Teresa Ribera reclama a Ayuso un nuevo estudio de impacto ambiental para la ampliación de la línea 11 de Metro

En una visita a Madrid Río, donde está prevista la desaparición de cientos de árboles por los trabajos, la vicepresidenta y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, recomienda a la presidenta volver al “proyecto original” porque no puede “seguir adelante” sin una valoración actualizada de la nueva estación.

Tirón de orejas a la Comunidad de Madrid de la vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, quien ha advertido que la ampliación de la Línea 11 de Metro de Madrid “no debería salir adelante” sin un nuevo estudio de impacto ambiental después del cambio de ubicación de la estación de Madrid Río que implica la tala de árboles maduros.

Así lo ha asegurado en una visita a los colectivos vecinales contra esta actuación junto al secretario general del PSOE-M, Juan Lobato, y varios miembros de la candidatura socialista al Congreso por Madrid. La también número 2 del PSOE por Madrid en las elecciones del próximo domingo ha insistido en una de las reclamaciones de los vecinos desde que comenzasen las movilizaciones como la tala a principios de año: que la ubicación sea en la calle Yeserías y no dentro del parque, una de las alternativas planteadas en 2019 que fue desechada por la Comunidad aludiendo imposibilidad técnica.

Ribera ha defendido que este proyecto pasó la evaluación de impacto ambiental y el proceso de información pública centrado en el “proyecto original” y que por ello no puede “seguir adelante” sin una valoración actualizada de la nueva ubicación.

“Lo que se necesita es introducir más zonas verdes y no el efecto que puede tener eliminar esta arboleda en el centro de Madrid”, ha lanzado la vicepresidenta. Estos árboles pusieron en pie a los vecinos a principios de año ante la estimación de 1.024 ejemplares talados en este parque, Comillas y Darwin.

Finalmente la Comunidad de Madrid paralizó la tala y se comprometió a un estudio pormenorizado uno a uno para ver si podían salvar más. Por su parte el Ayuntamiento informó hace unas semanas que la autorización de tala decayó tras pasar seis meses desde que la solicitó el Ejecutivo autonómico.

Ribera ha apuntado que eliminar la arboleda podría derivar incluso en problemas para acceder a financiación pública ya que el Banco Europeo de Inversiones “ha ido desarrollando un catálogo de principios y directrices” para hacer que sus fondos se destinen a cuestiones “compatibles con la lucha contra el cambio climático y protección ambiental”.

Entiende, además, que la compensación al Ayuntamiento de Madrid de nuevos ejemplares de árboles para sustituir los talados en “las afueras” no es “en absoluto comparable” a perder masa arbórea en este enclave de la capital.

“Mi recomendación es volver a la ubicación original, trabajar pensando en los vecinos, en las personas, integrar de verdad la preocupación por el cambio climático, la calidad del aire y la naturaleza urbana que se concentra en espacios como este”, ha resumido.

Por su parte, Juan Lobato ha puesto en valor el trabajo de los vecinos que están defendiendo “algo de sentido común”, la pervivencia de una arboleda con “más de 50 años” y que no sea “destruida por el afán del Partido Popular”.

Asimismo, ha apuntado a la importancia de mantener los espacios verdes en momentos en los que la Península vive una ola de calor provocada por los efectos del cambio climático.

Ha cargado, además, contra los pactos entre PP y Vox, partido que “niega” la crisis climática y que se opone a “cuidar los entornos ambientales” y por ende “ataca a la salud y el futuro de la economía”.

Fuente: Somos Madrid / Europa Press en eldiario.es
Foto: Teresa Ribera, durante su visita al punto de información de la tala en Madrid Río | PSOE de Madrid

.
También podría interesarte