¿Cómo está la sanidad pública en las comunidades gobernadas por el PSOE?

En general, se detecta un mayor ‘cariño’ (aunque sin excesos) de las administraciones socialistas por la sanidad pública que las gobernadas por el PP

¿Potenciar y defender la sanidad pública es una cuestión ideológica? A tenor del estado de la atención primaria en Madrid y, en menor medida, en otras comunidades gobernadas por el PP, se diría que sí. Pero para tener una imagen completa, es necesario repetir el análisis en aquellos territorios con gobiernos socialistas.

Once variables, las mismas que se escudriñaron para saber cómo estaba la sanidad en las comunidades capitaneadas por el PP, servirán para examinar la situación en Asturias, Navarra, La Rioja, Aragón, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Extremadura, Baleares y Canarias.

Aunque haya una enorme diversidad entre unas y otras, en general se detecta un mayor cariño (aunque sin excesos) de las administraciones socialistas por la sanidad pública.

Destacan, para mal, Baleares y Canarias, que son las dos comunidades gobernadas por el PSOE que tienen un alto grado de privatización de la sanidad, según el ranking de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP). En el extremo contrario, Extremadura y Castilla-La Mancha son las que registran el menor nivel de privatización.

Asturias tiene 40 médicos de atención primaria menos que hace 11 años, pero la mayor ratio en especializada

En Asturias, el PSOE lleva gobernando desde 2012. Según los últimos datos actualizados en la web de Indicadores Clave del Sistema Nacional de Salud (INCLASNS), el gasto público sanitario por habitante es de 1.913,34 euros. Es la tercera comunidad con una inversión más alta, solo por detrás de Castilla y León y País Vasco. Del total, el Gobierno de Asturias dedica un 13,04% a atención primaria, en este caso, es la quinta que menos gasta: por debajo están Catalunya, Baleares, Galicia y Madrid.

Respecto a la ratio total de profesionales de la medicina por cada 1.000 habitantes es de 4. Únicamente es superior en Aragón, Cantabria y Navarra. Si solo se tiene en cuenta el personal de atención primaria (médicos/as de familia y pediatras), la ratio es de 0,75. Es inferior en Andalucía, Baleares, Canarias, Catalunya y Madrid. En 2021 había 758 profesionales de atención primaria, es decir, 40 menos que en 2010 (798).

La ratio de personal médico en atención especializada es de 2,55, la más alta de España. Y la de enfermería se sitúa en 0,69 (en el centro del ranking).

También por la mitad está en la estadística sobre tiempo medio de espera para una intervención quirúrgica no urgente (95 días) y es la séptima en la demora media para una primera consulta de atención especializada (79).

La FADSP elabora periódicamente un informe con el grado de privatización de la sanidad en las diferentes comunidades autónomas. En el último, de 2022, Asturias está entre las que tiene un nivel medio de privatización (estaba en el grado bajo en 2019).

Para elaborar dicha clasificación, la Federación contempla nueve variables, entre ellas, el porcentaje de gasto sanitario dedicado a conciertos: es un 5,48% en Asturias, en el centro de la tabla. Otro de los factores que analizan es el gasto per cápita en seguros privados: 120 euros al año (solo es menor en Navarra, Cantabria y Murcia). Por último, se valora el porcentaje de camas privadas sobre el total y en el Principado es del 1,8%: únicamente es más bajo en Cantabria, Castilla-La Mancha, Extremadura y La Rioja.

Navarra: el gasto per cápita en seguros privados más bajo de España

La inversión en la sanidad pública de Navarra es de 1.908 euros. La cuarta de España, justo por detrás de Asturias, Castilla y León y País Vasco. A atención primaria destina el 15,01% (de nuevo cuarta en el ranking tras Extremadura, Castilla y León y Andalucía).

En el apartado de profesionales, la ratio general de Navarra es de 4,1 por cada 1.000 pacientes: la tercera más alta de España, igualada con Castilla y León. La ratio en el personal de atención primaria es de 0,8, de nuevo bien situada, puesto que es la sexta, a la misma altura que el País Vasco. Ha subido el número de profesionales (475 hace 2009 años y 527 en 2021).

Excelente (en la comparación con el resto) es la ratio de atención especializada: 2,5, solo más baja que la de Asturias. De 0,69 es en enfermería (en la media).

Con 82 días, tiene la tercera demora más baja para una intervención (es menor en Galicia, Madrid y País Vasco) y con 109 la tercera más alta para la primera cita de atención especializada (es mayor en Canarias y Aragón).

