La Ingobernable: Por el diálogo. Carta al Gobierno del Ayuntamiento de Madrid

A pesar de las diferencias que se han expresado pública y enconadamente en los últimos meses en la manera de entender el conflicto en torno al inmueble de Gobernador 39, desde la Ingobernable nos dirigimos a través de esta carta al gobierno municipal para solicitar un diálogo que permita solucionar la histórica demanda de espacios autogestionados por parte de la ciudadanía madrileña. A pesar de las distintas polémicas en torno a este espacio, creemos que tanto el gobierno municipal como la mayor parte de la ciudadanía entiende las problemáticas sociales que explican el fondo del conflicto que atravesamos: muy resumidamente, el encarecimiento de la ciudad y la escasez de modelos de gestión comunitaria.

En nuestra ciudad, el precio de los alquileres se ha incrementado nada menos que un 45% en 5 años, y ello no sólo afecta al acceso a la vivienda, sino también al acceso a locales, especialmente en el distrito Centro. Como es lógico, los precios actualmente disparados repercuten también en la decreciente capacidad adquisitiva de las capas más precarias de la población: por mencionar solo un dato, los barrios más empobrecidos de nuestra ciudad tienen una renta hasta cinco veces más baja que la de los barrios más ricos. En este contexto, no es casualidad que un espacio municipal que estaba vacío, abandonado y en desuso, haya sido usado gratuitamente por unas 140.000 personas en solo dos años.

Gran parte de la ciudadanía reconoce también que en Madrid existen importantes barreras prácticas de acceso efectivo a espacios comunes, debido a las trabas burocráticas actualmente existentes así como por la dificultad de los actuales modelos de gestión para facilitar la participación directa. Con todo el respeto a las instituciones públicas, la mejor prueba de la validez del modelo autogestionado, participativo, abierto y desburocratizado que practicamos, es que en sólo dos años de vida hemos alcanzado una media de 200 actividades al mes, y calculamos que se han organizado hasta 4.000 actividades de todo tipo. Todo ello, sin ningún tipo de subvención ni presupuesto, y sobre la base del trabajo voluntario de miles de personas anónimas de muy distintas sensibilidades, edades, opiniones, clases e ideologías.

Desde luego, en la Ingobernable no todo es perfecto, se nos pueden hacer críticas muy legítimas, y seguramente tenemos mucho que mejorar. Sin embargo, nos hacemos una pregunta: ¿no hay algo positivo para la ciudad que el gobierno municipal pueda reconocer en esta compleja realidad? Creemos que la experiencia de la Ingobernable demuestra nuevamente que hay una demanda ciudadana que tiene un peso significativo, que es legítima y responde a una necesidad real. Creemos que un gobierno municipal puede empatizar con la necesidad de la ciudadanía madrileña de acceder a espacios gestionados directamente por las propias comunidades. Ya es algo normal en muchas ciudades y países de toda Europa, y Madrid no tendría por qué quedarse atrás.

Por último, por muy duras que sean nuestras críticas a las políticas del actual gobierno, tenemos que recordar que nuestras diferencias no tienen por qué imposibilitar el diálogo. De hecho, todos los gobiernos municipales de Madrid, incluyendo los del Partido Popular, en el pasado han dialogado con normalidad con espacios que se encontraban en situaciones similares a la nuestra. Sin ir más lejos, Ana Botella o Alberto Ruiz-Gallardón dialogaron y llegaron a acuerdos con espacios que, como la Ingobernable, habían conseguido un amplio apoyo y legitimidad vecinal: por ejemplo, el Centro Social Seco en Retiro, el solar de Esta es una Plaza, la Eskalera Karakola en Lavapiés, o la Plaza de la Cebada en La Latina. Si en el pasado fue posible, ¿por qué ahora no?

Prueba de nuestra voluntad de encontrar soluciones dialogadas, invitamos nuevamente a los representantes de la corporación municipal a abrir por fin un diálogo sincero. Proponemos una reunión conjunta, con presencia de mediadores si fuera necesario, para garantizar la permanencia de las actividades que se realizan a diario en La Ingobernable. Creemos que la vía del diálogo es más justa que la vía de la fuerza policial, que no resolverá un conflicto cuyas causas son, sin duda, más profundas.

Esperando su respuesta,

Centro Social La Ingobernable

Y tú que opinas sobre este artículo?

avatar
  Subscribe  
Notify of