Las asociaciones de vecinos de Madrid crean un mapa colaborativo de incidencias no resueltas de la gran nevada

Con el fin de sacar a la luz problemas ocasionados por el temporal de nieve Filomena en la región madrileña y ante la saturación de muchos de nuestros ayuntamientos y de la Comunidad de Madrid, la FRAVM ha creado un mapa on line en el que cualquier vecino o vecina puede enviar su incidencia a través de un sencillo formulario. En menos de 24 horas, la federación ya ha recibido y publicado más de 500 avisos.

Seis días después del paso del temporal de nieve Filomena por la comunidad madrileña, cientos, miles de calles de nuestros pueblos y ciudades siguen intransitables por acumulación de hielo y nieve, árboles caídos y otros objetos, y tenemos aún comunidades de vecinos aisladas, zonas con problemas de suministro energético y abastecimiento de productos de primera necesidad, con acumulación de basura en la vía pública o ausencia de transporte público, por citar algunos de los problemas más comunes. Los estragos de la gran nevada se están prolongando mucho más de lo razonablemente esperado, en buena medida por la mala previsión de nuestras autoridades y administraciones y, en muchos casos, como sucede en Madrid capital, Leganés o Majadahonda, o con el propio Gobierno regional por una gestión muy deficiente, a tenor de las asociaciones vecinales. Según Quique Villalobos, presidente de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), “hubo imprevisión y lentitud al actuar, de manera que después todo ha sido mucho más difícil de resolver. En la ciudad de Madrid, no parece haberse cumplido el Plan de Emergencias Invernales 2020-21”.

Las incidencias sin resolver se cuentan por millares, para desesperación de las vecindades afectadas, que en la búsqueda de soluciones se topan con unos servicios de avisos de emergencia completamente colapsados. Con el fin de hacer públicos estos casos desatendidos y colaborar en su resolución con las administraciones, la FRAVM ha creado un mapa on line en el que colectivos y particulares pueden publicar su aviso. A pesar de que la organización apenas ha difundido la puesta en marcha de esta herramienta ciudadana, ha recibido y publicado en menos de 24 horas más de 500 incidencias, las cuales puedes ver aquí: aavvmadrid.org/incidencias-nevada-filomena/

Además del mapa y de la relación de avisos con su imagen, esa página web da acceso a un sencillo formulario en el que cualquier persona puede enviar una incidencia relacionada con la gran nevada.

Como se puede ver, las quejas son muy diversas, y van desde árboles caídos que impiden el paso de peatones y vehículos hasta comunidades de vecinos mayores aisladas, pasando por la ausencia de suministros energéticos como butano, falta de agua por roturas de tuberías o acumulación de basura en la vía pública. La mayoría proceden de los barrios y distritos de la capital, aunque no son pocas las de otros municipios como Getafe, Fuenlabrada, Leganés, San Sebastián de los Reyes o localidades de la Sierra. “Se ha dado prioridad a los ejes comerciales y a la movilidad del vehículo privado, dejando relegada la imprescindible movilidad peatonal y de transporte público que representan el 70% de los desplazamientos. Esto ha supuesto el aislamiento efectivo de las personas con movilidad reducida, las que siempre salen perdiendo en estas situaciones”, sostiene Villalobos.

En estas 24 horas, como era previsible, abundan las quejas de familias afectadas por problemas de acceso a los centros de enseñanza de sus hijos e hijas. La FRAVM considera inadmisible que la Comunidad de Madrid y muchos ayuntamientos como el de Madrid no hayan sido capaces de activar un plan eficiente de limpieza de los accesos a colegios e institutos y tengan que ser las AMPA, las familias y el profesorado los que se estén encargando en muchos casos del acondicionamiento de viales para que el alumnado pueda llegar el lunes a sus centros.

La federación vecinal destaca y aplaude el enorme movimiento de participación de la ciudadanía que se ha originado en toda la región como respuesta al temporal Filomena ante una Administración colapsada y muchas veces ineficaz, una ola de solidaridad en la que sus 290 asociaciones vecinales federadas han tenido y tienen un papel esencial, organizando y movilizando a sus barrios para atender a personas mayores, con problemas de movilidad y de todo tipo, al igual que sucedió durante en primer confinamiento de la Covid-19. Fruto de este movimiento son los #CaminosVecinales que nuestras asociaciones y otras redes y colectivos de barrio han despejado y mantenido en todos los distritos de la capital y otras localidades de la región, con el fin de facilitar la movilidad peatonal y conectar lugares estratégicos de los barrios como centros de salud, hospitales, estaciones de Metro, colegios, farmacias o establecimientos de alimentación.

Todo esto lo han hecho a través de citas o quedadas con sus vecinos y vecinas, siempre con muy pocos medios y mucha imaginación. En este marco, la FRAVM agradece la participación de las miles de personas que han formado y siguen formando parte de estas brigadas vecinales de limpieza, así como la colaboración de empresas y comercios locales en esta tarea, que muchas veces han prestado o donado materiales como palas, rastrillos y escobones e incluso contratado vehículos para retirar nieve. Según su presidente, “de no haber sido por la iniciativa vecinal, hoy viernes aún sería imposible poner un pie en la calle”.

Ante la ausencia de sal en estos trabajos, un elemento esencial para mantener los caminos vecinales despejados, recogiendo el clamor de sus asociaciones, durante el fin de semana pasado la directiva de la FRAVM insistió en reiteradas ocasiones a los responsables del Ayuntamiento de Madrid para que habilitara más puntos de distribución, cosa que se produjo aunque de manera diferencial y muy insuficiente, como se ha visto durante toda la semana.

Las acciones de nuestros colectivos se suman a otras muchas iniciativas ciudadanas que han surgido en estos días, como la autoorganización de vehículos 4×4 para trasladar a enfermos de urgencia a los centros sanitarios, y que dan fe de la existencia de una sociedad que responde y se crece ante la adversidad, y es capaz de organizarse por si misma cuando más se necesita.

Fuente: FRAVM

También podría interesarte