Unidas Podemos exige al PSOE que la ley sanitaria elimine las privatizaciones

Las privatizaciones en la sanidad pública están a la orden del día. Desde un pequeño servicio como puede ser la lavandería hasta hospitales enteros han sido privatizados, convirtiendo algo tan esencial como la salud, en un negocio. No ha sido de un día para otro, la sanidad pública lleva años sufriendo una ofensiva neoliberal que la nueva ley sanitaria tiene la obligación de revertir.

Al menos así lo ve Unidas Podemos que acaba de presentar una batería de enmiendas para eliminar de la ley todas las expresiones que podrían servir para que se lleven a cabo privatizaciones dentro de la sanidad pública. Además desde el grupo confederal, no se da por hecho el apoyo a la ley sanitaria propuesta por la ministra de Sanidad Carolina Darias y avalada por el PSOE.

La puerta a la privatización de la sanidad pública en España se abrió en 1997, cuando tuvo lugar en el Congreso de los Diputados el debate para la aprobación de la Ley 15/97 “Sobre Habilitación de Nuevas Formas de Gestión en el Sistema Nacional de Salud”. Dicha Ley fue aprobada con los votos de PP, PSOE, CiU, CC y PNV. Solo votando en contra el BNG e IU

No fue una ley más. La ley 15/97 se hizo para romper la sanidad pública y por ello es el principal motivo para que Unidas Podemos se plante ante la nueva normativa, si esta no elimina los conceptos privatizadores que José María Aznar introdujo. «Si no tenemos una garantía real de que se revierte el camino de la privatización, no podemos apoyar esta ley», ha dicho la portavoz de Sanidad del grupo de UP, Rosa Medel, que también ha subrayado que la ley 15/1997 fue «un auténtico desastre para la sanidad pública.

En total, se presentaran once enmiendas con las que se pretende borrar de la ley todas las referencias a opciones privatizadoras para no dejar ninguna puerta abierta a las mismas, para que así las comunidades autónomas no puedan acogerse a ningún resquicio de la ley. Además una de ellas hace referencia directa a la Atención Primaria, y apunta que el tiempo máximo para ser atendido tras solicitar una cita con el médico de cabecera deberá ser de 48 horas.

Fuente: mundoobrero.es

También podría interesarte