Vecinos del distrito de Chamberí se movilizan contra el ruido asociado al ocio y a las terrazas

Decenas de afectados y tres asociaciones se organizan bajo el lema que siguieron otros vecinos en Malasaña y en otras partes del distrito Centro. El último fin de semana estuvo lleno de incidentes en calles como Ponzano, una de la que más terrazas cuenta en la capital.

El vecindario de Chamberí se mueve por el “problema del ruido” derivado de “la proliferación descontrolada de terrazas de hostelería” en el distrito. Decenas de vecinos y tres asociaciones de la zona se reunieron la semana pasada para intentar anticiparse a la oleada de molestias que a su juicio se avecina con el fin del estado de alarma y la salida de la pandemia. En este concurrido encuentro, que tuvo lugar de forma telemática, los participantes acordaron en unirse para “denunciar el grave problema del ruido y la impune ocupación del espacio público que sufre Chamberí”, explican.

La reunión fue auspiciada por la asociación de vecinos de Trafalgar, El Organillo y Nosotras Mismas, aunque participaron también vecinos a título individual. Juntos decidieron unirse bajo el lema SOS Chamberí, a imitación del movimiento iniciado primero en Malasaña y luego en otros lugares del distrito Centro. Tanto adoptando su estética -carteles de letras negras con fondo amarillo- como el fondo de su protesta: un grito de auxilio de los vecinos reclamando la ayuda frente a los problemas que los afectan.

El foco en Chamberí se ha puesto sobre el ruido asociado al ocio que inunda varias zonas del distrito, como Ponzano, Santa Engracia, Olavide, Fernando el Católico, Guzmán el Bueno o Zurbano. Los incidentes son muchos y, después de una breve tregua por el confinamiento y las restricciones de la pandemia, los vecinos temen que vayan a más. Este fin de semana, sin ir más lejos, vecinos de Ponzano tuvieron que soportar el vandalismo de uno de los clientes de la zona, que rompió la cerradura y varios cristales de esta puerta de un inmueble de viviendas:

Al parecer, el agresor había recibido un huevazo lanzado desde una vivienda. Aunque se desconocía el origen del lanzamiento, la emprendió a golpes contra el portal, mientras una vecina lo grababa con su móvil. La comunidad de propietarios ha denunciado los desperfectos en comisaría.

“Hay bastante gente de diferentes barrios muy quemada”, explica a Somos Chamberí una de las componentes de la nueva plataforma, Pilar Rodríguez, quien denuncia que la Policía Municipal apenas actúa en zona chamberilera pese al “incumplimiento sistemático de la ordenanza municipal y de las medidas sanitarias”. Por eso quieren iniciar un diálogo constructivo con las autoridades municipales y regionales, para que les escuchen y puedan resolver sus problemas. “Nos gustaría que hubiese interlocución con los vecinos, bien sea con nosotros, o con la FRAMV, con la que no están hablando”, lamenta la activista.

De momento, desde SOS Chamberí se ha anunciado que solicitarán reuniones a los grupos políticos municipales, Policía Municipal, la Delegación del Gobierno y otros organismos. Van a colocar pancartas en los balcones y anuncian concentraciones frente a la Junta Municipal de Chamberí para reclamar al concejal presidente del distrito “que ponga freno a esta situación”. En cuanto a medidas concretas, pedirán a la Comunidad de Madrid que revise el horario de funcionamiento de las terrazas para que abran hasta las 23.00 horas de lunes a jueves y hasta la medianoche durante los fines de semana, para hacer compatible su existencia con el descanso vecinal.

Pilar Rodríguez cree que con la política de cesiones a la hostelería se ha permitido ampliar el negocio de los locales de forma muy evidente: “Se les concedió duplicar su espacio con las terrazas para compensar que no se podía consumir dentro del establecimiento. Ahora los locales están llenos dentro y fuera”, advierte. Muchos empresarios hosteleros han reconocido que la política de concesión de permisos por parte del Ayuntamiento y la apertura de locales en plena pandemia les ha beneficiado económicamente. Incluso un nutrido grupo de la calle Ponzano y su entorno hicieron campaña por la presidenta Díaz Ayuso durante las últimas elecciones regionales: “Ella nos ha ayudado y por eso se lo reconocemos”, decían entonces.

Ahora, los residentes de estas zonas se movilizan también y hacen un llamamiento “al vecindario en general y a comunidades de propietarios y asociaciones de padres y madres de alumnos en particular para solicitar su apoyo”. Y dejan una dirección de email para todo aquel que quiera unirse al movimiento: [email protected].

Fuente: Diego Casado en eldiario.es

También podría interesarte