Más actividades de ocio en el río Manzanares gracias a sus tres nuevas sendas ecológicas

  • Con un presupuesto de 474.268,46 euros, la primera une el puente de los Franceses con el Anillo Verde Ciclista en Moncloa y las otras dos amplían en Villaverde los caminos del parque fluvial hasta la M-45
  • Cuentan con varias zonas de descanso para paseantes y ciclistas que cuentan con bancos, papeleras y soportes de bicicletas
  • El diseño ha tenido en cuenta la orografía del terreno y ha servido para recuperar zonas de soto y ribera que estaban degradadas por la presión urbana

El Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad ha construido tres sendas ecológicas junto al río Manzanares que permitirán la realización de actividades de ocio en la naturaleza sin salir del municipio de Madrid. Las nuevas rutas se encuentran en los distritos de Moncloa-Aravaca y Villaverde y han tenido un presupuesto de 474.268,46 euros.

Esta actuación ha servido para conectar y dar continuidad a los caminos que utilizaban peatones y ciclistas más allá de los tramos urbanos de Madrid Río y el parque Lineal del Manzanares. Ahora se podrán recorrer a pie o en bicicleta los tramos comprendidos entre el puente de los Franceses y el Anillo Verde Ciclista por el norte y hasta la M-45 por el sur.

La senda de Moncloa-Aravaca, con 630 metros de longitud, se inicia en el camino existente en la margen derecha del río Manzanares al que se accede a través de una rampa situada en la intersección de las calles Ribera del Manzanares y Santa Pola. La presencia de varias carreteras y puentes impedía la comunicación entre esta zona renaturalizada del río Manzanares y el anillo ciclista.

A continuación pasa por debajo de la vía del tren y cruza la avenida de Valladolid para volver a internarse hacía el río Manzanares y transcurrir bajo los puentes de la M-500 (carretera de Castilla) y la M-30. Salvados estos obstáculos, la senda continúa por una zona verde hasta el punto de conexión con el anillo ciclista.

Como consecuencia de la presión urbana, la zona de las sendas de Villaverde presentaba una fuerte degradación en el soto y márgenes del Manzanares, con árboles decrépitos o con plagas y muchas zonas sin vegetación de ribera, lo que no favorecía los usos recreativos ni permitía disfrutar de las ventajas medioambientales del río.

La primera senda de Villaverde cuenta con sólo 360 metros de longitud pero permite unir la glorieta de Novosur, junto a una pasarela municipal sobre el río, con el camino que ya existía en la margen izquierda que antes finalizaba en un bucle junto a la autovía del Sur (A-4). Ha servido para recuperar una zona fuertemente alterada y deteriorada pasando por debajo de varias plataformas ferroviarias y puentes de la A-4.






La segunda senda de este distrito discurre entre el Manzanares y la subestación eléctrica de Villaverde situada en la avenida de los Rosales, 143. Con 540 metros de recorrido, dará continuidad a las vías ya existentes en la margen derecha sin obligar a paseantes y ciclistas a cruzar al otro lado del cauce. Este trayecto atraviesa las parcelas que el Ayuntamiento ha reforestado para convertirlas en sumidero de CO2 y cumplir con los acuerdos de Kioto, que serán sustituidos por los de París en 2020.

El trazado de estas sendas, que tienen una anchura de 2,5 metros, cumple con premisas de seguridad y comodidad para este tipo de vías como el ajuste a la topografía natural del terreno; la alternancia de curvas y rectas para que desaparezca la sensación de monotonía y el diseño de tramos en pendiente de la menor longitud posible.

Zonas de descanso

En la senda ecológica de Moncloa se ha construido una zona estancial con cuatro mesas rústicas, una papelera basculante y dos soportes metálicos para aparcar cinco bicicletas. Además, los senderos cuentan con varias áreas pavimentadas dotadas con bancos, papeleras y soportes de bicicletas para el descanso de paseantes y ciclistas. En concreto, cuatro en Moncloa, seis en Villaverde (Novosur) y nueve en Villaverde (subestación).

Las usuarias y usuarios estarán protegidos en algunos tramos gracias a la colocación de vallas y barandillas. La senda de Moncloa dispone de una barrera de 1,50 metros de altura formada por tubos de acero laminado, mientras que las de Villaverde son talanqueras de madera para una mejor integración en el entorno.

Y tú que opinas de esto...?

avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribete  
Notificar a...