Las residencias vuelven a estar en el centro de la preocupación ante el aumento de casos de coronavirus

El 18% de los usuarios (7.690) de geriátricos madrileños fallecieron entre marzo y mayo.

El servicio de inspección de la Comunidad de Madrid realizó trece intervenciones en las residencias de mayores durante los primeros meses de la pandemia, tal y como revela ElDiario.es.

Esta cifra, insuficiente a todas luces dadas las cifras de contagiados y fallecidos que arrojan los centros de mayores, señalan una clara relajación con las medidas de prevención para contener al virus. La Fiscalía tiene actualmente abiertas en España 178 diligencias civiles y 228 diligencias de investigación a estos centros por hechos vinculados con la situación de los residentes durante la pandemia por la COVID-19.

El aumento de los brotes de coronavirus en las residencias de ancianos ha puesto nuevamente en jaque a este colectivo, uno de los más golpeados por la pandemia tras contabilizar más de 19.600 muertes con COVID-19 o síntomas compatibles en este tipo de centros, según el recuento de RTVE.es realizado con los datos de las comunidades autónomas. 

Desde el inicio de la pandemia, la mayoría de las defunciones en estos centros se han producido en Madrid, Cataluña, Castilla y León y Castilla-La Mancha, También hay residencias afectadas por nuevos brotes en el País Vasco, Castilla y León , Andalucía, Cataluña y Cantabria. Aragón es uno de los puntos que más preocupa al sumar más de 41 brotes activos en residencias.

Una de las residencias que está en el punto de mira es la de Burbáguena (Teruel), que suma 11 trabajadores contagiados (otros 4 guardan cuarentena) y 63 residentes positivos en COVID-19, de los que cuatro han fallecido. El Gobierno de Aragón ha anunciado que llevará la residencia a los tribunales dada «la gravedad de lo ocurrido y los indicios de delito detectados».

El País Vasco también ha sido una de las regiones en la que los brotes han disparado las alarmas, después de que se detectaran más de 50 contagios y un fallecido asociados a un hospital y a una residencia en Basurto. También se registró un infectado en un centro de Aretxabaleta (Gipuzkoa), que falleció. 

El 59% de los geriátricos de toda Catalunya (631 de 1.073) registraron muertes por COVID-19 durante los meses más duros de la pandemia. Según este recuento realizado por el Departament d’Afers Socials de la Generalitat, durante esos meses murieron 4.950 ancianos en estos centros por COVID-19 o con sospecha de padecer la enfermedad. El pasado miércoles, agentes de la Guardia Civil acudieron a las conselleries de Economía, Salut y Afers Socials, por orden del juez, para recabar expedientes vinculados a la compra de material sanitario

Caso aparte es Madrid, pues el 18% de los usuarios (7.690) de geriátricos madrileños fallecieron entre marzo y mayo. Casi uno de cada cinco, pero el Gobierno regional solo ha intervenido 14 de los 710 centros, el 2%. Tampoco ha llegado a medicalizar los geriátricos, como prometió Isabel Díaz Ayuso, al inicio de la pandemia. Tras registrarse pequeños brotes entre residentes y trabajadores, se han restringido las visitas a 44 residencias como medida preventiva.

Fuente: contrainformacion.es