Una carrera de obstaculos

Recorremos las calles de vía Carpetana y la Laguna con David Fernández un joven ciego de 29 años vecino del barrio, para observar las distintas complicaciones que se pueden encontrar en su día a día.
Quedamos con David en la esquina de López Mezquía con Vía Carpetana y donde ya observamos que de los 6 semáforos solo dispone de señal acústica próximos a la Iglesia de la Campana algo que nos parece que debería de solucionarse por seguridad a la hora de cruzar las personas ciegas en esta calle tan transitada. Continuamos dirección Marcelino Camacho y poco más adelante nos encontramos con una cafetería que en días de buen clima instala su terraza a ambos lados de la acera dejando prácticamente intransitable ese tramo algo que David nos dice que “podían ponerlo a un lado u otro para dejar paso, porque muchas veces no puedes coger referencias ni hueco en caso de perro guía, ya que parece que la gente está en el sofá de su casa”. En el camino llegamos a la calle Abentosa que tiene un paso de cebra curvo y además donde los vehículos no respetan pasando sin pararse delante nuestra hasta 4 coches y donde tampoco hay señales que lo indiquen. Algo que nos parece curioso algo continuar por vía Carpetana hallamos carritos de la compra, escaleras y mesas de una terraza en fachadas pero que se encuentran algo separados de establecimientos con lo que impide el correcto circulación de los peatones, preguntamos a las tiendas propietarias ¿abonan algo por ocupar la vía pública con sus productos en venta? A lo que recibimos un no por respuesta y afirman que se “sitúan en la calle por no disponer de espacio en su interior para la venta por ser un tamaño mayor”. En nuestra señora Balvanera escuchamos muy bajito los semáforos y le peguntamos de nuevo a David si ¿se escucha cuando llega un autobús o camión, Nos comunica “no porque están muy bajos desde el cambio de sonidos de pájaros a gaviotas”. Vas caminando y encontrándonos con personas en grupo de 3 y 4 personas conversando en el medio de la acera y nos damos de cuenta que nuestro protagonista en busca de espacio choca su bastón en sus pies a lo que ni se inmutan y tomamos la decisión de ayudarle para continuar.






A penas unos metros observamos perchas con ropas de una tienda seguidamente carteles publicitarios separados a una distancia considerable de la fachada un trayecto hasta la travesía de pinzón que tenía que ser ayudado, porque también había una terraza de una cafetería, motos de reparto. Al llegar a la calle la Laguna observamos el semáforo próximo a laguna con carpetana y travesía pinzón como no dispone de señal sonora y preguntamos ¿David, nunca os habéis quejado o llamado al Ayuntamiento?, nos responde “Si ha llamado se ha hecho público en medios de comunicación, pero les da igual” si vemos que es peligroso porque pasan diversos coches y camiones . Continuando en nuestro trayecto volvemos a observar carteles de publicidad, maniquís y algo curioso una frutería con su género ocupando el paso de cebra prácticamente. Llegamos a la Oca aquí observamos que de los 8 semáforos solo se escuchan 4. Atravesamos y llegamos a Humanitarias una travesal que hay que cruzar pero que en su paso de cebra hay un poster que hoy por hoy no está ocupado por nada, pero David nos comunica que se utiliza para colgar carteles de propaganda en tablones de madera, sin duda un peligro para las personas ciegas.
Durante el tiempo que hemos pasado con David hemos observado los obstáculos que tienen que pasar cada día en el distrito de Carabanchel las personas con falta de visión y como muchas de ellas son provocadas por nuestra ignorancia y otras de cómo son fáciles de solucionar y son abandonadas por las instituciones a pesar de la Ley de accesibilidad.

Y tú que opinas de esto...?

avatar
  Subscribete  
Notificar a...