La combinación de tabaco y cannabis aumenta el riesgo de trastorno mental

El tabaco y el cannabis se encuentran entre las sustancias más consumidas en todo el mundo. Así, por ejemplo, en los EE.UU., el 22,1% de los adultos informaron haber consumido tabaco y el 12,4% haber consumido cannabis en el último mes de 2022.

fumarcannabis

El consumo conjunto de tabaco y cannabis (definido en este estudio como el consumo simultáneo de ambas sustancias en el último mes) también es frecuente, ya que el 33% de las personas que consumen tabaco también informan haber consumido cannabis en el último mes. En medio de la expansión de la legalización del cannabis en todo el país, el consumo de cannabis y el consumo conjunto de tabaco y cannabis han aumentado recientemente. Los estudios demostraron que el consumo de cannabis aumentó con el tiempo y es de 2 a 10 veces más común entre las personas que fuman cigarrillos en comparación con las que no lo hacen. Estas tendencias plantean preocupaciones sobre los daños desconocidos relacionados con el consumo de cannabis en general y el consumo conjunto de tabaco y cannabis en particular. El uso conjunto puede aumentar la exposición a tóxicos y plantear riesgos para la salud con aditivos. También se asocia con un mayor riesgo de dependencia de la nicotina y el cannabis y peores resultados para dejar de fumar tanto para el tabaco como para el cannabis. Sin embargo, la comprensión de la asociación entre el uso conjunto y la salud sigue siendo limitada.

El 33% de las personas que consumen tabaco en EE.UU. también han consumido cannabis en el último mes

El consumo de tabaco o cannabis se relaciona con una mala salud mental y la literatura mixta sobre la dirección de estas relaciones. Estudios previos encontraron que el uso regular de nicotina se asocia con un mayor riesgo de aparición y persistencia de depresión y ansiedad. Por el contrario, las personas con ansiedad y depresión son más propensas a consumir cigarrillos y otros productos de tabaco (p. ej., cigarrillos electrónicos) que las que no tienen estos trastornos de salud mental. La evidencia actual sobre la asociación entre el cannabis y la salud mental es similar. El consumo de cannabis es de dos a tres veces mayor entre las personas con ansiedad o depresión en comparación con las que no tienen estas afecciones. Además, el consumo de cannabis es un factor de riesgo para el desarrollo de una mala salud mental y el consumo regular puede empeorar los síntomas depresivos. 

Las personas que consumen tabaco y cannabis son más propensas a reportar ansiedad y depresión que las que solo consumen tabaco o las que no consumen ninguna sustancia, según un nuevo estudio publicado en la revista de acceso abierto PLOS ONE por Nhung Nguyen de la Universidad de California, San Francisco, EE.UU., y sus colegas.

En el nuevo estudio, los investigadores analizaron datos sobre el uso de sustancias y la salud mental de 53.843 adultos estadounidenses que participaron en encuestas en línea como parte del Estudio de Salud de los Ciudadanos de COVID-19, que recopiló datos de 2020 a 2022.

En general, el 4,9 % de los participantes informaron haber consumido solo tabaco, el 6,9% informaron haber consumido solo cannabis y el 1,6% informaron haber consumido contenido compartido. Entre las personas del grupo de consumo compartido, el 26,5% reportó ansiedad y el 28,3% reportó depresión, mientras que entre las personas que no consumían tabaco ni cannabis, los porcentajes de ansiedad y depresión fueron del 10,6% y el 11,2%.

El consumo de cannabis es un factor de riesgo para el desarrollo de una mala salud mental y el consumo regular puede empeorar los síntomas depresivos

La probabilidad de tener estos trastornos de salud mental fue alrededor de 1.8 veces mayor para los cousuarios que para los no usuarios, encontró el estudio. El consumo conjunto y el consumo de cannabis solo también se asociaron con una mayor probabilidad de tener ansiedad en comparación con el consumo de tabaco solo.

Este estudio no puede determinar la causalidad. Sin embargo, los autores concluyen que el consumo conjunto de tabaco y cannabis se asocia con una mala salud mental y sugieren que la integración del apoyo a la salud mental con programas para dejar de fumar y cannabis puede ayudar a abordar este vínculo.

El estudio tiene implicaciones para la práctica clínica y los esfuerzos de salud pública. Las asociaciones observadas entre el consumo de tabaco y/o cannabis y la ansiedad y la depresión exigen que se preste más atención a la comorbilidad del consumo de sustancias y la salud mental. Esta comorbilidad es especialmente preocupante entre las personas que consumen tabaco y cannabis. El aumento de la vulnerabilidad a la mala salud mental en el grupo de consumo compartido puede impedir que se deje de fumar y consumir cannabis. Además, el consumo conjunto es común en subpoblaciones de minorías sexuales y socioeconómicas bajas y, por lo tanto, podría exacerbar las disparidades de salud relacionadas con el consumo de tabaco y cannabis. Además del consumo de tabaco y/o cannabis, también encontramos que un mayor consumo de alcohol se asoció con mayores probabilidades de ansiedad. El alcohol se consume con frecuencia junto con el tabaco y el cannabis, y el consumo peligroso de alcohol es más frecuente entre las personas con consumo compartido en comparación con las que consumen una sola sustancia. El consumo de múltiples sustancias puede comprometer el éxito de dejar de fumar y consumir cannabis. Como tal, nuestro estudio destaca la necesidad de brindar apoyo a la salud mental y abordar los problemas de uso de múltiples sustancias entre las personas con consumo compartido de tabaco y cannabis.

El consumo de múltiples sustancias puede comprometer el éxito de dejar de fumar y consumir cannabis

Dado que el consumo de tabaco y cannabis es común entre las personas con problemas de salud mental, la detección del consumo de tabaco y cannabis debe ser una prioridad en los entornos de tratamiento de salud mental. En cuanto al tratamiento, este estudio sugiere que coordinar el abandono del tabaco y el cannabis con el tratamiento de salud mental puede ser beneficioso. Específicamente, proporcionar estrategias de afrontamiento alternativas para reducir los síntomas depresivos y de ansiedad puede ser beneficioso para las personas con consumo de tabaco y/o cannabis. Una revisión sistemática encontró que agregar el manejo psicosocial del estado de ánimo al tratamiento habitual para dejar de fumar para personas con depresión actual e histórica aumentó la abstinencia de fumar. Del mismo modo, el asesoramiento para apoyar el abandono del tabaco y el cannabis puede mejorar la salud mental. De hecho, otra revisión sistemática y metaanálisis mostró que dejar de fumar se asocia con una reducción de la ansiedad, la depresión y el estrés y una mejora del estado de ánimo y la calidad de vida.

Datos clave del estudio:

1. De los encuestados, el 1,6% informó haber consumido tabaco y cannabis, y el 26,5% y el 28,3% de ellos informaron ansiedad y depresión, respectivamente.

2. Aquellos que no consumían tabaco ni cannabis reportaron ansiedad y depresión en tasas de 10.6% y 11.2% respectivamente.

3. El estudio encontró que el consumo conjunto de tabaco y cannabis aumentaba la probabilidad de tener ansiedad y depresión en aproximadamente 1,8 veces en comparación con los no consumidores.

Por último, compartir esta reflexión de Christoph Wieland: “Prefiero una locura que me entusiasme a una verdad que me abata”.

Fuente: José María Manzano Callejo en nuevatribuna.es

También podría interesarte