Incertidumbre de varias familias en la puerta del Colegio Lope de Vega, Carabanchel, denunciando el abandono de la administración

Crispación, grupos mixtos y convocatorias de huelga: así arranca el curso en la Comunidad de Madrid

Entre la emoción del alumnado y la crispación de las familias, esta mañana 412.000 escolares, los correspondientes al segundo ciclo de Educación Infantil (de los 3 a los años) así como 1º, 2º y 3º de Primaria, y Educación Especial, han comenzado el curso. “Mi hijo empieza 2º de Primaria y tenía muchas ganas de ver a sus amigos y a sus profes, pero las familias estamos con crispación por la improvisación y la falta de infraestructuras”, dice Javier, que tiene escolarizado a su hijo en el colegio público Lope de Vega, en Carabanchel. Javier valora el esfuerzo que ha hecho el equipo docente y apunta como responsables de esa improvisación a la Consejería de Educación y al Gobierno de la Comunidad de Madrid.

El colegio, de línea 2, abre una tercera línea este curso para cumplir con la bajada de alumnado por docente que exige la situación de emergencia sanitaria. Los niños y niñas comerán en sus aulas para poder utilizar el comedor como un aula más. También se utilizarán aulas de especialidades para los nuevos grupos, “de momento se ha logrado sacar aulas para todos los grupos de esta manera y estamos pendientes de un módulo prefabricado que la Junta de Carabanchel ha prometido al cole y no ha llegado”.

No es la única carencia que señalan las familias. “La única entrada es en una calle donde pasan coches con una acera de un metro”, lamenta Noelia, que tiene escolarizada en el mismo centro a una niña de 4 y un niño de 6. Pese a que han pedido a la Junta que se corte el tráfico durante las entradas y salidas al centro, eso de momento no ha ocurrido. Además, les preocupa que en Infantil hay un solo baño: “Llevamos meses reclamando y años con problemas: en Infantil tienen un solo baño accesible para 160 niños, y esto es un problema que viene de antes del covid”. Además, “no tenemos un gimnasio y estamos esperando unos barracones que sabemos que otros centros ya tienen”. Por último, Noelia señala otro aspecto que las familias ya detectaron antes de la emergencia sanitaria: tras una obra de mejora en el patio, el centro se quedó sin sombras y sin lugar a cubierto. “Ha llegado septiembre y estas medidas ya sabíamos que había que tomarlas y se han comunicado a la DAT”, se queja.

“Nos costó tomar la decisión, pero hemos decidido llevarlos”, explica esta madre. En la clase de la más pequeña, cuenta, esta mañana han ido solo 4 de los 18 alumnos, algo que no se ha repetido en otra aulas con la misma incidencia, aunque Noelia sabe por las inquietudes compartidas a través de grupos de WhatsApp que hay muchas familias que han decidido no llevar a sus hijos al colegio, algo que han argumentado en un escrito dirigido al centro.

En el plano pedagógico, esta vuelta al cole supone uan renuncia “a un modelo educativo que nos gustaba mucho, que era el del compartir, el sentirnos una familia”, explica esta madre, para quien “esta es la pérdida más grande”. 

Gema responde mientras espera a que entre al colegio, por primera vez en su vida, su hijo de tres años. La mayor, en 2º de Primaria, ha entrado un poco antes al colegio, previa comprobación de la temperatura en la puerta del centro. “En mi entorno hay familias que tienen miedo, muchas por tener situaciones vulnerables y es lógico”, explica. 

“Los baños están mal, el año pasado se inundó un sótano, el profesorado extra se supone que se incorporaba hoy pero no sabemos”, dice. Su hija y sus compañeros, por su parte, están contentos aunque nerviosos por saber con quién les ha tocado, o quién será su profe… “Estoy aquí esperando a ver si sale y me cuenta”.

CONVOCATORIA DE HUELGA

Tras este martes, el día 9 será el inicio de las clases para los 243.769 alumnos de 3º y 4º de la ESO, 1º y 2º de Bachillerato, mientras que los alumnos de 4º, 5º y 6º de Primaria, más de 220.000, comenzarán el 17 de septiembre. El 18 volverán los de 1º y 2º de la ESO junto a los de FP Básica y Grado Medio, unos 203.600, alumnos mientras que los últimos serán los 54.000 estudiantes de FP Superior, el 28 de septiembre.

Unos días después, los sindicatos CC OO, UGT, CGT y STEM han registrado un preaviso de huelga para los días 22 y 23 de septiembre, tras descartar convocarla para el inicio del curso a la espera de ver cómo se concretaban las medidas anunciadas, al considerar que estas no se han hecho realidad.

Según anunciaron los portavoces sindicales tras registrar este lunes la convocatoria de huelga, se mantiene la convocatoria porque la presidenta del Gobierno regional, Isabel Díaz Ayuso, no ha cumplido con el plan de medidas prometido para garantizar una vuelta segura a los centros escolares, según explicaron en nota de prensa. 

“El curso empezó el viernes en educación infantil, este martes lo hará en primaria y el miércoles en secundaria y no tenemos los profesores que se necesitan”, ha denunciado Isabel Galvín, secretaria general de Enseñanza de CC OO de Madrid. “Estaba previsto iniciar la contratación hoy, pero no hay noticias. Las declaraciones de los últimos días tanto de la presidenta regional como del consejero de Educación solo dicen que se incorporarán paulatinamente, pero no sabemos ni cuándo ni cómo. Ahora mismo hay centros que no saben qué plantilla van a tener ni cuándo van a llegar los profesores”, asegura Galvín.

Además, desarrolla, “tampoco están las 150 enfermeras anunciadas y no ha llegado suficiente material de protección, y no tienen un sistema funcionando que garantice la sustitución de todas las bajas que se han producido este verano, más las que se han producido estos días, más las que se van a producir con los positivos covid”.

Desde el Lope de Vega, la profesora de primaria Arantxa Bengoetxea denuncia el abandono de la administración. Bengoetxea lamenta que, pese a que el centro presentó un plan que recogía las necesidades del profesorado en finales del curso pasado, “no hubo respuesta”. “En ocho días no da tiempo a organizar un colegio, y menos en esta situación de crisis sanitaria”, explica a El Salto.

El centro ha sabido hace dos días que el número de docentes que habían solicitado se ha concedido, “pero por otra todavía no sabemos si van a allegar”. Entre los que sí están, tienen que organizar y distribuir al alumnado con los chavales ya en las aulas. “En ese sentido ha sido todo un poco caótico y muy precipitado”, explica esta maestra, que también subraya los problemas que señalan las familias, y en concreto en asunto de los baños: “Tenemos cuatro servicios en total para 400 alumnos, lo cual ya es insuficiente, pero es que además, dos de ellos están estropeados y la Junta nos ha ido dando largas”.
Fuente: Patricia Reguero en elsaltodiario.com
Foto: Álvaro Minguito
Vídeo: Edu León