La Plataforma por la Escuela Pública pide bajar las ratios por aula y un aumento del profesorado

Ante el próximo curso escolar que comenzará el septiembre, la Plataforma Regional por la Escuela Pública, en la que participa la FRAVM, ha hecho público un comunicado que recoge una serie de demandas dirigidas a garantizar la seguridad sanitaria al mismo tiempo que una enseñanza de calidad en los centros. Entre estas, destacan la finalización de los colegios e institutos inacabados, la reducción de las ratios de alumnos y alumnas en todas las etapas educativas, un incremento de las plantillas del personal docente y la habilitación de una enfermería escolar en cada centro.

AMPAs, asociaciones vecinales y profesionales de la enseñanza están muy preocupados ante el inicio del próximo curso escolar, sin duda uno de los más anómalos de la reciente historia de la región. En este marco, y teniendo muy en cuenta el elevado grado de incertidumbre que provoca la evolución actual de la pandemia de la Covid-19, la Plataforma Regional por la Escuela Pública, después de analizar las necesidades del sistema educativo madrileño y constatar que “las políticas del Gobierno Regional no aportan soluciones a sus carencias”, ha emitido un comunicado en el que exige “una planificación adecuada para el próximo curso escolar 2020-2021, así como que se cuente con la participación de toda la comunidad educativa”.

En aras de esta planificación, la FRAVM, la FAPA Giner de los Ríos, los sindicatos de enseñanza CCOO, UGT, CGT y STEM, el Sindicato de Estudiantes, el Frente de Estudiantes y los Movimientos de Renovación Pedagógica, entidades que componen la citada plataforma, solicitan a la Comunidad de Madrid que garantice los siguientes diez puntos:

1. Una defensa de la Escuela Pública que se materialice en una inversión urgente en la misma. Independientemente de los fondos propios de la Comunidad de Madrid a los que nos referimos, la partida anunciada de fondos estatales dirigidos a educación por parte del Ministerio de Educación y FP, de los que sea beneficiaria la Comunidad de Madrid, deben ser invertidos en la Escuela Pública de gestión directa.

2. La implementación de las necesarias medidas higiénico-sanitarias y de distanciamiento social recomendado por las autoridades sanitarias, incluyendo los suministros y EPIS para toda la Comunidad Educativa, así como el incremento asociado de personal de limpieza, en su caso. Es imprescindible que se concrete un protocolo adecuado ante un posible rebrote de la COVID-19, elaborado con la participación y las aportaciones de la Comunidad Educativa, y la puesta en marcha urgente de los Servicios de Prevención de Riesgos Laborales.

3. Unas infraestructuras terminadas, suficientes y dignas, así como espacios suficientemente dotados.

4. Bajada de las ratios en todas las etapas y enseñanzas que garanticen la seguridad y salud de la Comunidad Educativa.

5. El incremento de las plantillas de personal docente desde el mismo inicio del curso 2020/2021 para poder atender adecuadamente a todos los grupos.

6. El incremento del profesorado especialista para la atención a la diversidad (Pedagogía Terapéutica, Audición y Lenguaje, Compensación Educativa, Orientación y Profesorado Técnico de Servicios a la Comunidad, etc.). Reforzar la dotación a todos los centros de personal de integración social y de técnicos/as educativos. Aumento y refuerzo de los departamentos y equipos de orientación, que colaboren en la detección y tratamiento de los problemas emocionales que pueden presentar niños y niñas ante la situación que han vivido durante el confinamiento.

7. La figura del profesional de enfermería en cada centro educativo.

8. El refuerzo de las plantillas de Personal de Administración y Servicios.

9. La corrección de la brecha digital y social que se ha evidenciado en una gran parte de la población (dotación de recursos, hardware y software, gratuidad enseñanza obligatoria…), así como la formación en competencias digitales de toda la Comunidad Educativa, a cargo de la Consejería de Educación.

10. Hacer de la Inclusión una realidad, priorizando la atención personalizada al alumnado, con especial hincapié en aquellos con necesidades educativas especiales y dificultades de aprendizaje.

Por otro lado, en su comunicado la plataforma asegura que no admitirá “sucesos como los que han ocurrido, por ejemplo, con las Escuelas Infantiles y las Casas de Niños dependientes de los municipios al ver suspendidos los convenios de colaboración por parte de la Consejería de Educación, así como con otros servicios esenciales como puedan ser los comedores escolares, que deben seguir en funcionamiento”.

“La vuelta a las aulas se debe producir con todas las garantías de seguridad, de manera presencial, siempre que la situación sanitaria lo permita, y con los recursos necesarios y adecuados, más aún en una comunidad autónoma que según dice la Administración Regional, es la “locomotora económica” del Estado español. La Escuela Pública es la garante de asegurar la igualdad de oportunidades de todos y todas por lo que trabajaremos para que así sea”, subrayan los colectivos sociales.

“Haremos todo lo que esté en nuestra mano para garantizar que el derecho a una Escuela Pública de Calidad de [email protected] y para [email protected] sea una realidad. En este sentido, y si la administración madrileña persiste en su actitud y en sus propuestas, la Plataforma Regional por Escuela Pública madrileña se verá obligada a tomar cuantas iniciativas y movilizaciones considere para revertir la situación actual en la que nos encontramos”, concluye el comunicado.

Fuente: FRAVM
Imagen: AVIB.