obras, Paloma García Romero, a su predecesor, José Manuel Calvo. “Vamos a hacer un proyecto adecuado y consensuado con vecinos y Juntas”, añadió.

Tres años después de estas palabras, el área de Obras solo ha iniciado la reforma de una de las once plazas prometidas, la de La Remonta. Se trata de la única situada en el interior de la M-30 (el resto están en zonas exteriores), en el distrito donde reside el alcalde y es presidenta de la agrupación del PP la propia concejala García Romero. El resto esperan proyectos, planes especiales o se han descartado definitivamente.

Recinto vallado y maquinaria en la plaza de La Remonta Somos Tetuán
Recinto vallado y maquinaria en la plaza de La Remonta Somos Tetuán

De las once obras sobre las plazas, dos se han descartado totalmente por parte del Ayuntamiento de Madrid. Se trata de la Plaza de los Misterios en Ciudad Lineal (la situada junto al centro comercial Alcalá Norte) y también la Plaza del Encuentro en Moratalaz. El consistorio considera que su reforma implica importantes afecciones a las líneas de transporte público. De momento no se conocen alternativas para la actualización de estos dos espacios.

A estas dos se le suma la falta de un proyecto para la que iba a ser la Plaza Cívica de Mar de Cristal, donde Almeida intentó levantar un aparcamiento disuasorio que acabó descartando por la oposición vecinal. El proyecto elegido por los vecinos en un proceso en el que participaron más de 8.000 habitantes del barrio preveía un parque con una calle peatonal-ciclista que lo estructurara, conexión con los edificios residenciales cercanos y varios espacios de reunión, además de pabellones donde albergar diversas actividades.

Además de estas tres, otras cuatro plazas tienen por delante un proceso administrativo bastante largo para llegar a su reforma. En los casos de la Plaza Cívica de San Blas y la de la Duquesa de Osuna, en Barajas, es necesaria la aprobación de sendos planes especiales antes de acometer las obras, lo que retrasará su construcción -si llega- hasta la siguiente legislatura.

En el caso de la plaza Puerto de Canfranc, en Vallecas, todo el proyecto se encuentra asociado a la construcción de un aparcamiento municipal para residentes de 466 estacionamientos. Los plazos, en este caso, dependen del área de Movilidad. Las obras del parking, que aún no han empezado, podrían acabar hacia finales de 2023. Después se acometería la reforma de la plaza.

Tampoco se conoce el estado de la Plaza Cívica de Lucero, un ambicioso proyecto que incluía levantar un mercado, piscinas deportivas y terapéuticas, salas polivalentes y aulas de música y danza.

Las tres plazas camino de su reforma

De las once reformas de plazas prometidas, en tres casos ya se han iniciado los pasos para hacerlas realidad, aunque de momento se desconoce cuándo empezarán las obras en dos de ellas y si los trabajos que se ejecutarán se parecerán a los inicialmente planeados. Se trata de las actuaciones en La Vaguada, la plaza de la Emperatriz (Carabanchel) y dos plazas del centro de Villaverde.

El Ayuntamiento de Madrid aprobó el pasado mes de abril varias modificaciones para incrementar el presupuesto del área de Obras, con casi cuatro millones de euros dedicados a las tres plazas citadas. En concreto se aprobaron 700.000 euros para la renovación de La Vaguada, 1.667.000 euros, en el caso de la de Carabanchel, y otros 1.442.000 para arreglar en este 2022 parte de las plazas de Ágata y Mayor, en Villaverde.

De estos tres casos, solo se conocen detalles del primero: el pasado jueves, el Ayuntamiento anunció que ejecutará la remodelación de La Vaguada para poner en valor del estanque, cuyo borde elevado dotará a los vecinos de un gran banco corrido y la creación de una pérgola que proporcione sombra. También se plantarán más árboles, se renovará el pavimento, el mobiliario y se dotará al lugar de mayor accesibilidad. El presupuesto aprobado (0,7 millones) es menos de la mitad que el gasto calculado por los autores del proyecto inicial (1,6).

¿Seguirán estas reformas las líneas generales de los proyectos ganadores? A falta de confirmación por parte del área de Obras, el único caso donde se han iniciado los trabajos, La Remonta (Tetuán), muestra un interés en que así sea: el consistorio ha respetado allí el espíritu de la propuesta votada por el vecindario para mejorar la accesibilidad y crear zonas estanciales verdes en la plaza porticada más grande de Madrid.

Más Madrid: “Lo que hace Almeida es desequilibrar”

El principal partido de la oposición lamenta que solo una de las plazas ideadas en el mandato de Manuela Carmena esté en obras, “a pesar de que responden a propuestas del propio vecindario, de la propia ciudadanía, acordadas por procedimientos participativos donde dieron su opinión cerca de 100.000 personas”, recuerda Paco Pérez, concejal de Más Madrid.

El edil echa en cara que el resto de proyectos estén parados o se hayan descartado, mientras que se acometen reformas “deprisa y corriendo” menos necesarias en General Perón o en la Puerta del Sol, “una obra con un presupuesto de 11 millones de euros, que no se justifica por el estado actual de los pavimentos y por el buen funcionamiento de la plaza como centro de la ciudad y encrucijadas de caminos”, señala.  

“Lo cierto es que el gobierno de Almeida en vez de reequilibrar, lo que hace es desequilibrar”, asegura mientras apunta que el presupuesto de Obras en el Espacio Público y las propias actuaciones en marcha se concentran en la almendra central: “El 79% del presupuesto para intervenciones urbanas se concentra en esta zona, que solo supone el 20% de la superficie de calzadas. En cambio, Latina, San Blas-Canillejas, Moratalaz o Vicálvaro, directamente no tienen ninguna inversión en este programa. Puente de Vallecas representa apenas el 1,94% del presupuesto de este programa, Usera el 0,14% y Carabanchel el 0,01%”, afirma.

Fuente: Diego Casado en eldiario.es

También podría interesarte