UP y PSOE acuerdan sacar las devoluciones en caliente de la Ley Mordaza y rebajar el importe de las multas

Unidas Podemos y PSOE acuerdan también limitar el tiempo de retención en comisaría para las identificaciones y restringir los registros corporales

Aún no se han concretado las sumas de las multas de las sanciones contempladas en la Ley de Seguridad Ciudadana, pero sí que tienen que ser más bajas y proporcionales a los ingresos. Este es otro de los consensos alcanzados entre PSOE y Unidas Podemos ya en 2018 sobre los que ambos partidos han acordado trabajar en las reuniones están manteniendo actualmente de cara a la derogación de la Ley de Seguridad Ciudadana aprobada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy en 2015, conocida como ‘Ley Mordaza’. 

La Ley Mordaza contempla multas de entre 30.000 y 600.000 euros para sanciones muy graves, como la celebración de reuniones o manifestaciones no comunicadas en instalaciones que presten servicios básicos y en donde se haya ocasionado un perjuicio en su funcionamiento. Para las sanciones graves, como las reuniones o manifestaciones frente a la sede del Congreso, Senado o parlamentos autonómicos, multas que van de los 600 a los 30.000 euros. Y de entre 100 y 600 euros para las sanciones leves.

“Deberán reducirse las multas que son excesivas y, en todo caso, aplicarse siempre criterios de proporcionalidad vinculados a la capacidad económica del administrado”, señala la nota enviada a los medios de comunicación. 

Un máximo de dos horas en comisaría

Otro de los consensos alcanzados sobre los que trabajarán Unidas Podemos y PSOE es la reducción del tiempo que los agentes de policía podrán retener en comisaría a una persona para su identificación, que quieren reducir a dos horas como máximo con la excepción de casos excepcionales debidamente alegados y verificables. También que, una vez la persona sea identificada, los agentes de policía la devuelvan al lugar desde el que fue conducida a comisaría. En la ley actual se contempla que el tiempo sea el “estrictamente necesario”, sin concretar un máximo.

Sobre los registros corporales, la futura ley que tramitan los dos partidos señalará que siempre tendrán que estar suscritos a indicios concretos y comprobables, y que, en el caso de que en su proceso se deje a la vista parcialmente el cuerpo, deberán realizarse en lugares donde la intimidad de la persona registrada quede fuera de la vista de terceras personas.

Otros de los puntos sobre los que los dos partidos han acordado trabajar son el derecho de reunión, descartando que la falta de comunicación previa lo impida —como promulgaba la ley de Mariano Rajoy— y la toma de imágenes en manifestaciones y operaciones policiales, que solo serán sancionables si afectan a la intimidad o seguridad de los agentes o sus familias.

Las devoluciones en caliente, fuera de la Ley de Seguridad Ciudadana

El último acuerdo alcanzado hasta ahora entre Unidas Podemos y PSOE en cuanto a la derogación de la Ley Mordaza tiene que ver con las devoluciones en caliente, incluida en una de las disposiciones finales de la Ley de Seguridad Ciudadana de Mariano Rajoy. Los dos partidos han acordado omitir cualquier mención a asuntos de extranjería y fronteras en la nueva ley, remitiéndolos a la legislación de extranjería y siguiendo lo establecido en los convenios internacionales suscritos por España —que prohíben este tipo de devoluciones sin garantías jurídicas—.

El tema de las devoluciones en caliente había quedado fuera de las conversaciones mantenidas anteriormente entre Unidas Podemos y PSOE, por voluntad de este último, hasta que el Tribunal Constitucional se manifestara sobre el tema, lo que hizo en noviembre de 2020, avalando esta práctica. 
Fuente: elsaltodiario.com
Foto: Mathias Rodríguez

También podría interesarte