Un “hospital” sin sanitarios, sin camas, sin quirófanos, sin pacientes, que sigue “el modelo carcelario” [Vídeos]

Centenares de sanitarios visten de protesta la inauguración del nuevo hospital de Ayuso

Entre pitos, flashes y ‘besamanos’, y en ausencia de los grupos de la oposición, la presidenta de la comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha abierto las puertas de un espacio diáfano al estilo IFEMA, con camas separadas por paneles y techos altos. Y sin plantilla propia de personal sanitario.

En la acera de enfrente del Isabel Zendal una pancarta con las letras ‘Nuestra salud, tu negocio’ y la imagen de la presidenta de la comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, da los buenos días a este martes 1 de diciembre, día en el que el nuevo macrohospital de emergencias de Madrid abre sus puertas. Detrás de esta pancarta, y de un cordón policial, centenares de sanitarios y sanitarias hacinadas corean ‘Menos banderas y menos Valdebebas’ o ‘Sanidad Pública’ y lucen pancartas que piden ‘Basta de precariedad, ni voluntarios, ni obligados’ o ‘No al traslado del personal del SUMMA 12′.

Dentro del centro sanitario —que ha costado más de 100 millones y ha ocasionado un sobre coste de más del 50%— se destapa una gigante nave industrial al estilo IFEMA con camas separadas por paneles y techos altos, requisito que Ayuso siempre ha señalado como esencial para evitar contagios. Este centro diáfano abre sus puertas sin plantilla propia de personal sanitario y con 240 camas, de las 1.000 prometidas; construido en apenas 100 días. Un espacio de 80.000 metros cuadrados para el que solo han podido reclutar a 111 trabajadores de manera voluntaria, de los 669 necesarios. Las 558 plazas por cubrir se ocuparán con traslados forzosos, uno de los reclamos que más retumban entre los sanitarios que afuera se manifiestan.

Es un espacio de 80.000 metros cuadrados para el que solo han podido reclutar a 111 trabajadores de manera voluntaria, de los 669 necesarios. Las 558 plazas por cubrir se ocuparán con traslados forzosos, uno de los reclamos que más retumban entre los sanitarios  que afuera se han manifestado

Esquivando la protesta y por otro costado, Ayuso hace su aparición estelar, acompañada del vicepresidente Aguado, el consejero de sanidad Ruiz Escudero, el alcalde Almeida y el líder de su partido, Pablo Casado. Todos se saludan en el exterior y, rodeados de bocinas de protesta que ensordecen declaraciones, pasan rápidamente al hall techado previa entrada, donde se detienen para rendirse a los flashes de la prensa.

La secretaria de estado de Sanidad, Silvia Calzón, posa también para la foto ante la anunciada ausencia del ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien alegó hace unas semanas problemas de agenda. Antes de entrar en el pabellón 2, el único que se puede inaugurar y que hoy todavía no va a recibir enfermos, las autoridades realizan un ‘besamanos’ (con mascarillas, sin besos y sin manos) charlando con la representante de Vox Rocío Monasterio, y otros cargos públicos que se unen al cuadro. Faltan todos los representantes del PSOE, de Podemos —con su portavoz en la asamblea, Isa Serra, en la manifestación— y Más Madrid —con su portavoz Pablo Gómez también en la concentración— quienes han preferido permanecer en la asamblea en un día de trabajo más y dar plantón a lo que consideran un “espectáculo propagandístico”.

La secretaria de estado de Sanidad, Silvia Calzón, posa también para la foto ante la anunciada ausencia del ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien alegó hace unas semanas problemas de agenda. Antes de entrar en el pabellón 2, el único que se puede inaugurar y que hoy todavía no va a recibir enfermos, las autoridades realizan un ‘besamanos’ (con mascarillas, sin besos y sin manos) charlando con la representante de Vox Rocío Monasterio, y otros cargos públicos que se unen al cuadro. Faltan todos los representantes del PSOE, de Podemos —con su portavoz en la asamblea, Isa Serra, en la manifestación— y Más Madrid —con su portavoz Pablo Gómez también en la concentración— quienes han preferido permanecer en la asamblea en un día de trabajo más y dar plantón a lo que consideran un “espectáculo propagandístico”.

“Lo llaman hospital de pandemias, ¿lo va a abrir cada 100 años?”, se pregunta el portavoz del MATS irónico. “Esto es un decorado, como en las pelis del oeste. Además está lejos del centro. Si decides usarlo para aliviar otras tareas, como las listas de espera, ¿cómo mandas a un anciano hasta aquí? Esto es un pelotazo urbanístico en el quinto pino. El objetivo era replicar el modelo IFEMA que para ellos fue un éxito por el impacto mediático, pero en realidad estuvo medio vacío y no atendió a pacientes graves”, sentencia.

“Aquí estamos, hasta arriba de policía, apiñados en un metro cuadrado a 200 metros de la puerta. Estamos pidiendo avanzar un poco y no es posible. Las medidas de seguridad son grandes. No nos dejan nada más que una acera, debe ser que temen a la ciudadanía. Será por algo”, relata a El Salto Dora García, enfermera portavoz de Sanitarios Necesarios.

García expresa contundente que con la concentración frente a este hospital, que nace sin plantilla propia, “nos oponemos a que se inviertan millones en un hospital fantasma mientras hay otras plantas en hospitales y otros servicios de urgencias cerrados”. “Además nos oponemos a la temporalidad de la plantilla del Servicio Madrileño de Empleo (SERMAS)—que es del 52%—. Nos oponemos a esta situación precaria del personal que, obligado, se está yendo a otras comunidades”, relata García. Para esta sanitaria, este “despilfarro” no invertido en atención primaria o en la mejora de condiciones de las trabajadoras significa que “no les interesa la sanidad pública, les interesa venderse”.

Fuente: Sara Plaza Casares en elsaltodiario.com

Ampliación @carabanchelnet

Vídeo de cuatrocerocuatro.org
También podría interesarte