PSOE, Más Madrid y ahora también Ayuso: la batalla por la conciliación se cuela en la precampaña madrileña

Los socialistas plantean como medida estrella de su programa electoral ampliar el horario de los centros educativos públicos con actividades extraescolares gratuitas, una propuesta que la presidenta de la Comunidad de Madrid trata de copiar aunque con un planteamiento menos ambicioso

La batalla por la conciliación de padres y madres se ha colado en la precampaña madrileña. PSOE y Más Madrid hace meses que plantean medidas que pasan –con algunas diferencias– por abrir los centros educativos más allá del horario lectivo, como una forma de hacer así más fácil la vida a los padres y a los menores, en una región donde conciliar la vida familiar y el trabajo, con largas jornadas y desplazamientos, se complica y la soledad infantil empieza a ser acuciante. Unas propuestas a las que se ha querido sumar esta última semana la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, anunciando la apertura de los colegios fuera de los días lectivos a partir de enero de 2024. Una promesa electoral lanzada desde la institución, sin apenas detalle y con unas elecciones de por medio.

La propuesta de la presidenta madrileña pasa por abrir los centros educativos a partir del 1 de septiembre para los alumnos de segundo ciclo de educación infantil (de 3 a 6 años) y de primaria (de 6 a 12 años), durante los periodos vacacionales como puentes, navidades y la semana santa, para actividades de refuerzo y como una forma de que las familias puedan conciliar mejor si los padres tienen que trabajar esas fechas, como suele ocurrir.

Ayuso no ha detallado cuál sería el plan para esos días o quién atendería a los menores, solo ha indicado que esta medida –junto a la de sufragar los gastos de actividades extraescolares de menores sin recursos– supondría un gasto anual de 12 millones de euros, en la región donde el gasto educativo está a la cola del resto del país. La Comunidad de Madrid es la que menos invierte en Educación, 756 euros por habitante frente a los 963 euros de la media nacional, según los últimos datos de 2021, o los 1.366 euros de Euskadi, la autonomía que más gasta. La dirigente madrileña solo planteó que la iniciativa se haría “en colaboración con los ayuntamientos” y avisó de que no abrirían todos los colegios a la vez. “Tenemos que ver si se van turnando. No pueden abrir todos a la vez”, advirtió.

Ayuso respondía a las críticas de la oposición este jueves durante el pleno reconociendo que la medida trata de copiar la propuesta que el líder del PSOE de Madrid, Juan Lobato, presentó el pasado mes de septiembre durante el debate del estado de la región y que es uno de los puntos estrella de su programa electoral. Pero ambos planteamientos –el del PP y el del PSOE– tienen en realidad diferencias sustanciales. La idea del candidato socialista es mucho más ambiciosa y plantea abrir los colegios desde las siete de la mañana hasta las siete de la tarde, con una amplia oferta de actividades extraescolares que ahora solo están reservadas a las familias que pueden pagárselas. En la propuesta socialista los centros educativos permanecerían abiertos del 1 de septiembre al 31 de julio.

A diferencia del anuncio de la presidenta madrileña, la medida impulsada por Juan Lobato viene acompañada de detalles y de una memoria económica. Abrir centros educativos de siete a siete, durante 11 meses al año, con diferentes actividades para los menores costaría a las arcas públicas, según los cálculos del PSOE, 35 millones de euros al año, el 0,15% del presupuesto regional (las cuentas de la Comunidad de Madrid alcanzan los 22.000 millones de euros cada ejercicio). En ese presupuesto entrarían los 3.000 monitores que habría que contratar para ofrecer a los alumnos actividades deportivas, de robótica, de cultura y creatividad, según recoge la propuesta de los socialistas.

La idea, apuntaron entonces desde el PSOE de Madrid, es fomentar “la conciliación de la vida familiar y laboral de una forma flexible porque es un servicio que puede ser usado en función de las horas que se necesiten”. “Al fomentar la conciliación, se evitan reducciones de jornada o excedencias indeseadas que reducen los ingresos familiares”, añadieron.

Los socialistas también hablan de pobreza infantil y defienden que la medida garantizaría “dos comidas saludables a los menores”. “Hay muchos niños que pasan muchas horas en su casa delante del televisor cada día. Frente a eso, nosotros proponemos que estén con sus iguales, compartiendo actividades lúdicas, creativas, actividades de madurez emocional como estas”, explicó el propio Lobato en una entrevista en elDiario.es. Para los menores que asisten a centros concertados, se permitiría el acceso al centro público más cercano.

La medida también contempla que los padres puedan hacer estas actividades junto a los menores. “Esta propuesta es para que los padres estén también con sus hijos, o los abuelos y también sus iguales. Madrid es la región de toda España donde los padres más gastamos en actividades extraescolares, pero donde menos niños tienen actividades extraescolares. Hay una pequeña minoría que gasta mucho dinero en extraescolares, pero hay una mayoría que no puede acceder a ellas. Por eso planteamos esto, para que cada familia, independientemente de dónde viva y de su nivel de renta, tenga derecho a que su hijo estudie robótica y programación, arte y creatividad, haga deporte y actividad física para prevenir de la obesidad infantil”, explicaba Lobato a esta redacción hace unas semanas.

Más Madrid: espacios para los vecinos

La propuesta socialista no es la única encaminada a que los centros educativos públicos, infraestructuras que hay en mayor o menor medida en todos los barrios, abran más allá del horario lectivo. Aunque la líder de Más Madrid, Mónica García se lanzó a criticar en un primer momento el anuncio de Ayuso, la realidad es que una iniciativa de la formación también plantea que los colegios sean espacios abiertos a los vecinos, donde la gente haga “comunidad” en sus barrios, según explica la número tres de la lista de Rita Maestre al Ayuntamiento de Madrid, Lucía Lois, a este diario.

“Se trata de mejorar la conciliación, pero no solo”, añade Lois. “Los colegios tienen que estar abiertos, las extraescolares tienen que ser universales y gratuitas y las mismas en todos los centros”, explica, como una solución para que no haya niños de primera y de segunda. En este sentido, Más Madrid también presentaba esta semana una proposición no de ley en la Asamblea de Madrid que plantea diferentes cuestiones para mejorar la crianza y la conciliación, entre las que se encuentra la gratuidad del comedor escolar. Para ello también plantea “el acceso a espacios educativos fuera del ámbito escolar a través de actividades extraescolares y la apertura de los centros educativos a la comunidad educativa que garanticen la igualdad de oportunidades de todos los niños y las niñas”.

La propuesta de Más Madrid va encaminada también a que los centros sean espacios de encuentro entre las familias y los vecinos en general, “centros comunitarios” donde todos se encuentren más allá de lo estrictamente educativo. Para ello, explica Lois, es también importante “adaptar los patios para que sean más verdes”. 

Las elecciones autonómicas están cada vez más cerca y las promesas electorales no dejarán de sucederse. “Va a batir el récord Guiness de prometer en tres elecciones seguidas los mismos colegios y los mismos centros de salud”, le reprochó este jueves Lobato a Ayuso. Falta por ver cuánto de lo prometido acaba siendo una realidad.

Fuente: Fátima Caballero en eldiario.es
Foto: CAM

.
También podría interesarte