Navarra, donde el PSOE tiene el poder desde 2019, dedica un 6,56% de su gasto sanitario público a conciertos con la privada, el sexto porcentaje más alto; el gasto en seguros por habitante es de 89 euros (el más bajo de España), y el porcentaje de camas privadas se sitúa en el 1,9% (el sexto menor).

Esto sitúa a la Comunidad Foral en el grupo intermedio de privatización, aunque cada vez con menor grado.

La inversión en sanidad pública de La Rioja solo ha subido en 121 euros desde 2010

Muy mal posicionada está La Rioja (con el PSOE en el Gobierno desde 2019) respecto a la inversión sanitaria: 1.626,1 euros por habitante, únicamente superior a la de Madrid y Andalucía (solo ha subido en 121 euros desde 2010). Algo mejor están en el ranking del porcentaje destinado a atención primaria: la sexta con un 14,74%.

La sexta, pero por abajo, es en la ratio general de profesionales: 3,5. Aunque mejora en la referida a médicos y pediatras de atención primaria en la sanidad pública: 0,81 (la quinta más alta por detrás de Aragón, Castilla y León, Extremadura y Galicia). Una buena cifra que se torna en negativa cuando se comprueba que ha descendido el número de médicos: 270 en 2010 y 256 en 2021.

Muy mejorable es la ratio en atención especializada, 1,85, la segunda más baja (es menor en Andalucía, 1,51). Todo lo contrario sucede en enfermería, ya que La Rioja tiene la ratio más alta del Estado: 0,91.

Es la sexta con el tiempo de espera más bajo para una intervención quirúrgica (95 días) y la quinta mejor para la primera cita especializada (59 días).

En el ranking de la FADSP, La Rioja también se halla en el grado medio (justo por detrás de Navarra) y muy cerca de pasar al nivel inferior de privatización. Y eso que el porcentaje dedicado a conciertos es relativamente alto: 6,69%, el quinto mayor. Respecto al gasto en seguros privados, es de 131 euros per cápita (en la mitad de la tabla) y el porcentaje de camas privadas es del 0,3% (el más bajo).

Aragón ostenta la ratio más alta de profesionales de la medicina y la mayor demora para una intervención

El PSOE gobierna en Aragón desde 2015. Tras las elecciones de 2019 lo hace con un cuatripartito formado por socialistas, Unidas Podemos, Partido Aragonés (PAR) y Chunta Aragonesista (CHA). La inversión en la sanidad pública por habitante es de 1.793,57 euros (en el centro del ranking) y, de esa cantidad, el 13,13% va a atención primaria (también en la media).

Ostenta, junto con Cantabria, la mejor ratio total de profesionales de la sanidad: 4,2 por cada 1.000 pacientes. Y la tercera más alta, solo centrando la estadística en atención primaria: 0,88, por detrás de Extremadura y Castilla y León. Hay 1.162 médicos, cinco menos que en 2010. La cantidad llegó a su mínimo en 2014 (1.132), última anualidad de Gobierno del PP, y no ha parado de crecer desde entonces.

En cuanto al personal de atención especializada, la ratio de Aragón es de 2,34 (únicamente es superior en Cantabria, Navarra y Asturias). Y es la quinta en enfermería (0,77, por detrás de Castilla y León, Extremadura, Navarra y La Rioja).

Aragón tiene un importante problema en cuanto a las listas de espera. Encabeza, con 183 días, la de intervenciones quirúrgicas, y también, con 160, la de una primera consulta en atención especializada.

El porcentaje del gasto sanitario dedicado a conciertos es del 4,11% (el sexto más bajo), el gasto per cápita en seguros privados asciende a 166 euros (el quinto más alto por detrás de Baleares, Catalunya, Madrid y País Vasco). Y el porcentaje de camas privadas es del 1,9% (el sexto más bajo igualada con Navarra).

En la clasificación sobre la privatización de la sanidad, se encuentra en el grupo intermedio (en 2020 estaba en el nivel bajo).

Comunidad Valenciana, poca inversión, pero subiendo

Al igual que La Rioja, la Comunidad Valenciana sale muy mal parada en el parangón respecto a la inversión sanitaria pública por habitante. Son 1.692,32 euros, solo más que en La Rioja, Madrid y Andalucía. Y eso que, tras 20 años de gobiernos populares, la cifra ha subido ostensiblemente desde 2018 (último con el PP al frente). En aquel momento era de 1.486,3. Con un 14,43% dedicado a atención primaria está ligeramente por encima de la media de todo el país, 13,92%.

