Relajarse en casa: 5 maneras de aliviar el estrés

El estrés ha sido reconocido como una enfermedad del siglo XXI por los efectos que puede tener a nivel físico, mental y emocional

De hecho, aunque el estrés es necesario hasta cierto punto para mejorar nuestro rendimiento físico y mental, cuando el estrés se acumula y no podemos reducirlo, nuestro cuerpo se enfrentará a los sus efectos negativos.

Crear el hábito diario de reducir el estrés mediante actividades relajantes puede ser una forma de evitar problemas de salud relacionados con él. Para lograrlo no es necesario invertir dinero en cursos o eventos. A continuación te damos algunas ideas para relajarte en casa.

5 cosas que ayudan a relajarse en casa

A veces ni siquiera nos damos cuenta de que estamos estresados ​​porque estamos muy concentrados en compromisos laborales y otras responsabilidades diarias.

Este ritmo de vida acelerado suele ser una de las principales causas del estrés, por lo que es importante encontrar un tiempo cada día para desconectar y relajarse, aunque sea durante quince minutos. A continuación se muestran algunos ejemplos sencillos de cómo relajarse en casa.

1. Bebe la infusión para calmar tus nervios y disfruta del ritual

Beber una infusión es una estupenda forma de aliviar la tensión física y mental provocada por el estrés.

De hecho, algo tan sencillo como añadir una mezcla de hierbas a una taza de agua hirviendo puede aportar muchos beneficios a nuestra salud.

Por un lado, gracias a las infusiones podemos aprovechar las propiedades curativas de las plantas. Según la herboristería, la ciencia que estudia los compuestos y principios activos de las plantas medicinales pueden tener efectos digestivos, expectorantes, antioxidantes, antiinflamatorios y muchos otros.

Por supuesto, también hay plantas relajantes; algunas actúan a nivel mental, relajando los nervios, otras tienen un efecto calmante sobre los músculos y reducen la tensión física.

Para aliviar el estrés mental, puedes optar por infusiones de lavanda, melisa, manzanilla, flores de tilo… Además, no hay nada más relajante que el aroma de los cítricos, porque lo que puedes añadir piel de naranja o limón orgánico a la infusión, especialmente en invierno.

En caso de tensión muscular, tus aliados serán la valeriana, la pasiflora, el romero y la menta.

Por otro lado, beber una infusión es una gran excusa para tomarte un tiempo para ti y dejar de lado tus preocupaciones. Así que mientras bebes tu taza, disfruta cada momento. Aprovecha el ritual de mezclar, aromatizar y beber a pequeños sorbos.

2. Cuidar las plantas como método de relajación

Que la exposición a la naturaleza tenga un efecto relajante en el ser humano no es nada nuevo, y existen estudios científicos que han demostrado los beneficios de actividades como los baños de bosque, el hanami y el friluftsliv.

Sin embargo, no es necesario caminar al aire libre en el parque o fuera de la ciudad para disfrutar de la relajante sensación de estar cerca de la naturaleza.

Cada uno de nosotros puede aprender a relajarse cuidando las plantas en casa. Puedes mantener un huerto urbano añadiendo plantas alrededor de tu casa o balcón, esta es una idea sencilla, rentable y muy satisfactoria. De hecho, regar, limpiar y admirar tus plantas puede convertirse en una meditación diaria. Además, puedes cultivar plantas medicinales en casa y aprovecharlas.

Sino tienes espacio libre, no te preocupes, es importante destacar que cultivar plantas de interior también ayuda a purificar el aire interior y crear un ambiente más agradable.

3. Crea un rincón de relajación para evitar el estrés

El lugar más importante para descansar en casa es el dormitorio, y contar con una habitación tranquila y cómoda es clave para dormir bien por la noche. Sin embargo, si el objetivo es relajarnos sin dormir, la solución ideal es utilizar otro lugar de la casa donde podamos realizar actividades relajantes.

En momentos de falta de concentración o estrés, puedes habilitar un lugar tranquilo en la casa y crear allí un rincón de relajación. Para hacer esto, no necesita habitaciones ni muebles nuevos, solo necesita crear un ambiente confortable, adecuado para tus actividades favoritas.

Los salones o los despachos suelen ser lugares ideales para crear zonas de relax en las que, por ejemplo, pasar una hora leyendo un libro. Las plantas te ayudarán a crear la atmósfera perfecta de un paraíso tranquilo, y para crear la sensación de estar de vacaciones puedes añadir elementos como tumbonas o hamacas a tu gusto. ¿Te imaginas meciéndote en una sola silla colgante mientras lees un libro?

Además de una silla cómoda, puedes agregar detalles como lámparas con atenuadores que brindarán una luz más suave cuando la necesites, almohadones, buena música y lo que más te agrade.

4. Aromaterapia para reducir el estrés

Las plantas nos ofrecen su belleza y sus propiedades medicinales que ayudan a aliviar el estrés. Pero además, sus aromas pueden contribuir gratamente a nuestro bienestar.

Seguro que has oído hablar de la aromaterapia, una terapia que utiliza aceites esenciales de plantas para cuidar el cuerpo y la mente.

Existe una variedad de esencias volátiles que tienen un efecto relajante y calmante y se pueden utilizar de muchas maneras: desde crear ambientadores naturales que se pueden colocar en las zonas de estar del hogar, utilizar un difusor de aceites esenciales o crear una mezcla de aceites. .También puedes ponerte una o dos gotas en la muñeca cuando quieras sentirte renovado, apagar la computadora y relajarte en casa.

Lavanda, menta, naranja amarga, ylang-ylang y mandarina son sólo algunos de los aceites esenciales que ayudan a reducir el estrés.

5. Encuentra tiempo para ti

En definitiva, a eso se reduce: desconectarte de todo lo demás y centrarte en ti mismo. Sólo entonces podremos comprender cómo nos sentimos, entender el estrés y su impacto en nosotros.

Este ejercicio se puede realizar de muchas maneras, como hacer algo que disfrutes para ayudar a calmar la ansiedad y la preocupación o cuidar tu piel dándote un baño caliente con sales aromáticas al final del día o dándote un masaje relajante.

Ciertamente hay muchas opciones y ninguna es mejor para reducir el estrés que otra, solo debes elegir aquella que te haga sentir mejor.

Fuente: Ecoportal.net con información de: notasnaturales.com

También podría interesarte