Las limpiadoras, con menos protección laboral que el personal sanitario y sociosanitario

  • Se ha aprobado que la covid-19 sea considerada “una enfermedad profesional” para el personal sanitario y sociosanitario
  • Respecto a las limpiadoras y personal de mantenimiento, Escrivá indicó lo siguiente: “Todo lo que son subcontratas, que no es personal directo, no está incluido”
  • “Recogemos las ropa, los vómitos y la sangre de los pacientes”, se queja Marga, trabajadora de la limpieza en el Hospital Clínico de Valencia

El Consejo de Ministros de este martes aprobó que la covid-19 sea considerada “una enfermedad profesional” para el personal sanitario y sociosanitario. El Gobierno ya había aprobado que contraer la covid-19 fuera un “accidente laboral” para personal médico, de enfermería y del ámbito sociosanitario, pero esta nueva medida amplía la protección de estos profesionales. Sin embargo, el personal de limpieza y de mantenimiento de hospitales y centros de salud que trabaja en estos entornos de riesgo se quedaría fuera de la protección, según el nuevo Real Decreto Ley.

En rueda de prensa, el ministro de Inclusión y Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, fue preguntado por cuáles serían los profesionales que se verían beneficiados por la medida, además de personal médico y de enfermería, se refirió al sector sociosanitario, que incluiría, por ejemplo, al personal de las residencias de mayores. Por otro lado, incluyó a los celadores. Respecto a las limpiadoras y personal de mantenimiento aclaraba lo siguiente: “Todo lo que son subcontratas, que no es personal directo, no está incluido”. Por tanto, se da como descartado al menos gran parte del personal de limpieza, que habitualmente es contratado mediante esta vía.

Reconocer la covid-19 como “enfermedad profesional” otorgará al personal sanitario y sociosanitario mayor protección social, sobre todo porque pasarán a contemplarse sus posibles secuelas de la covid-19 más de cinco años después del contagio (el plazo que contempla el “accidente laboral”). También supone beneficios tanto a nivel de prestaciones como de jubilación. La protección además pasa de vincularse al estado de alarma a alargarse lo que dure la pandemia. La medida tiene carácter retroactivo para aquellas personas que hayan contraído la enfermedad en el pasado, según ha señalado Escrivá.

Tras casi un año de lucha contra la covid-19, esta una medida que han celebrado el Defensor del Pueblo y colectivos médicos como la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) o el sindicato de Enfermería (SATSE).

Para otras trabajadoras ni era  “accidente laboral” ni será “enfermedad profesional”. Esta medida beneficiosa no la disfrutarán otras personas que han sido esenciales en la lucha contra la pandemia en estos mismos centros sanitarios, algo que reprueban sindicatos como CGT. “Por supuesto lo vemos absolutamente injusto porque las limpiadoras han estado en primera línea y están absolutamente igual de expuestas que el personal sanitario”, indica el secretario general de Acción Sindical de CGT, Tomás Rodríguez. Desde el sindicato también albergan dudas de que los celadores se beneficien de la medida porque, a pesar de las palabras del ministro, no se les menciona en el Real Decreto.

Las trabajadoras de la limpieza sanitaria “vuelven a ser discriminadas”

“Recogemos las ropa, los vómitos y la sangre de los pacientes. El personal sanitario no se encarga de esto”, explica Marga, de la sección sindical de limpieza del Hospital Clínico de CGT en Valencia. “Como no estamos consideradas ni personal sanitario ni sociosanitario cobraremos una miseria, mientras otros cobrarán el 100% (de la base reguladora). Es una gran discriminación”, manifiesta esta trabajadora.

Precisamente la noticia le llegaba a Marga en mitad de una crisis en su centro. Han vuelto denunciar una “acumulación de residuos infecciosos en las dependencias del hospital” de la que ya alertaron el pasado mes de noviembre. Eso supone “un gravísimo problema de salud pública que representa la acumulación de miles de residuos contaminantes de covid-19 que están siendo almacenados indiscriminadamente”, criticaban.

No es la primera vez que se denuncia la discriminación de las trabajadoras de la limpieza sanitaria. Al comienzo de la pandemia, los Equipos de Protección Individual llegaron más tarde para estas profesionales y se las excluyó “de forma muy clasista” de la paga salarial extra con la que se reconoció la función del personal sanitario que hace frente a la pandemia del coronavirus, recuerda CGT.

Al principio, rememora Marga, cuando comenzó la pandemia, ella y sus compañeras sintieron “muchísimo miedo”. Entre otras cosas, desconocían qué estaba ocurriendo. “Explicaron a todo el mundo cómo era el virus que venía y nosotras fuimos el último mono en enterarnos”, denuncia esta trabajadora de la limpieza. “Entrábamos a los mismos sitios que los sanitarios y no teníamos EPIS”, relata.

De nuevo, las trabajadoras de la limpieza, en concreto el personal subcontratado según el ministro, vuelven a señalar la inequidad a la hora de su protección laboral y sanitaria frente a la covid-19. Los sindicatos como CGT seguirán insistiendo para que la administración comience algún día a “actuar con equidad” y “no discrimine” a quienes realizan “una labor imprescindible” en la lucha contra la pandemia: mantener la higiene de los hospitales y centros sanitarios.

Fuente: María F. Sánchez en cuartopoder.es

También podría interesarte