Muy mal también queda en cuanto a la ratio total de profesionales de la medicina: 3,3, únicamente superior a la de Andalucía, Baleares y Canarias.

En atención primaria, es la sexta con menor ratio de personal, 0,75, igual que en 2019. El número de profesionales ha aumentado (de 3.763 a 3.803). No es mucho mejor la ratio para atención especializada, 1,99 (era de 1,88 en 2018): está empatada con Castilla-La Mancha y solo es superior a la de Murcia, Extremadura, La Rioja y Andalucía. Y para completar el cuadro: su ratio de enfermería (0,62) es la quinta más baja, puesto que solo es mayor que en Andalucía, Baleares, Madrid y Murcia.

En el centro del ranking se encuentra a tenor del tiempo de espera para una operación (100 días) y algo peor (la quinta con la cifra más alta) en la demora media para la primera consulta de especializada (95 días).

Su grado de privatización, no obstante, la sitúa en un nivel medio. El porcentaje dedicado a conciertos es del 3,85%, el tercero más bajo por detrás de Cantabria y Castilla y León (llegó a ser del 6,56% en 2011). El gasto per cápita en seguros de 136 euros (en la mitad) y el porcentaje de camas privadas del 4,7% (el cuarto más alto tras Andalucía, Catalunya y Madrid).

Castilla-La Mancha: recuperando la sanidad tras el gobierno de Cospedal

Tras 29 años de gobiernos del PSOE, el PP, con María Dolores de Cospedal, accedió al poder en Castilla-La Mancha en 2011. Cuatro años después, lo recuperaron los socialistas con Emiliano García-Page en el sillón de mando. Entre 2010 y 2015, el gasto en la sanidad pública por habitante pasó de 1.619,49 a 1.386,1 euros. Desde entonces no ha cesado en su crecimiento hasta llegar a los 1.797,19 actuales, que sitúan a esta comunidad en la mitad del ranking.

Peor están en cuanto al porcentaje destinado a atención primaria, puesto que es del 12,68%, únicamente por delante de Baleares, Galicia y Madrid.

En la parte media-baja se encuentra en la clasificación sobre cantidad total de profesionales de la medicina: ratio de 3,6. Mientras que 0,79 es la cantidad de médicos/as y pediatras de atención primaria por cada 1.000 habitantes (otra vez en el centro de la tabla). El número total, 1.611, es inferior al de 2010 (1.660), pero superior al de 2015 (1.594) cuando, de nuevo, tocó suelo.

La ratio en atención especializada es de 1,99, la quinta menor (junto con la Comunidad Valenciana) y únicamente por encima de Andalucía, La Rioja, Extremadura y Murcia. Vuelve a la mitad del ranking en enfermería: ratio del 0,76.

También en el centro (aunque ligeramente por debajo de la media de todo el país) se sitúa respecto al tiempo de espera para una intervención: 113 días; y es la séptima por abajo en demora para una cita de atención especializada: 69 días.

Después de estar en 2020 con un grado medio de privatización, en 2022 regresó al nivel más bajo. Tiene el séptimo menor porcentaje de gasto sanitario dedicado a conciertos: 4,38%. Es la cuarta comunidad en la que hay menos gasto per cápita en seguros privados: 118 euros al año; y la tercera (igualada con Extremadura) en cuanto al porcentaje de camas privadas sobre el total: 0,8%.

Extremadura: la segunda mejor ratio en médicos/as y personal de enfermería de atención primaria

Como en Castilla-La Mancha, en Extremadura el PP llegó a la Presidencia en 2011, después de 28 años de gobiernos socialistas. En la siguiente legislatura (2015), Guillermo Fernández Vara (PSOE) volvió al poder. La inversión en la sanidad pública es de 1.831,38 euros, la séptima más alta (eran 1.546,19 en 2015). El porcentaje para atención primaria es del 15,47%, el tercero mayor por detrás de Andalucía y Castilla y León.

Es la sexta mejor situada respecto a profesionales totales, con una ratio de 3,9; y la segunda (por detrás de Castilla y León) con mejor ratio en atención primaria: 0,89. El número de profesionales de primaria es de 946, igual que en 2010 e inferior al que dejó el PP (947 en 2015).

