División ante el preacuerdo alcanzado por los sindicatos en la huelga sanitaria de Madrid

Sigue sobre la mesa el problema de que los médicos del Servicio de Atención Rural (SAR), que trabajan en 40 centros, tienen que cubrir 78 dispositivos que funcionarán durante 24 horas

Los militantes de CC OO dicen sí al acuerdo y los de AMYTS lo rechazan. Este es el balance hasta el momento de un preacuerdo alcanzado entre los sindicatos de la mesa sectorial (CCOO, UGT, AMYTS, CSIT y SATSE) y la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, para los profesionales que trabajan en los Servicios de Atención Rural (SAR). Entre las medidas leídas como positivas: se mantiene su tipo de jornada laboral, las guardias serán de carácter voluntario y se mantiene su adscripción a un centro concreto. Además se establecerá un “periodo provisional” de adaptación entre noviembre y diciembre, tal y como explica la secretaria general del sindicato médico AMYTS, Ángela Hernández Puente.

Sin embargo, el gobierno regional mantiene su intención de abrir 78 centros sanitarios 24 horas sin incrementar plantilla. Unos dispositivos que abrirán las persianas junto a los centros de salud, donde antes se ubicaban los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP), y en los actuales SAR, que no han dejado de funcionar en estos años. Y todo con los pocos trabajadores en activo que quedan de los SUAP y con la plantilla de los SAR. Por ello, los afiliados al sindicato médico AMYTS han votado que no a este preacuerdo.

“Los sindicatos MATS y SUMMAT mantienen otra convocatoria de huelga para los sanitarios y sanitarias que trabajan en los SAR y para toda la plantilla del SUMMA 112”

Un preacuerdo que “es menos definitorio en el sentido de la sobrecarga que puedan sufrir los médicos. Sigue sobre la mesa el problema de que con los médicos del SAR, que eran 40 centros, se pretende cubrir 78. Dependiendo de cómo sea de ágil la consejería añadiendo jornadas complementarias para reforzar los puntos en los que la asistencia sea elevada, este acuerdo tendrá más o menos posibilidades de atraer a los profesionales en lugar de ahuyentarlos”, asegura Hernández Puente quien añade que con el actual plan ya ha habido renuncias de médicos. Además, se sigue implicando a todos los profesionales de Atención Primaria, que podrían hacer jornadas complementarias (guardias) para cubrir huecos en sábados y festivos.

Por su parte, desde CCOO informan de que los afiliados y afiliadas han ratificado por “unanimidad” el acuerdo. Para Sergio Fernández, portavoz de CCOO Sanidad Madrid, este recoge las “líneas rojas” que estableció su filiación, “tales como el cómputo de jornada, la asignación provisional, la movilidad voluntaria o la libranza de las guardias, así como establecer que los centros de salud de Atención Primaria mantengan su actividad y su horario”.

El pasado jueves representantes de la consejería se reunían en mesa sectorial con los cinco sindicatos en torno a el plan de reapertura de las urgencias extrahospitalarias. Los representantes sindicales abandonaron la mesa, denunciando ausencia de negociación y muchas dudas sobre el empeoramiento en las condiciones laborales del personal sanitario. Horas después presentaban la convocatoria de huelga indefinida para las urgencias extrahospitalarias de la Comunidad de Madrid que iba a comenzar este martes 25 de octubre. 

Este lunes, y tras siete horas de reunión, los sindicatos decidían suspender el inicio de la huelga para transmitir a los trabajadores y trabajadoras el preacuerdo alcanzado y que estos validaran o no sus puntos. 

Otra huelga continúa en pie

Por su parte, los sindicatos MATS y SUMMAT, con el apoyo de la Plataforma SAR, mantienen otra convocatoria de huelga, registrada un día después, para los sanitarios y sanitarias que trabajan en los SAR y para toda la plantilla del SUMMA 112, que daría comienzo el próximo 4 de noviembre y se extendería hasta el día 6.

Este paro no se plantea como una “competencia” para la convocatoria de los sindicatos mayoritarios, sino porque esta habría dejado fuera a todo el personal asistencial del SUMMA 112 que “directa o indirectamente se verían afectados por esta reordenación”, tal y como explican estos sindicatos.

La plantilla que hacía funcionar a los antiguos SUAP pertenecía al SUMMA 112 y hoy, los pocos trabajadores y trabajadoras que aún quedan en activo (unos 150 de 500), tras estos dos años de pandemia en los que han sido desplazados por diferentes dispositivos, permanecen en el Hospital Enfermera Isabel Zendal en una campaña de vacunación que ya funciona a medio gas. Con este plan de reapertura de las urgencias sus condiciones laborales cambiarán una vez más.

Los convocantes de este paro piden la retirada del nuevo proyecto de reorganización de las urgencias de la consejería, la apertura inmediata de los 37 SUAP “con los horarios y condiciones laborales de antes del cierre” y la continuidad de los SAR en las condiciones actuales. Añaden a esto el aumento de la inversión en Atención Primaria hasta alcanzar el 25% del total “para mejorar las plantillas y las infraestructuras”, la jornada de 35 horas semanales y la consideración de jornadas nocturnas si se realiza más de un tercio en ese horario.

Fuente: Sara Plaza Casares en elsaltodiario.com
Foto: Acampada en Carabanchel para exigir la reapertura de los Servicios de Urgencia de Atención Primaria (SUAP) | David F. Sabadell

.
Share
También podría interesarte