Montero e Iglesias temieron por la seguridad de sus hijos, acosados por un periodista de OK Diario

ARRANCA EL JUCIO POR ACOSO A LOS DOS MENORES

La ministra de Igualdad, Irene Montero, y el exvicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, han asegurado que “contra los hijos no todo vale” y han confiado en que se haga justicia en la vista que arranca este miércoles contra el periodista de “Okdiario” Alejandro Entrambasaguas que presuntamente acosó a dos de sus hijos en 2019.

Así lo han destacado en declaraciones a los periodistas antes de que arranque el juicio en el que la Fiscalía solicita un año de cárcel para Entrambasaguas por acosar a los dos menores y a su niñera.

Tanto Iglesias como Montero han remarcado que su asistencia este miércoles en el Juzgado de lo Penal número 30 de Madrid es “como madre y como padre” y no por sus cargos públicos, y para proteger a sus hijos”.

“No estoy aquí como ministra ni como representante pública, estoy aquí como madre de dos niños, estamos aquí como madre y como padre, como haría cualquier familia para proteger a sus hijos. Asumimos cosas que se puedan hacer contra nosotros, que se han hecho y que se seguirán haciendo, pero contra los hijos no todo vale”, ha subrayado Montero.

“Confiamos en la justicia y que se haga justicia para proteger a nuestros hijos frente al acoso”

“Confiamos en la justicia y que se haga justicia para proteger a nuestros hijos frente al acoso”, ha añadido la ministra.
Iglesias ha insistido en la misma idea y ha dicho que acude a la vista oral “como cualquier padre o madre que sufriera una situación de acoso sobre sus niños pequeños” y, al igual que Montero, ha deseado que “se haga justicia” y que “esto no le ocurra a nadie”.

La Fiscalía de Madrid pide un año de cárcel para Entrambasaguas por ese presunto acoso mientras exime a Eduardo Inda, representante legal de la empresa titular del periódico (Dos Mil Palabras S.L.) y denunciado inicialmente por Montero e Iglesias.

Por su parte, los letrados de Iglesias y Montero solicitan dos años de prisión para Alejandro Entrambasaguas, el alejamiento del periodista con respecto a los menores y una indemnización de 10.000 euros por un delito de acoso a personas especialmente vulnerables por razón de su edad.

“A por quien se iba era a por los niños”

Ya en el juicio, Montero e Iglesias han relatado que temieron por la seguridad de los niños porque no sabían hasta dónde llegaría el periodista procesado, y les obligó a cambiarlos de escuela infantil.

El procesado ha explicado que solo trataba de confirmar si la denominada “madre de día” que cuidaba a varios niños en una urbanización de Galapagar ejercía de forma legal, y si a ese lugar acudían los hijos de Montero e Iglesias porque sería relevante mediáticamente al ser políticos.

Por eso acudió allí en cuatro ocasiones, trató de hablar con la cuidadora sin éxito, pero “jamás” quiso acercarse a los hijos de la pareja ni preguntó a nadie por ellos, ha asegurado, reconociendo que dijo a una vecina que solo quería informarse sobre esa “madre de día” para su sobrino y a un escolta de Iglesias que solo era estudiante de Derecho, ya que de lo contrario no le habrían ayudado en su investigación.

Montero ha explicado que decidió llevar a los niños en septiembre de 2019 a esa cuidadora porque necesitaban un lugar “muy controlado”, con pocos niños, porque al ser sus pequeños prematuros tenían riesgo de infecciones respiratorias.

“A por quien se iba era a por los niños”, ha asegurado Montero en la Sala, tras relatar que al ser alertados por la cuidadora de la visitas y de las llamadas del periodista, que ha cifrado en “más de setenta”, sintieron “temor, miedo, angustia y ansiedad”, porque “la situación no paraba, sino que se reproducía”.

“La situación no iba a parar y podía pasar cualquier cosa”

“La situación no iba a parar y podía pasar cualquier cosa”, ha añadido tras describir que tuvieron que cambiar sus rutinas ante la presencia del procesado, y que finalmente la cuidadora les dijo que dejaba de cuidar a sus hijos y tuvieron que llevarles a la escuela infantil del Congreso “priorizando la seguridad”.

En esta misma línea, Pablo Iglesias ha relatado la situación “muy angustiosa” que padecieron aquellos dos meses, en la que él llegó a ver a Alejandro Entrambasaguas en una ocasión, dentro de un coche, y ante la que los escoltas le dijeron que, al haber asegurado el joven que era estudiante de Derecho, no podían hacer más que vigilar por si aparecía.

Ha asegurado que la cuidadora le llamó y le escribió a él en varias ocasiones y estaba “muy nerviosa” y “muy agobiada” porque le había hecho “muchas llamadas” y “llegó a la llamar a la puerta de su piso, a pocos metros de mis hijos”.

Fuente: nuevatribuna.es
Foto portada: @SanchezDinix

spcbnet
https://twitter.com/Tomachesky1/status/1491527302798266371
También podría interesarte