Madrid vigilará con lupa el Mad Cool 2024 para decidir en septiembre si el recinto para macrofestivales continúa en 2025

La reunión a tres entre los ayuntamientos de Madrid y Getafe, junto al delegado del Gobierno, concluye con el compromiso de evaluar en septiembre si el recinto de conciertos puede quedarse en la capital de forma estable, resolviendo los problemas que provoca

madcool2024
Uno de los escenarios del Mad Cool en 2023 / Mad Cool

El festival Mad Cool 2024, que empieza a partir de este miércoles, será vigilado estrechamente y evaluado por Ayuntamiento de Madrid, Delegación del Gobierno y por el Ayuntamiento de Getafe para decidir si el recinto que lo aloja, el Iberdrola Music, reúne las condiciones para celebrar este tipo de macroeventos. La decisión sobre su continuidad se tomará a partir de septiembre, según han acordado las tres administraciones implicadas, que se han reunido este lunes.

El acuerdo se ha producido en un encuentro político auspiciado por Delegación del Gobierno, que fue cerrado hace unas semanas, cuando se otorgó la luz verde a la celebración del festival para este año. Ha sido en una reunión a la que asistieron el propio delegado, Francisco Martín, la alcaldesa de Getafe, Sara Hernández, y el responsable de Medio Ambiente y Movilidad del consistorio madrileño, Borja Carabante, que ha excusado la presencia del alcalde por cuestiones “de agenda”.

En la reunión Getafe ha pedido mejoras en cuanto al ruido y la movilidad, reclamando la instalación de pantallas acústicas que mitiguen la emisión de sonido hacia las zonas residenciales del norte de la localidad, las más cercanas al recinto de conciertos. También ha reclamado a la Comunidad de Madrid una parada de Metro en la zona aprovechando la reciente extensión de la línea 3. Y habilitar una conexión peatonal subterránea entre los dos municipios, por debajo de las carreteras existentes.

“No es el espacio idóneo, pero si el Ayuntamiento de Madrid decide que eche raíces, vamos a pensar en las condiciones idóneas”, ha explicado la alcaldesa de Getafe, quien se quejó que sus ciudadanos tengan que pagar “la factura de la fiesta que organiza Madrid”. También lamentó que su localidad “sufre las consecuencias”, pero admite que no tiene competencia para sancionar el ruido provocado, ya que la licencia la otorga el consistorio madrileño. Para esta semana, su municipio dedicará diez policías locales cada día a los problemas de movilidad que provoca el evento.

El Ayuntamiento de Madrid pide más medidas

Antes había hablado sobre la reunión el delegado de Urbanismo, Movilidad y Medio Ambiente, Borja Carabante, quien admitió que para que el recinto siga “hay que tomar medidas que permitan conciliar las medidas de seguridad y movilidad”, así como permitir “el descanso de los vecinos”.

El delegado valoró que el aforo haya bajado este año a los 58.000 espectadores por día, en lugar de los 70.000 del año anterior. Además, la disposición de horarios hará que la salida del recinto se produzca de forma escalonada.

También aclaró el equipo de Almeida que en el caso de que el lugar se convierta en un recinto estable de conciertos será necesario una nueva licencia municipal que lo habilite como tal.

El delegado del Gobierno, Francisco Martín, lamentó la ausencia del alcalde Almeida en la reunión, aunque destacó el “buen tono” de Carabante. “Quiero ser optimista y pensar en que en septiembre el Ayuntamiento cumpla y esté en la reunión. Lo importante no es si viene o no el alcalde. Si no quiere cumplir con sus obligaciones, allá él. Lo importante es tratar el asunto de la seguridad de ese espacio y proponer soluciones concretas si se consolida”.

El delegado ha insistido en que ese espacio “no reúne las mejores condiciones para macroeventos de esta naturaleza, de fenómeno fan, que tienen una entrada y salida del público todos a la vez, ajustada en el tiempo, que provoca un volumen muy importante en una franja de tiempo limitada”. Y ha incidido en el despliegue “desorbitado” de agentes de policía nacional y guardia civil en el Mad Cool, “que supone el doble de efectivos de un evento similar al estadio Metropolitano o el triple de los del Wizink Center”.

“Si las condiciones fueran diferentes, sería mejor reducir los agentes. También era muy importante escuchar las propuestas de Getafe y las reflexiones de Madrid, cuyas propuestas esperamos lleguen algún día. Si se consolida ese espacio, hay que garantizar que se desarrollen los eventos en las mejores condiciones”, ha insistido.

El Mad Cool 2024 se celebra esta semana, de miércoles a sábado, con un cartel con Dua Lipa, Pearl Jam o The Killers como protagonistas. Su licencia salió adelante hace pocos días, gracias a un acuerdo entre Ayuntamiento de Madrid y Delegación del Gobierno que incluía la reunión de este lunes.

El recinto que lo acoge se estrenó en 2023 con polémica, después de importantes problemas de movilidad y ruido denunciado por los vecinos, que acabó en sanciones económicas por parte del equipo de Almeida y en la reducción de su patrocinio económico para la edición de este año a la quinta parte.

Fecha de festival en julio que irá a Ifema

En la reunión de este lunes Borja Carabante informó de una nueva petición de licencia para otro macrofestival en el mismo recinto. Se trata del Barcelona Beach Festival que en principio estaba anunciado para el próximo domingo, 14 de julio. Era la única petición de evento prevista para el recinto Iberdrola Music en este año, según el consistorio.

“No nos han dado más detalles, ni si tiene la licencia de actividad. Esto refleja la improvisación del Ayuntamiento”, criticó el delegado del Gobierno ante este nuevo anuncio. Fuentes del recinto de conciertos consultadas por Somos Madrid indican que ese evento tendrá lugar en Ifema y que la decisión de no alojarlo en Villaverde fue comunicada hace casi dos meses.

Fuente: Diego Casado en eldiario.es

separacb
.
También podría interesarte