Tiene la tercera ratio más baja en especializada: 1,91, tan solo por encima de La Rioja y Andalucía, aunque ha subido ostensiblemente desde 2014, cuando se quedó en 1,75. Mientras que la de enfermería es de 0,89: la segunda más alta por detrás de La Rioja.

El tiempo de espera para una operación es el cuarto más alto: 145 días, solo superado por Cantabria, Catalunya y Aragón. A su vez, la demora para una primera consulta en atención especializada en la sanidad pública es de 64 días (la sexta mejor).

A conciertos con la sanidad privada dedica un 3,99% del gasto total, el quinto más bajo. Los extremeños, de media, pagan 110 euros al año por seguros médicos privados (la cuarta cifra más baja: solo superior a la de Cantabria, Murcia y Navarra). El porcentaje de camas privadas es del 0,8% (tercero más bajo con Castilla-La Mancha).

Con todo ello, Extremadura tiene un grado bajo de privatización, escalón del que no ha salido desde 2014.

Baleares, la ratio más baja en personal total y de atención primaria y alta privatización

Desde 2015, con Francina Armengol, el PSOE gobierna en las Islas Baleares. Su gasto sanitario es de 1.679,24 euros (113 euros mayor que en 2010), el cuarto más bajo por encima de Andalucía, Madrid y La Rioja. Y el porcentaje para atención primaria es del 12,05%: únicamente es más alto que en Galicia y Madrid.

Con Andalucía y Canarias tiene la ratio más baja en cuanto a profesionales de la medicina por cada 1.000 habitantes: 3. Y también en médicos/as y pediatras de atención primaria: 0,6, aunque la cifra de personal (708) está en continuo crecimiento desde 2014, cuando eran 666.

Algo mejor (en la mitad de la tabla) está en la ratio de atención especializada: 2,04 (en tendencia alcista desde 2013). Pero vuelve a las andadas en enfermería: 0,57, únicamente mayor que la de Madrid (0,5).

134 días han de esperar los habitantes de Baleares para operarse (la séptima demora más alta). Y 51 días para citarse con su médico de atención especializada (la segunda más baja por encima del País Vasco).

Baleares es, junto con Madrid, Catalunya y Canarias, una de las cuatro comunidades con un alto grado de privatización de la sanidad (desde 2014 en ese nivel). El gasto per cápita en seguros es de 279 euros (el segundo más alto después de Madrid), el porcentaje de camas privadas del 2,9% (en la media) y el porcentaje del gasto total dedicado a conciertos del 9,2% (el segundo mayor, únicamente es más alto en Catalunya).

Canarias: alto grado de privatización de la sanidad y ratio de profesionales muy baja

Ángel Víctor Torres (PSOE) es el presidente de Canarias desde 2019. Antes hubo 26 años de gobiernos de Coalición Canaria. Su inversión en la sanidad pública es de 1.774,51 euros, la sexta más baja por encima de Andalucía, la Comunidad Valenciana, Galicia, Madrid y La Rioja. A atención primaria va el 14,09% del total, en la media.

Mucho peor está en cuanto a la ratio de profesionales de la medicina, 3, la más baja con Andalucía y Baleares. En atención primaria es de 0,72 (solo Baleares y Madrid están por debajo). A pesar de que el número de médicos/as de Familia y pediatras no ha detenido su aumento desde 2009: eran 1.403 entonces y 1.557 ahora.

En atención especializada tiene una ratio de 2, la séptima más baja, y en personal de enfermería de 0,64, la sexta menor junto con Cantabria.

Mal también está Canarias en cuanto a la demora media para una operación: 144 días, únicamente más baja que la de Aragón, Catalunya, Cantabria y Extremadura y empatada con Castilla y León. Y peor aún están las cosas para conseguir una primera consulta en especializada: 118 días, solo inferior a la de Aragón.

Ostenta un alto grado de privatización de la sanidad junto a Madrid, Catalunya y Baleares. Es la séptima con mayor gasto per cápita en seguros privados: 151 euros al año. La cuarta (igualada con la Comunidad Valenciana) con más porcentaje de camas privadas: 4,7%. Y también la cuarta con mayor porcentaje destinado a conciertos: 6,83%. Es superior en Catalunya, Baleares y Madrid.

Fuente: Óscar F. Civieta en lamarea.com
Foto: De izquierda a derecha: la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez; el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page; el presidente de España, Pedro Sánchez, y la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón | FLICKR PSOE

.
Share
También podría interesarte