Los huertos urbanos comunitarios de Madrid quieren que se les incluyan en los programas políticos

La red que agrupa a los huertos urbanos comunitarios de Madrid y de la que forman parte numerosos huertos de las asociaciones vecinales de la FRAVM, ayer 16 de Mayo hicieron público un documento de doce demandas que desea que las formaciones políticas que concurren a las elecciones municipales del 26 de mayo incorporen a sus programas electorales.

Se trata de una batería de propuestas realistas y perfectamente asumibles por todos los partidos, independientemente de su color, que busca consolidar un fenómeno social de extraordinaria riqueza que hoy forma una parte indisoluble del paisaje urbano de la capital.

Unas 60 iniciativas, 40 de ellas regularizadas por el municipio de Madrid, conforman en estos momentos la Red de Huertos Comunitarios de Madrid (ReHd Mad!), un espacio que en 2012 fue calificado como buena práctica en sostenibilidad urbana por el Programa Hábitat de la ONU y que aparece como motor indiscutible de este movimiento de agricultura ecológica urbana. Gracias a su labor de sensibilización y coordinación, muchos de nuestros barrios cuentan con una huerta colectiva, a menudo vinculada a una asociación vecinal u otro grupo social de carácter barrial. Tal y como puede leerse en el documento de demandas que presenta hoy, los diez años de andadura de la red “nos permiten presentar estas iniciativas como “auténticas escuelas de alfabetización agroecológica, una suerte de centros sociales al aire libre donde se están generando buenas prácticas ecológicas y sociales, muy necesarias para la inaplazable transición ecológica que deben abordar nuestras sociedades: cultivo agroecológico de proximidad (Km 0), compostaje de fracción orgánica, reutilización de materiales…”

Por desgracia, muchas de las huertas comunitarias tienen que hacer frente a problemas que a menudo comprometen su propia viabilidad y existencia. Dificultades que tienen que ver con cosas como la falta de un sistema de riego adecuado, un déficit de conocimientos en agroecología, problemas para regularizar la parcela donde se asienta el huerto o para conseguir elementos esenciales como abono de calidad.

Para paliar estas dificultades, la red, con el apoyo de entidades como la FRAVM, ha elaborado el citado documento, cuyo primer punto deja claro su objetivo general: “conseguir asentar y consolidar los huertos urbanos comunitarios madrileños como una política pública transversal a todos los partidos políticos, comprometiéndose estos a que no se convierta en motivo de disputa y controversia partidista”.

A continuación reproducimos el resto de demandas que incluye el documento, cuyo contenido completo puedes leer aquí.

  1. Mejorar ostensiblemente la dotación actual (sobre todo recursos humanos y presupuestarios) del departamento municipal encargado de los Huertos Urbanos Comunitarios, estudiando además la descentralización de ciertas estructuras y servicios contando para ello con las Juntas de Distrito. Algunas propuestas concretas para desarrollar desde este organismo:
    – Fortalecer el trabajo con otras redes, especialmente con la red de huertos escolares.
    – Estudiar vías de acompañamiento y suministro para minimizar los desembolsos económicos iniciales (riego, tierra, abono o mantillo..).
    – Mantener la financiación de iniciativas que, como Ciudad-Huerto, velan por prestar una formación permanente entre semejantes en torno a temas de horticultura comunitaria (desde 2015 hasta 2017 financiado por Intermediae-Matadero).
    – Co-organización (Ayuntamiento-ReHd!) del Primer Congreso o Simposio Internacional de Huertos Comunitarios.
    – Estudiar posibilidades y probar proyectos pilotos de introducción en determinados huertos comunitarios de animales domésticos como gallinas, colmenas o peces.
    – Estudiar posibilidades y ensayar prototipos de instalación de electricidad, servicios (baños) y baños secos (en lugares sin conexión a la red de alcantarillado).

2- Consolidar vías exitosas de cooperación público social y crear otras nuevas.
– Consolidar, afianzar y mejorar la dotación de la importante labor desarrollada por el CIEA Retiro: reparto de plantel y mantillo, y préstamo de motocultor, biotrituradora y desbrozadora.
– Nuevas:
Otros materiales: madera de bancos, zahorra o grava, estiércol, retirada de residuos voluminosos
Portes: estudiar posibilidad de disponer puntualmente de un camión municipal para el reparto periódico de estiércol (2-4 m3/huerto) y otros materiales (maderas, gravas..).

3- Mantener el convenio con centros universitarios de cara al seguimiento y monitorización del estado de los suelos y su contaminación, con especial seguimiento de los metales pesados, elaborándose los necesarios estudios de campo, laboratorio y recomendaciones derivadas de los estudios.

Fuente: FRAVM

Y tú que opinas sobre este artículo?

avatar
  Suscribir  
Notificar de