Uno de cada cuatro españoles se encuentra en riesgo de pobreza y/o exclusión social

Casi la mitad de los hogares con familias monoparentales, compuestos en el 81 % de los casos por una mujer como cabeza de familia, estaba a finales de 2020 en peligro de privación material severa

A pesar de las propuestas planteadas en la Agenda 2030, que arrancaron en 2015, España ha sido uno de los países más golpeados por la crisis de la covid, alejándonos de la promesa de reducir la pobreza por debajo del 11,05 %, o lo que es lo mismo, a menos de 5.132.677 personas. Según el último informe anual sobre el estado de la pobreza en España de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN-ES), 12,5 millones de españoles, el 26,4 % de la población, están en riesgo de pobreza y/o exclusión social, índice medido por la tasa AROPE. 

Aunque la tendencia ha sido descendente desde 2015, momento en el cual el 28,6% de los españoles se encontraba en riesgo de pobreza, la pandemia ha representado un cambio de dinámica. Si de 2015 a 2019 el porcentaje de personas en riesgo de exclusión social y/o pobreza se redujo en 3,3 puntos, el pasado año esta cifra aumentó más de un punto porcentual, un incremento de unas 620.000 personas.

Para comprender las consecuencias de la covid-19, la EAPN subraya el enorme crecimiento de la privación material severa, indicador que pasó del 4,7 % al 7% en tan solo un año, situando en 3,3 millones las personas que no pueden afrontar la compra de elementos de consumo básicos para vivir. A esto, hay que añadir el incremento de personas que llegan con mucha dificultad a fin de mes, que pasa del 7,8 % al 10 % de la población, es decir, 4,73 millones de personas.

Estos datos, según la EAPN, ponen de manifiesto “la incapacidad económica de un amplio porcentaje de población para afrontar una crisis como la que produce el coronavirus”, y que en muchos casos ya arrastraban desde la crisis económica de 2008. Cabe recordar que de los 4,73 millones de personas que están en el decil de renta nacional media más baja todavía no han recuperado la renta que tenían en el año 2008. Situación “paradójicamente” muy distinta en el caso del 10% de la población con la renta más alta, donde los datos absolutos indican que el último año esta se ha incrementado en 996 euros, casi el triple que en el 50% de la población más pobre, y en 3.127 euros desde 2008, un incremento superior a la renta media total de decil más bajo en 2020 (2.407 euros).

La situación empeora en el caso de las mujeres. A finales del año pasado la tasa AROPE femenina alcanzó al 27,2 % del total de mujeres, 1,2 puntos más que el valor registrado en 2019. Lo que representa en términos absolutos a algo más de 6,5 millones de mujeres en riesgo de pobreza y/o exclusión social, una diferencia de más de medio millón frente a los casi 6 millones de hombres que el sistema lleva arrastrando desde antes de 2008. Esta desigualdad de género se muestra aún más desgarradora en los hogares con familias monoparentales, compuestos en el 81 % de los casos por una mujer como cabeza de familia, donde aproximadamente la mitad (el 49,1 %) se encontraba a finales de 2020 en riesgo de pobreza y/o exclusión social, cifra que prácticamente doblaba a la tasa media total (26,4%). 

Si los resultados y la evolución de los principales indicadores en España son dramáticos, tampoco se obtienen mejores conclusiones en comparación con el resto de los países miembros de la Unión Europea. Así, la tasa AROPE española es 3,9 puntos superior a la media de la UE y la séptima más alta de todos los países miembros. Únicamente Bulgaria, Rumanía, Grecia, Letonia, Lituania e Italia muestran peores datos.

Fuente: ctxt.es
Foto: Dos mujeres esperan su turno para recibir alimentos
en la despensa de Bellas Vistas. Maren Haeussermann

También podría interesarte