La IA revoluciona la Sanidad en Madrid. ¿Cómo afecta a la privacidad de los pacientes?

Expertos valoran las implicaciones del reciente acuerdo alcanzado por la Comunidad de Madrid con Microsoft y la Fundación 29 para la implementación de Sermas GPT, una Inteligencia Artificial destinada a la detección de enfermedades raras

IAsanidadMadrid

La Inteligencia Artificial se abre camino a pasos agigantados. Si bien ha sido ChatGPT quien ha dado a conocer esta tecnología al gran público, lo cierto es que las inteligencias artificiales ya llevan tiempo haciéndose un hueco en algunos sectores profesionales, aunque fuese de manera experimental o minoritaria.

Uno de los sectores que mejor ha sabido aprovechar las ventajas que brinda la IA es el de la Sanidad. Los avances tecnológicos son fundamentales en este campo para favorecer el trabajo de investigadores y profesionales de la salud, y la inteligencia artificial se ha convertido en un recurso que permite conquistar nuevos horizontes médicos. 

A través del machine learning y el deep learning, los llamados procesos de aprendizaje automático, la inteligencia artificial es capaz de ayudar en la detección y diagnóstico de patologías y en el tratamiento de enfermedades, mejorando las tasas de éxito médico y la experiencia del paciente.

Tanto los pacientes como los hospitales y centros sanitarios han de ser conscientes que el uso de herramientas de IA como Sermas GPT no puede, en ningún caso, afectar a la privacidad

La Comunidad de Madrid apuesta por la Inteligencia Artificial en la Sanidad 

Esta introducción viene al hilo del acuerdo alcanzado por la Comunidad de Madrid con Microsoft y la Fundación 29 para el desarrollo y puesta en marcha de Sermas GPT, una herramienta basada en Inteligencia Artificial destinada a consultas médicas relacionadas con enfermedades raras.

Se trata de un solución cuyo objetivo es mejorar las tasas de detección y diagnóstico de este tipo de enfermedades a través del machine learning y el aprendizaje continuo. Está desarrollada sobre la base de DxGPT, una herramienta de la Fundación 29 a la que se le han añadido algunas nuevas funcionalidades y estará disponible para todos aquellos hospitales madrileños que quieran utilizarla.

Se espera que Sermas GPT esté disponible para su uso en pacientes reales en septiembre, pero aunque ya se está trabajando con ella de forma experimental, todavía tiene que superar la prueba del algodón: ha de ser validada por un Comité de ética médica formado por profesionales de los hospitales Ruber Internacional, San Joan de Deu y del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS).

Lo cierto es que la herramienta no está escapando a cierta polémica. Por un lado, han aparecido informes que no hablan demasiado bien de sus tasas de aciertos y que incluso la tachan de tener ciertos sesgos sexistas. Por otro, está la preocupación sobre cómo puede afectar al uso de este tipo de herramientas al tratamiento de datos relacionados con la salud.

¿Cómo afecta la Inteligencia Artificial a la protección de datos médicos?

Independientemente de los beneficios que la Inteligencia Artificial pueda suponer para los profesionales de la Sanidad y la investigación médica y, por extensión, para los pacientes, su uso también puede suscitar algunas dudas, sobre todo en lo relacionado con la privacidad y el uso de datos médicos.

Para despejarlas hemos contactado con Grupo Atico34, valorada como una de las mejores empresas de protección de datos en Madrid, quienes nos han contado sus impresiones sobre las implicaciones que puede tener para la protección de datos la aplicación de la IA en el sector médico.

“En principio, la normativa de protección de datos deja claro cómo se deben tratar los datos relacionados con la salud. Para las consultoras de protección de datos como nosotros, que estamos acostumbrados a trabajar con centros sanitarios públicos y privados, las inteligencias artificiales no son más que otra herramienta tecnológica más, que debe adaptarse a los protocolos exigibles en materia de privacidad, seguridad e integridad de los datos médicos”, señalan desde la consultora.

Tanto los pacientes como los hospitales y centros sanitarios han de ser conscientes que el uso de herramientas de IA como Sermas GPT no puede, en ningún caso, afectar a la privacidad, y que deben ser los propios centros quienes establezcan las medidas técnicas y organizativas necesarias para garantizar la integridad y seguridad de los datos médicos. 

Por otro lado, hay que tener en cuenta que este tipo de herramientas se van a enfocar a la detección y diagnóstico de patologías. A este respecto, habría que acudir al artículo 9.2 del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), en que se afirma que el tratamiento de datos especialmente protegidos estará permitido cuando sea necesario por razones de interés público en el ámbito de la salud pública, para garantizar elevados niveles de calidad y de seguridad de la asistencia sanitaria y de los medicamentos o productos sanitarios, y para fines de investigación científica. 

Desde Atico34 remarcan que el uso de estos datos médicos “siempre debe hacerse aplicando las medidas necesarias para defender los derechos y libertades del interesado, especialmente el secreto profesional (…) además, los pacientes han de ser conscientes de que pueden revocar el consentimiento para el uso de estas herramientas y que pueden ejercer en cualquier momento su derecho de acceso, rectificación o portabilidad de sus datos médicos”.

Por último, señalar que también es labor de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) velar porque el uso de IAs en hospitales se realice de acuerdo a la ley de protección de datos. Por lo demás, será el tiempo quien dicte sentencia sobre Sermas GPT y sus beneficios para la sanidad madrileña.

Fuente: nuevatribuna.es

.
También podría interesarte