SATSE Madrid ha denunciado, ante el TSJ de Madrid, parte del Acuerdo del Plan Integral de Mejora de Atención Primaria

“Como fisioterapeuta del Sermas tengo asignados más de 45.000 usuarios y, aunque quisiera, no podría verlos nunca a todos. Si lo pidieran, tal vez, podría ver a cada uno de ellos una vez a lo largo de toda su vida”

El Sindicato de Enfermería ha denunciado, ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), parte del Plan Integral de Mejora de Atención Primaria que, según el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, iba a suponer mejoras retributivas para los profesionales que trabajan en los centros de salud. La realidad es que, tras recibir sus nóminas, muchos de ellos han comprobado que han sufrido una importante merma económica en sus retribuciones mensuales, especialmente matronas y fisioterapeutas.

La petición de la Asesoría Jurídica de SATSE Madrid al Tribunal Superior de Justicia de Madrid es que se declare nulo parte del Acuerdo que fue impuesto de forma unilateral, sin negociación previa y que no cuenta con el apoyo de ninguna organización de la Mesa Sectorial en la que SATSE Madrid es mayoritaria.

En una reunión celebrada recientemente en SATSE Madrid y a la que acudieron matronas y fisioterapeutas que trabajan en los centros de salud, se puso de manifiesto su malestar con la Administración del Sermas. Consideran que se les tiene relegados en la denominadas Unidades de Apoyo, excluyéndoles de la participación y del funcionamiento de los centros de salud en los que, sin embargo, trabajan.

Los fisioterapeutas, 218 en la plantilla de Atención Primaria del Sermas, reclaman que se les reconozca el papel que realizan en la atención a los usuarios. “Es una vergüenza, explica uno de los asistentes, que se nos excluya, al igual que a las matronas, del organigrama de los centros de salud y que no estemos al nivel del resto de personal sanitario como son, por ejemplo, las enfermeras o los médicos”.

Uno de los más graves problemas que los fisioterapeutas detectan es la cada vez mayor lista de espera y que los cupos de usuarios asignados sean cada vez más elevados. “Como fisioterapeuta de un centro de salud tengo asignados más de 45.000 usuarios. Eso significa que, si demandaran atención, les podría ver una única vez a lo largo de toda su vida. Es privarles de un derecho que tienen como usuarios del Sermas”, explican. Los organismos internacionales recomiendan que haya 1 fisioterapeuta por cada 1.000 habitantes. Madrid tiene, de media, 1 fisioterapeuta para 30.000 usuarios, 30 veces menos de lo recomendado.

La labor del fisioterapeuta, añaden, empodera al paciente y le hace responsable y partícipe de su salud y autocuidado, mediante herramientas activas (como la educación y el ejercicio terapéutico) que consiguen que los beneficios obtenidos en salud se mantengan a largo plazo, a diferencia de lo que ocurre con técnicas pasivas. También disminuye el consumo de fármacos en los pacientes y reduce el tiempo de incapacidad laboral, garantizando una pronta recuperación y reincorporación al trabajo en mejores condiciones.

Además, actúa de filtro en la derivación a los hospitales ya que ahorra consultas con otros especialistas, reduce la realización de pruebas diagnósticas y de tratamiento (Rx, ecografías; infiltraciones, cirugías, técnicas intervencionistas, etc.) y las intervenciones pueden ser realizadas en sesiones no sólo individuales sino también grupales, que, además de sumar el poder terapéutico del grupo, reduce las listas de espera”, finalizan.

Matronas, también ignoradas y perjudicadas

Las matronas, que son enfermeras especialistas con dos años de formación tras finalizar sus estudios de Grado, también denuncian que el Plan Integral de Mejora de Atención Primaria las perjudica gravemente. “Además de significar una merma económica, no reconoce las peculiaridades de la labor que realizan ya que el Plan no contempla, por ejemplo, que una matrona cuida de recién nacidos, adolescentes, mujeres de más de 80 años o varones que reciben atención en su consulta en preparación al parto, maternidad y paternidad, etc.”. De igual forma, denuncian, que la administración asigna valores retributivos muy distintos respecto a las enfermeras, penalizando su labor.

En Atención Primaria hay 211 matronas que, al igual que ocurre con los fisioterapeutas, deben ocuparse de varios centros de salud, sintiéndose discriminadas respecto al resto de profesionales sanitarios que trabajan junto a ellas ya que se les niegan, entre otros asuntos, conceptos retributivos que sí reciben sus compañeras enfermeras con las que comparten espacio en los centros de salud. En Madrid, hay una matrona de AP por cada 20.000 mujeres, cifra precarizada especialmente cuando la matrona es capaz de asumir y resolver casi el 90% de las necesidades en salud sexual y reproductiva.

SATSE Madrid ha reclamado en numerosas ocasiones a la Consejería de Sanidad que se ajusten las plantillas a las necesidades reales de los centros de salud y de la población asistida, que se contemplen las recomendaciones internacionales en cuanto a nº de matronas y fisioterapeutas por habitante y que haya, al menos, una matrona y un fisioterapeuta por turno y centro de salud para poder ofrecer un servicio de calidad a los madrileños. También ha reclamado una negociación del Plan Integral de Mejora de AP para ajustar los valores asignados a sus valores reales y que no deje fuera de él a estos profesionales.

Fuente: satse.es
Foto: Archivo eldiario.es

También podría interesarte