El movimiento pensionista arranca el 15 de octubre su “otoño caliente”

Decenas de organizaciones de todo el Estado secundan la movilización en defensa de las pensiones y los servicios públicos que tendrá lugar el próximo sábado en Madrid

“Quien no llora, no mama, y hay que patalear y llorar mucho para parar el rompimiento del estado de bienestar. Nos lo están robando, nos lo están quitando y nosotros estamos parados con la boca abierta tragando todas las mentiras que nos dicen”. Quien habla es Luisa, con 83 años a sus espaldas. Lo hace mientras camina, pues, a pesar de su edad, es una de las 22 integrantes de la marcha de pensionistas que salió el 1 de octubre desde Alcira (Valencia) rumbo al centro peninsular. Su objetivo: llegar a Madrid para la protesta que pretende dar comienzo al “otoño caliente” que preparan pensionistas y defensores del sector público. Esta iniciativa, aseguran, será solo el inicio. “Sois la vanguardia de Coespe [Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones] sembrando la movilización que debe permitir que el IPC de salarios y pensiones no se pierda, que se acabe con la brecha de género y que no se privatice el sistema público de la seguridad social”, advertía Ramón Franquesa, portavoz estatal de Coespe, el día en que se iniciaba la marcha.

“El 15 de octubre todos a Madrid”. Así se titula el Manifiesto unitario de los movimiento sociales de Catalunya llamando a la movilización que el próximo sábado va a tener lugar en la capital del Estado. El objetivo de esta es triple: la recuperación del poder adquisitivo tanto de empleados públicos y pensionistas, equiparando salarios y pensiones al Índice de Precios al Consumo (IPC), y la defensa de los servicios públicos, sin dejar de lado la repulsa por el aumento del gasto militar en los Presupuestos Generales del Estado.

La convocatoria tendrá lugar apenas una semana más tarde de conocerse los pormenores de unos Presupuestos que, si bien aumentan considerablemente el gasto social, también tienen el gasto militar más grande del siglo XXI, pues este se incrementa nada menos que un 25%. Registrados el jueves por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, las cuentas presentan 266.700 millones de euros en gasto social para 2023, 26.000 más que los actualmente vigentes, y un aumento del 5,9% de la cifra de gasto: hasta los 485.986 millones.

Las plataformas de pensionistas exigen la revalorización de las pensiones en función del incremento del IPC acumulado anual, una pensión mínima del 60% del salario medio y el rechazo a la privatización del Sistema Público de Pensiones

El dato relativo a las pensiones es uno de las protagonistas: tanto las contributivas como las no contributivas se incrementarán un 8,5%, ligeramente por debajo del último dato del IPC, que en septiembre será, si se cumple la previsión del IPC adelantado presentada hace una semana por el Instituto Nacional Estadística, del 9%, 1,5 puntos más bajo que en agosto. Eso supone que el gasto en pensiones —que supone el 39% del presupuesto total— aumentará en casi 20.000 millones, hasta llegar a los 190.687.

Este aumento, sin embargo, no convence a las asociaciones de pensionistas, que se han erigido como las principales impulsoras de la convocatoria del 15 de octubre, objección que mantienen. El colectivo recuerda que seis millones de pensionistas cobran menos de mil euros al mes, que el coste de la vida se incrementó en 2021 un 6,5% y que entre julio de 2021 y el mismo mes de 2022 el IPC se incrementó un 10,8%. “Este brutal incremento  lo pagamos la clase trabajadora y las clases populares con un importante deterioro de nuestras condiciones de vida”, denuncia el manifiesto catalán. Es por ello que plantean que la lucha por recuperar el poder adquisitivo de los salarios, pensiones y prestaciones con la aplicación del IPC real “es una tarea fundamental en los próximos tiempos y hace necesaria más que nunca la unidad de acción de la clase trabajadora”.

Unidad estatal

Las plataformas integradas en la Coespe, así como el Movimiento de Pensionistas de Euskal Herria, el Movimiento Andaluz en Defensa de las Pensiones Públicas o el Movemento Galego en Defensa das Pensións e os Servizos Públicos, entre otras plataformas de pensionistas, se han organizado para llevar a sus socios y simpatizantes a la capital. En la web de Coespe se pueden encontrar los enlaces para apuntarse a los autobuses desde puntos tan dispares como Bailén (Jaén), Águilas (Murcia), Almansa (Albacete), Zaragoza, Alicante, Burgos, Palencia o Barcelona, lo que adelanta que la protesta será importante.

En un comunicado conjunto, las plataformas convocantes recuerdan que solo en 2021 las empresas que cotizan en Bolsa obtuvieron unos beneficios de 64.021 millones de euros, con especial relevancia de las energéticas, que cuadriplicaron sus ganancias, con 10.117 millones de euros. Por contra, “en lo que va de 2022, además de lo perdido en 2021 (3% en el caso de las pensiones) la subida media de los salarios ha sido de un 2,4% y las pensiones un 2,5% mientras el IPC lo ha hecho en un 10,2%”, señalan.

Ese incremento de la desigualdad ha hecho que las plataformas y movimientos de pensionistas exijan la revalorización de las pensiones en función del incremento del IPC acumulado anual, una pensión mínima del 60% del salario medio y el rechazo a la privatización del Sistema Público de Pensiones. También piden una auditoría de las cuentas de la Seguridad Social que ya fue aprobada en la Ley 21/2021, a pesar de que el plazo máximo para su realización expiró hace seis meses.

Movilización creciente

La manifestación del 15 de octubre, avisan, no será la única. “Este será el primer paso de una movilización general que realizaremos en noviembre en los pueblos y comunidades del Estado —advierten—, hasta revertir las contrarreformas que nos están imponiendo, acabar con la brecha de género en salarios y pensiones, recuperar los derechos perdidos en las sucesivas reformas de pensiones, generar un reparto equitativo de la riqueza y mejorar y garantizar servicios públicos y comunitarios universales de calidad”.

“Hay que dar ejemplo a toda aquella gente que protesta en el bar, en los pasillos, en las escaleras de su comunidad, aquella gente que protesta pero que no sale a las plazas, a las calles a patalear y a gritar”, denuncia Luisa desde la marcha pensionista

De hecho, ya han habido convocatorias en este sentido en el mes de septiembre, como las del pasado día 15 en Valencia o el 21 frente al Congreso de los Diputados. La capital del País Valencià ha sido además el inicio de la marcha pensionista en la que participa Luisa, —cuyos integrantes tienen una edad media de 73 años—, que llegará a Madrid el día de la protesta. Como señalaba la octogenaria, “hay que dar ejemplo a toda aquella gente que protesta en el bar, en los pasillos, en las escaleras de su comunidad, aquella gente que protesta pero que no sale a las plazas, a las calles a patalear y a gritar”. A la marcha de Valencia se le sumarán otras, como la que salió de Rota (Cádiz) el 10 de octubre y que se unirá a la valenciana en Tarancón (Cuenca).

La protesta del próximo 15 de octubre comenzará a las 11.30 horas en la Glorieta de Carlos V de Madrid, junto a la estación de Atocha, y acabará en la plaza de Callao.

Fuente: elsaltodiario.com
Foto: Captura de Vídeo @Coorpenmadrid

spcbnet
.
También podría interesarte