Los trabajadores y trabajadoras de la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia van a la huelga los días 22 y 23 de julio

Los más de 1500 empleados que la Agencia de Servicios repartidos por las ocho provincias andaluzas están llamados a secundar paros parciales durante los días 22 y 23 de Julio, convocados por la Confederación General del Trabajo (CGT), en protesta por la retirada de medidas preventivas de seguridad y salud, de conciliación familiar y cambios sustanciales en sus condiciones laborales por falta de personal.

La convocatoria de paros, que irá acompañada de concentraciones en los centros de

Sevilla y Málaga, se llevará a cabo en días consecutivos:

Así el miércoles 22, con afectación al personal de Teleasistencia, de Innovación y Desarrollo, de Recursos Humanos y Administración, se realizarán entre las 11:00 y 11:30 y entre las 19:00 y las 19:30 horas; mientras que en los servicios de Valoración de la Dependencia, en el del Polígono Sur y en el de Mediación Cultural tendrá lugar entre las 13:30 y las 14:00 horas.

Para el día 23 está previsto que el parón se realice en las siete comunidades terapéuticas entre las 11:30 a 12:00 horas.

La negativa de la Agencia, en plena crisis sanitaria, a conceder las medidas de conciliación acordadas en la mesa de función pública el pasado 19 de junio a todo su personal laboral, la reincorporación del personal especialmente sensible al puesto de trabajo sin una valoración previa y los cambios en las condiciones de trabajo motivadas por la falta de personal son los motivos que llevan a movilizarse a los trabajadores de la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia (ASSDA), adscrita a la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía.

Desde el sindicato convocante, CGT, se denuncia que todos estos atropellos derivan de la falta de consideración que la Agencia tiene con sus empleados. “Hasta ahora al personal de la Agencia, entre los que se encuentra monitores, administrativos, trabajadores sociales, enfermeros, informáticos, educadoras, jardineros, conductores, médicos, teleasistentes, psicólogos,… se les ha aplicado todas aquellas medidas lesivas que la Junta ha determinado para sus empleados y empleadas, fuesen personas funcionarias o no y sin embargo cuando ha llegado el momento de aplicar medidas más favorables, teniendo en cuenta lo complicado de la situación, ha establecido un doble rasero y nos ha dejado fuera”, señala el sindicato en un comunicado, que aclara que la Agencia tiene cerca de 500 funcionarios adscritos. “Durante toda la crisis sanitaria hemos continuado con nuestro trabajo, considerado esencial para la comunidad y para la propia Junta, pero

terminado el estado de alarma se acabaron los aplausos y no han dudado en mandarnos al trabajo sin miramientos. Para la Agencia y la Junta solo somos trabajadores de segunda”, continúa el comunicado.

Con esta medida de presión CGT explica que mandan un mensaje claro a la Agencia de desacuerdo con la gestión que está realizando durante esta crisis y la forma en la que atienden las necesidades de la plantilla.

Un simple correo electrónico a toda la plantilla y el día 1 de Julio todo sus laborales

estaba reincorporados. Tanto el personal considerado de Riesgo como aquellos que con cargas familiares estaban con trabajo semipresencial, de un plumazo la Agencia dejó de aplicar los acuerdos alcanzados en la mesa de función pública que se habían venido aplicando a las personas trabajadoras de la Agencia, fuesen funcionarias o no.

El citado acuerdo recogía la implantación de la modalidad de teletrabajo para determinados colectivos una vez que concluyera el estado de alarma. En dicho acuerdo constaba, entre otras cuestiones, que los trabajadores que tuvieran dependientes o menores de 14 años a su cargo podrían continuar desempeñando sus funciones en la modalidad de teletrabajo en el 80% de su jornada semanal, con lo que la modalidad presencial se limitará al 20%, lo que suponía a efectos prácticos un laboral a la semana.

Sin embargo la Secretaría General de la Agencia resolvió denegar todas las solicitudes presentadas, incluso las que ya se estaban disfrutando. Una actitud que no se comparte por este Sindicato, que no han dudado en denunciarla públicamente.

