La fiscalía rebaja las acusaciones contra #Los5DeUsera y ya no pide cárcel sino multas

El lunes 30 de septiembre tenía lugar la segunda parte de la vista oral del juicio a #Los5DeUsera, cinco personas que fueron detenidas el 27 de junio de 2014 cuando trataban de parar un desahucio y para las que la fiscalía pedía nada menos que 18 meses de cárcel por cabeza.

La vista oral se inició el pasado 17 de septiembre pero fue interrumpida, a petición de la fiscalía, por la ausencia de uno de los testigos de la acusación. Esto por sí mismo no deja de ser una irregularidad pues da pie a que los otros testigos de la acusación informen de lo sucedido durante el juicio al testigo que va a comparecer dos semanas después. Es lo que en términos judiciales se denomina “contaminar».

Pues con esta peculiaridad se realizaba esta mal llamada segunda parte. Ya en la primera sesión, la del 17 de septiembre habían declarado los acusados y los testigos de la defensa así como varios de los de la acusación. Las fuentes y el testimonio de la acusación, los policías que ejecutaron el desahucio y realizaron las detenciones, están plagado de contradicciones. Quizá las más reseñables son que la acusación policial sitúa a todos los acusados dentro del inmueble cuando hay videos e imágenes que demuestran que varios de ellos fueron detenidos en la calle, en una concentración de protesta que había frente al edificio. Hay otras contradicciones como que los policías que han denunciado haber sido agredidos -la acusación inicial es por atentado- no se acuerdan de donde fueron golpeados y dónde sufrieron las hipotéticas lesiones o que sitúan dichas lesiones en partes del cuerpo que no coinciden con las que indicaron en su momento. Afortunadamente el tribunal admitió como prueba de la defensa uno de los videos de la detención que desmiente fuera de toda duda todas las acusaciones. 

El 30 de septiembre, en la segunda sesión, como consecuencia de las evidencias que recoge el vídeo, la fiscalía, que en un primer momento situaba a todos los acusados en el interior del edificio, ha tenido que pergeñar otro auto de acusación y ya habla de detenciones que se produjeron en el exterior del edificio. Igualmente y suponemos que debido a la abrumadora cantidad de pruebas en contra del relato de la acusación policial, la propia fiscalía ha renunciado al cargo de «atentado», que sostenía las peticiones de cárcel y ahora ya solicita únicamente «resistencia» por lo que ya no pide cárcel para los acusados aunque sí multas e indemnizaciones para los policías antidisturbios supuestamente lesionados.

La segunda sesión de la vista oral ha consistido en la declaración del testigo de la acusación que faltaba -un antidisturbio que participó en el despliegue del desahucio- tras la que las defensas de los cinco acusados han realizado sus correspondientes alegatos en los que han insistido en la inconsistencia del auto policial y en la incompatibilidad de los testimonios de la acusación con el video de lo sucedido. Igualmente los abogados defensores han insistido en el hecho de que está probado que fue la policía quien provocó los incidentes y en que los desahucios vulneran no solo los derechos humanos sino también la propia legislación española.

Ahora toca esperar la decisión del juez y su sentencia.

Todo este juicio al final no deja de ser un vano intento de tapar un hecho nefasto y espantoso. Que un banco rescatado como Kutxabank desahució a una familia de tres menores y dos adultos. La acusación policial un intento de amedrentar a quien trata de un modo escrupulosamente pacífico de evitar los desahucios. Pero esos intentos de reprimir y de amedrentar son en vano. La represión no podrá naturalizar y hacer que nos deje de parecer un horror que se desahucie a familias y que a miles de personas se les niegue un derecho fundamental como es el derecho a la vivienda mientras nuestras ciudades están llenas de viviendas vacías.
Fuente: asambleadecarabanchel.org

Y tú que opinas sobre este artículo?

avatar
  Suscribir  
Notificar de