Más de la mitad de los estudiantes madrileños se queda sin plaza en grado superior de FP

En el caso de grados de alta demanda, como los de tipo sanitario, el porcentaje de solicitudes rechazadas supera en algunos casos el 90%, denuncia CCOO de Madrid.

Los datos recogidos en el 89% de los centros educativos de la Comunidad de Madrid (105 centros de un total de 118) revelan que la formación profesional pública en nuestra región vive una crisis de escolarización.

Respecto a los estudios de grado superior, de 32.952 solicitudes, 17.976 han sido rechazadas y sólo 14.976 han sido admitidas. En términos porcentuales, un 54% de las solicitudes en grado superior ha sido rechazada por falta de plazas públicas, es decir, más de la mitad. Aunque estas cifras corresponden al 89% de los datos recogidos, sirven como clara indicación del porcentaje total.

Así lo denuncia CCOO de Madrid en un reciente informe. Isabel Galvín, secretaria general de la Federación de Enseñanza de este sindicato, acusa al gobierno de Isabel Díaz Ayuso de querer “acabar con la formación profesional pública” y advierte que la falta de plazas “además de afectar al futuro de más de 17.000 jóvenes afectará también al tejido productivo de nuestra región”.

Si sumamos estos 17.976 jóvenes sin plaza de grado superior a los 6.938 que se quedan sin plaza en grado medio resulta que casi 25.000 jóvenes se quedan sin plaza pública en los estudios de FP que habían elegido.

En el caso de grados de alta popularidad, y por tanto de creciente demanda, como Marketing y Publicidad, Estilismo y Dirección de Peluquería o Realización de Audiovisuales y Espectáculos, el porcentaje de estudiantes excluidos llega a los dos tercios (60-70%).

Para CCOO, “lo que es más grave” tras una situación de pandemia que ha revalorizado la práctica sanitaria tanto a nivel laboral como social y comunitario “es la monumental falta de plazas públicas en estudios sanitarios”. Aquí el porcentaje de excluidos en algunos casos supera el 90%. En Dietética, por ejemplo, el 69% de las solicitudes ha sido rechazadas; en Prótesis Dentales se quedan sin plaza pública el 78% de los estudiantes; en Laboratorio Clínico y Biomédico, el 90%.

“Es especialmente grave que en una sociedad marcada tan recientemente por una crisis sanitaria como la causada por la Covid, el sistema de educación pública no pueda dar salida a un renovado interés por la salud y los estudios sanitarios. No es de recibo, tampoco, que tras años intentando fomentar los estudios de formación profesional, el gobierno regional sea incapaz de ofrecer las plazas públicas necesarias. Tendrían que estar preparados para un aumento en la demanda. Es su trabajo”, apunta Galvín.

“Una de las excusas usadas recientemente por la presidenta de la Comunidad de Madrid es la increíble novedad de este aumento de la demanda. Les ha pillado por sorpresa. ¿Cómo iban ellos a saber cuántos estudiantes echarían la matrícula antes del proceso de escolarización? Lo cierto es que este pasado curso (2020-2021) la FP ya experimentó la mayor subida de todas las enseñanzas, un 9,3% más sobre el año anterior. Quizá eso les podría haber dado una pista sobre la tendencia al alza de la Formación Profesional, y así adecuar la oferta a una demanda creciente”, añade.

Otra excusa a la que se refiere el sindicato es la referida a aquellos estudios de alta empleabilidad que por diferentes motivos no despiertan tanto interés entre los jóvenes. “El gobierno dice que ofrece plazas públicas que no son cubiertas, y con esos casos impugna la totalidad del sistema y justifica los recortes. Lo cierto es que ni éste ni anteriores gobiernos regionales han hecho nada para solucionar este problema cuando tendría fácil solución: mejorar la orientación a jóvenes, ofrecer incentivos con matrículas más bajas, o implementar un sistema de becas para los estudios públicos que más demande el sector productivo”.

El dinero tampoco es una excusa dado que el gobierno central ha otorgado a la Comunidad de Madrid, con el único fin de fomentar la formación profesional, 23 millones de euros.

Mientras en otras comunidades, como la valenciana, se han creado 18.000 plazas nuevas, en la última década, la FP en Madrid ha perdido un 22% de las suyas. Podría parecer que la Comunidad de Madrid es incapaz de responder a este aumento en la demanda o incapaz de gestionar los servicios públicos. “La realidad es aún más triste”, subraya Galvín. “No es que no sepan, es que no quieren gestionar bien los servicios públicos, porque no les conviene. El estado de la formación profesional pública en nuestra Comunidad no es resultado de la incompetencia, sino de una estrategia muy dirigida al debilitamiento de la educación pública y la promoción de la educación privada”.

El pasado 26 de mayo la Comunidad de Madrid anunció que destinaría 18,5 millones de euros para financiar becas de estudio de FP en centros privados. Lo mismo sucede con las becas de Segunda Oportunidad, el 99% de las cuales fueron concedidas a alumnos de centros privados. Entre 2015 y 2018, la red privada (tanto concertada como no concertada) en grado medio creció un 9% mientras la pública encogía un 11%. En grado superior el crecimiento de la privada fue aún mayor, y subieron las matriculaciones con el fin, entendemos, de optar al cheque escolar, estrategia cuya principal función es ayudar a este transvase hacia la privada. Este transvase se produce especialmente en los ciclos con más salidas laborales, dejando así en la pública los ciclos con menos salidas laborales y condenando a la educación pública a un lugar secundario en la sociedad.

Se da incluso el caso de patronales que abandonan los conciertos en grado superior de FP para irse a modelos de financiación con más beneficio y menos control. “Irónicamente, a los conciertos no los amenaza la LOMLOE sino el ansia de beneficios de las patronales”.

CCOO advierte de que con estas políticas, los fondos públicos que salen de los bolsillos de la ciudadanía acaban en las manos de unas pocas empresas privadas. “Dejando crecer a la educación privada a costa de la pública nos exponemos a un futuro con un modelo de formación profesional a la americana, donde un grado en Dirección de Cocina, por ejemplo, cuesta de media 13.000 dólares al año y llega a superar los 50.000 por el grado completo, de manera que la gran mayoría de los jóvenes quedan excluidos, condenados a trabajos precarios, sin oportunidades laborales y sin plan de futuro”, subraya Galvín.

“Tras años anunciando planes para dar protagonismo a la FP, la Comunidad de Madrid tiene ahora una oportunidad de oro con el aumento en la popularidad de los grados medios y superiores. Es una irresponsabilidad no dotar a la FP pública de las plazas que los jóvenes demandan”, apunta este sindicato

La FP pública es sinónimo de empleo, prosperidad e igualdad de oportunidades”, concluye Galvín. “Desde CCOO vamos a presionar y a luchar en todos los frentes por la creación de plazas públicas que den respuesta a la creciente demanda y que ofrezcan a la juventud madrileña el futuro que se merece”.

Fuente: CCOO de Madrid en nuevatribuna.es

También podría interesarte