‘La Agencia ha desestimado todas las solicitudes sin tener en cuenta las distintas situaciones personales de sus trabajadores, agravada aún más por el cierre de colegios, campamentos y centros asistenciales’.

La misma ‘mala suerte’ han tenido las personas de riesgo ante el coronavirus. Un simple correo con el siguiente mensaje para todos por igual y vuelta al trabajo: «Todas las personas pertenecientes a la Agencia que hubieran solicitado ser consideradas personal especialmente sensible por especial vulnerabilidad frente al COVID 19 (de riesgo) con independencia de que hayan recibido o no la resolución correspondiente, pueden realizar la actividad laboral presencial sin adaptaciones específicas ni cambio de puestos».

Para la CGT la ASSDA comete una grave imprudencia al no tener en cuenta de forma individualizada la situación actual del trabajador especialmente sensible, que puede tener diferentes patologías con una evolución diferente de cada una, y la situación de riesgo que cada puesto conlleva.

“Hasta ahora el personal de riesgo estaba teletrabajando, minimizando en lo posible el contagio, pero de un día para otro la Agencia decidió que el teletrabajo ya no era posible ni garantizaban el cumplimiento de las tareas”. Lo que deja claro, en opinión del Sindicato que a la Agencia no importa poco la salud de sus trabajadores.

Denuncia el sindicato que no faltan motivos para ir a la huelga. En su opinión la retirada de medidas de protección es uno de los asuntos más preocupantes.

“Desde que se inició la crisis sanitarias hemos presentado diferentes denuncias ante la Inspección de Trabajo por incumplimiento de la ley de prevención de riegos” explica el sindicato y añade que pese a que se acordó con todos los delegados de prevención un protocolo de actuación sobre la hora de reincorporación a los centros de trabajo, la Agencia, -indica-, determinó de forma unilateral hace unas semanas que no era necesario determinados EPIs para los trabajadores sociales que realizan visitas domiciliaria”.

“Aquellas medios de protección que inicialmente eran los necesarios para abordar con cierta seguridad el trabajo diario de los trabajadores sociales, como batas impermeables y pantallas protectoras, ya no se están proporcionando, según la empresa porque no es necesario”.

La agencia consta de 20 centros de trabajo, en los que se realizan tareas muy dispares y de diferente complejidad y riesgo. Desde la atención al público, como las visitas domiciliarias, atención especializada e integral a personas con adicciones hasta la atención telefónica de mayores. Lo que ha supuesto una alta necesidad de adaptación de medidas de prevención para evitar los contagios del coronavirus entre trabajadores y con usuarios de los distintos servicios considerados esenciales para la comunidad. “Una necesidad que no se ha tratado por la empresa con el rigor que se requería. Por ello como sindicato hemos tenido que acudir a la Inspección para garantizar que se respetasen las medidas de seguridad y se acometieran limpiezas con productos específicos se siguieran los protocolos diseñados para el momento”.

En cuanto a las cambios en las condiciones de trabajo, es especialmente delicada la situación en el área de drogodependencia, donde la falta crónica de personal unida al coronavirus ha tensado aún más la vacaciones de fechas porque no se han contratado refuerzos, hay coberturas de puestos esenciales que se han demorado todo lo que la Agencia ha querido. A día de hoy no han recibido formación de cómo trabajar con equipos de protección si se detecta algún caso en la comunidad terapéutica.

En el área de Teleasistencia, el servicio lleva desde el 14 de marzo funcionando a mitad de rendimiento: se le ha instado a la gente a cambiar de turnos, se ha pedido que la gente voluntariamente venga en sus descansos y llamándola dos horas antes de un turno de noche luego no se devuelve como horas extras.

Está claro que tenemos motivos de sobra para parar dos días y más. Esperemos que la Agencia y la Consejería den un paso adelante en defensa de su plantilla, que viene sacando el trabajo desde hace más de una década a coste más barato. Fuente: CGTA en kaosenlared.net