La carta de una vecina del barrio de Salamanca a Aguado: «Mis trabajadores esperaban ayuda sanitaria y recibieron confinamiento»

“Lo que debe garantizar para que las empresas funcionen no es Guardia Civil, es más Salud pública”, señala la vecina del barrio pudiente.

La usuaria de Twitter @ladypalo, una mujer empresaria de 50 años y vecina del Barrio de Salamanca, se ha convertido en tendencia en Twitter tras escribir una carta al vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, a través de un hilo en dicha red social.

«Buenos días señor Aguado, pese a ser vecina cercana de la calle Núñez de Balboa, me dirijo a usted, no con una cacerola en la mano, sino con una herramienta mucho más poderosa, aunque haga menos ruido: los argumentos», comienza la carta.

A continuación, la usuaria se describe como una mujer de 50 años, con una empresa y que vive en El Barrio de Salamanca. Una descripción con la que cumpliría «todos los requisitos para ser considerada una persona que tendría que estar cercana» a la «manera de pensar» y a la «gestión de la pandemia» de Aguado.

La mujer recuerda las palabras del político de Ciudadanos cuando afirmó que había que elegir entre “ser virus o vacuna” y señala que ella ha «elegido» ser vacuna, porque va de casa al trabajo cruzando dos calles y su entorno es reducido. Pero «y mis empleados, que viven en a Ciudad Lineal, según usted ‘eligen’ ser virus», ha criticado. Junto al mensaje ha publicado unas imágenes del metro de Madrid en donde no se guarda la distancia de seguridad.

La usuaria cuenta como cada día sus empleados acuden a trabajar «en metros atestados, con frecuencias mínimas de 5 minutos entre trenes» y aprovecha para recordarle a Aguado que “el servicio de transporte público en Madrid es responsabilidad directa del gobierno de Diaz Ayuso que usted, señor Aguado, sostiene”.

«Usted, señor Aguado, ha demostrado con sus palabras de ayer, o bien que vive en una burbuja y es inconsciente o bien que es una persona que deliberadamente ha ‘elegido’ qué ciudadanos son virus: los más pobres, la clase media baja, los trabajadores. Llámelo X», critica la mujer.

Y continua lamentando que sus trabajadores esperaban “ayuda sanitaria y recibieron confinamiento, toque de queda y promesas de más policía”.

“Entonces señor Aguado, explíqueme algo que realmente me tiene confundida: ¿cómo yo soy una empresaria que vive en un barrio rico soy ‘vacuna’ y mis empleados, las personas más buenas, leales y honestas que conozco, y que sostienen mi empresa, son unos apestados?”, le pregunta directamente al vicepresidente. 

La usuaria critica entonces las nuevas medidas tomadas desde la Comunidad y se pregunta si va a ser un guardia civil el que impida que se contagien los «vacunas» cuando sus trabajadores vengan en un metro abarrotado.

Además @ladypalo defiende que la salud de sus empleados es un derecho y que su salud es la garantía también de que su empresa funcione y de que ella misma no se contagie.

«Así que, empleando argumentos liberales, usted lo que debe garantizar para que las empresas funcionen no es guardia civil, es más salud pública», responde la empresaria señalando que ni siquiera habla de que las personas tienen derechos que el Estado debe proteger (argumentos menos liberales y más socialistas) sino desde argumentos liberales, que es lo que Aguado «se proclama». «Entiendo que así comprenderá mejor mis palabras», insiste.

La mujer utiliza la carta para explicarle a Aguado que las PYME son, en muchas ocasiones, una familia y le hace una propuesta: «Sea usted responsable, sea un servidor público, que lo es, electo democráticamente, que lo es, y deje de colaborar con un gobierno que propone ideas de bombero pirómano”.

Y concluye el hilo: «Si de veras es usted liberal, auténtico, pensaría que el bien común es un beneficio para el bien individual. Un trabajador que venga contagiado, por mucha guardia civil que ponga, cierra mi empresa. Ponga usted más servicios sanitarios en esos barrios y déjese de aspavientos.

«Le he hablado de empresaria a liberal. De ciudadana “vacuna” a político que supuestamente me debería agradar porque mi barrio rico no está confinado. Estas palabras que yo le he dedicado son lo más suave que va a oír en mucho tiempo. Le recomiendo seriamente que empiece a pensarse mejor esos socios de gobierno con que sale usted al ruedo, señor Aguado. Porque la aporofobia, el franquismo social y el clasismo, no son liberales. Sea usted un buen liberal. Lea a John Stuart Mill. Sea buena persona. Un saludo», zanja. Fuente: contrainformacion.es