La empresa que reformó la sede del PP fue avisada de que iba a ser registrada para que manipulase la información

Cuando entraron los investigadores a la empresa hallaron modificada “toda la documentación contable y mercantil”

Tal y como informábamos este martes, la empresa Unifica, que realizó la remodelación de la sede nacional del PP con dinero de la caja «b» no declaró a la Hacienda Pública todos los ingresos que recibió con respecto a estas obras, tal y como han declarado los funcionarios de Hacienda que comparecían por tercera jornada consecutiva en la vista oral.

En la sesión de este lunes han señalado que algunos de los ingresos que percibió el despacho de arquitectos directamente fueron ocultados a la Hacienda Pública, mientras que sí fueron declarados todos los gastos.

El juez instructor, Pablo Ruz, reclamó a Hacienda un informe sobre las cuotas presuntamente defraudadas por Unifica y se tuvieron en cuenta tanto los apuntes manuscritos del extesorero del PP Luis Bárcenas sobre la contabilidad paralela del partido como toda la documentación emitida por el estudio de arquitectos.

Aunque nunca se encontró una factura con el mismo concepto o importe que lo que se apuntó en los conocidos como ‘papeles de Bárcenas’, sí que se consideró como «indicio de un doble sistema de pago», uno dentro del circuito económico legal y otro en ‘b, con importes distintos.

La Agencia Tributaria señaló que la compañía, dirigida por el arquitecto Gonzalo Urquijo, habría dejado de ingresar a la Hacienda pública unas cuotas que en cuatro ejercicios superan los 120.000 euros, límite establecido por el Código Penal para el delito fiscal. Se trataría, en concreto, del Impuesto de Sociedades correspondiente a los años 2006 y 2007 y del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) de 2009 y 2010.

Chivatazo a la empresa que reformó la sede del PP

Ahora, según informa cadena SERtanto discutieron y de forma reiterada los expertos contratados por Unifica y los letrados de las defensas en la sesión de este martes que uno de los inspectores, el perito NUMA 40.757, dijo en un momento dado: «Les voy a explicar yo cómo fue el registro».

A pesar de que los letrados de las defensas trataron de interrumpir al experto y casi convencen al presidente del tribunal para silenciar al testigo, el perito pudo continuar y aseguró que «el registro fue de todo menos sorpresivo».

Tal y como relató al entrar en la sede de Unifica se encontraron a la vista «los justificantes de las irregularidades con el partido en b», que «estaban esperando a que fuesen registradas para que fueran obtenidas por el auxilio judicial». Añadió que encontraron «en una planta diáfana que aquella mañana debía estar trabajando y en cambio se encontraba despejada» una «carpeta blanca con anillas» con información justificativa de aquellas irregularidades. «Mucha casualidad» afirmó irónico el perito quien señaló que por su experiencia «en los registros sorpresivos se tardan horas e incluso días para obtener información y a veces concluyes y no sabes si la has conseguido».

Según el perito todo estaba preparado y se mostró convencido de que no solo habían hecho «cuadrar toda la información contable» sino también la mercantil que «pusiera en evidencia la existencia de un circuito en b» con el Partido Popular. Para finalizar, el perito señaló de forma rotunda que hubo información previa a Unifica para ese registro.

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía Nacional también avisó al juez del chivatazo a Unifica, que solo pudo llegar del mismo juzgado central de instrucción número 5 de la Audiencia Nacional que ordenó la diligencia, de la Fiscalía Anticorrupción, la propia UDEF o la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

Después de aquella filtración el juez Ruz escarmentó y en diciembre de 2013 llamó a su despacho al inspector Manuel Morocho, a otro de sus compañeros en la Policía Nacional y al secretario judicial y les envió al número 13 de la calle Génova para efectuar un nuevo registro si no les daban la información requerida.

En ese registro los registrados sí fueron sorprendidos y se pudieron conseguir las pruebas que reforzaban la acusación de que las obras de la sede nacional del PP fueron pagadas con dinero negro.

Fuente: Luna Izquierdo en contrainformacion.es

También podría interesarte