Madrid permite la apertura inmediata de negocios pese a las deficiencias en el 45% de declaraciones responsables recibidas

La Agencia de Actividades del Ayuntamiento de la capital detectó durante los ocho primeros meses de este 2023 errores básicos en más de un millar de permisos provisionales, que habilitan a los comercios a funcionar hasta que el organismo municipal resuelva lo contrario

ocioseguro

El Ayuntamiento de Madrid tarda, de media, unos seis meses en comprobar si una licencia presentada es correcta o no. El dato procede del último informe de gestión de la Agencia de Actividades, el organismo municipal que da luz verde a la legalidad en los edificios de la ciudad y que durante los ocho primeros meses de este 2023 verificó cientos de expedientes para licencias básicas, urbanísticas y de funcionamiento.

En el mismo informe se aborda el volumen de las declaraciones responsables recibidas en el Ayuntamiento de Madrid, que permiten la apertura inmediata de un negocio pese a que casi la mitad presentan fallos. Alcanzaron las 6.443 hasta agosto, un cuarto más que en las mismas fechas del año pasado. La mayoría se tramitaron a través de las Entidades de Colaboración Urbanística (ECU), empresas privadas que ejercen la labor del consistorio en este proceso burocrático, y el resto, 2.370, fueron analizadas por la Agencia de Actividades (ADA).

Una declaración responsable es un documento en el que una persona -física o jurídica- asegura cumplir todas las obligaciones de la normativa vigente, lo que le permite ejercer la actividad para la que ha pedido el permiso. De todas las analizadas por la ADA, el 45% fueron declaradas ineficaces. Es decir, que hasta 1.054 contenían deficiencias en la documentación presentada que hubiera impedido su apertura.

“Es importante dictar las resoluciones de ineficacia en el menor plazo posible, ya que el solicitante puede ejercer la actividad desde su presentación”, reconoce la ADA en su informe advirtiendo del problema de poner en marcha un negocio sin cumplir la legislación municipal. En el caso de que sea declarada ineficaz, el negocio que ha presentado la declaración responsable vuelve al punto de partida.

Es importante dictar las resoluciones de ineficacia en el menor plazo posible, ya que el solicitante puede ejercer la actividad desde su presentación

¿Significa que todas las declaraciones eficaces son correctas? No. El Ayuntamiento de Madrid debe inspeccionar in situ que es correcto todo lo que la empresa o el particular asegura cumplir. Del total de declaraciones eficaces llegadas en lo que va de 2023, el ADA solo va a revisar 564, especialmente las afectadas por la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas (Lepar), de las que se inspecciona tanto las llegadas a la ADA (181) como las remitidos por las ECU (245). El resto de las declaraciones tramitadas por las empresas colaboradoras -más de 3.800- se consideran eficaces y no son revisados por el organismo municipal.

La memoria consultada no ofrece información concreta sobre estas 564 declaraciones responsables de este año, pero sí aporta datos sobre las inspecciones que ha llevado a cabo a lo largo de 2023, y que pueden corresponder a expedientes iniciados en años anteriores.

Los inspectores evalúan cada uno de los casos a través de informes técnicos que pueden ser favorables, desfavorables o precisar algún requerimiento. Las cifras aportadas sobre los expedientes finalizados indican que se tramitaron 2.577, de los que recibieron la luz verde algo más de la mitad (1.322), mientras que se comunicaron como desfavorables hasta 538 y sobre otros 717 se practicó un requerimiento. Dentro de estos expedientes, llama la atención que la mayoría de los dedicados a actividades recreativas y de espectáculos (693) acaban con resultado desfavorable (244, el 35%) o tienen que contestar a requerimientos (284, el 41%) y solo 165 (el 23%) tienen los parabienes municipales para ejercer su actividad.

Más Madrid denuncia retrasos y menos control

La Agencia de Actividades explica que ha aumentado el tiempo medio en resolver expedientes porque “durante el año 2023 se ha desarrollado un trabajo específico” para resolver los atrasados, indica en el informe. Sin embargo, desde Más Madrid creen que la nueva Ordenanza de Actividades y Licencias aprobada en abril de 2022 ha generado “más retraso y menos control”.

En concreto, el partido de la oposición asegura que con los datos del informe en la mano, el tiempo medio de resolución de licencias ha pasado de los 111 días en 2021 a 148 en 2022 (+33%) y 170 en 2023 (+53%).  A la vez que indica que el porcentaje de declaraciones responsables ineficaces creció del 41% en 2021 al 43% en 2022 y al 45% en 2023.

Además, los de Rita Maestre denuncian una “evidente falta de control” porque “solo se inspeccionan el 10% de las declaraciones eficaces” y añaden que “las declaraciones responsables tramitadas por las ECU no han sido objeto de inspección alguna”.

El concejal Álvaro Fernández Heredia lo resume así: “Es la ley de la selva. Negocios abiertos con declaraciones responsables que después de meses el ayuntamiento revisa y considera que no son válidas (ineficaces), otras donde aunque el papeleo está bien nadie inspecciona nunca y verifica si lo declarado responde con la realidad (el 90%), en las pocas que se inspeccionan y no se ha cumplido con la declaración nadie ejecuta la orden de cese de la actividad ni comprueba si se ha cumplido. La impunidad absoluta antes un ayuntamiento vago, negligente e irresponsable”.

Más Madrid recuerda el caso del restaurante de la azotea del Wow, que operó con una licencia temporal caducada y los inspectores municipales no lo comprobaron hasta que el propio partido no lo denunció en un requerimiento formal. A la vez, valora como “impactante” el “escasísimo número de multas coercitivas” en temas como las Viviendas de Uso Turístico ilegales, que abundan por miles en Madrid y en 2023 solo se han impuesto 59 multas.

“Desde Más Madrid vemos con preocupación que nuestros recelos se confirman. Lo que el PP modifica bajo la excusa de mayor eficacia no es tal, sino que solo se eliminan controles”, apunta Fernández Heredia. “Vemos con preocupación que en esta ciudad no hay control alguno sobre las licencias de actividades y que el Ayuntamiento solo actúa cuando hay una denuncia o pasa algo y es tarde. Lo vivido en Murcia no es ajeno a Madrid donde ya hemos visto un incendio en un restaurante que se podía haber evitado, mini pisos o restaurantes sin licencia que son solo la punta del iceberg”, concluye.

Fuente: Diego Casado en eldiario.es
Foto: Presentación de una campaña de la Agencia de Actividades, el pasado mes de diciembre | Ayto de Madrid

También podría interesarte