Videodenuncia de un celador del hospital Gómez Ulla, sobre la insostenible situación laboral del personal

Alex de Marcos trabaja de celador en el Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla, dependiente del Ministerio de Defensa. Diagnosticado de Covid-19 tras semanas con jornadas interminables y turnos extra para hacer frente a la pandemia, De Marcos se encuentra confinado en su domicilio, una situación que le ha empujado a grabar un vídeo de apoyo a sus compañeros y compañeras del centro hospitalario, que padecen desde hace años una situación laboral insoportable.

No es la primera vez que Alex denuncia las condiciones laborales que se dan en este hospital, adscrito a las Fuerzas Armadas pero con mayoría de personal civil, caracterizadas por una política de contratación que mantiene a un volumen enorme de la plantilla en situación de temporalidad. A pesar de las reiteradas denuncias, las peticiones de inspecciones de trabajo y con un cambio de gobierno mediante, los contratos temporales encadenados, una práctica que supone un fraude de ley, continúa siendo la tónica general para cientos de empleados del Gómez Ulla. «De los 2000 trabajadores, más de 700 son eventuales», especifica Alex de Marcos en su videodenuncia.

En el vídeo, difundido en redes por su sindicato, CCOO, De Marcos exige el establecimiento de contratos adecuados para todo el personal en situación de falsa temporalidad, que tendrán que enfrentarse a una renovación de contrato el próximo 15 de junio tras afrontar la dura crisis de la enfermedad del coronavirus. «Se merecen un contrato interino en vacante, para estar tranquilos, porque tienen derecho a tener un futuro, porque sin ellos, hoy, nada sería lo mismo», apunta De Marcos en su video, aludiendo a su fundamental labor en la lucha contra la pandemia. «Que no pase de junio», concluye. Fuente: tercerainformacion.es