Investigaciones policiales detectan una campaña de bulos para deslegitimar las próximas elecciones

Desde La Comisaría General de Información de la Policía Nacional y el departamento de Seguridad Nacional vigilan una campaña masiva de bulos organizada que busca introducir el mensaje de que las futuras elecciones autonómicas y locales del 28 de mayo serán amañadas.

El comienzo de esta retórica expandida por las redes puede seguirse hasta principios de abril y ha ido en aumento desde entonces. La transmisión de esta retórica está siendo diseminada mediante las redes sociales y grupos de mensajería, amplificando su exposición frecuentemente por cuentas falsas y/o automatizadas ligadas a la ultraderecha.

Éstas cuentas tienen conexión y encuentran un propicio entorno en grupos que siguen las premisas del negacionismo climático, las teorías de la conspiración y las ideas antivacunas, entre otros espacios repletos de creencias pseudocientíficas. Los investigadores sospechan que esta campaña que va en aumento puede ser una fase temprana de unas campañas encadenadas que en su crescendo llegue hasta nuevas cotas en dirección a influir en las elecciones generales.

Las herramientas usadas son bien conocidas, tergiversando noticias, creando bulos e insinuaciones que no se contrastan pero que mediante el uso de una retórica conspiracionista consigue calar en las emociones tanto de quienes comparten el argumentario de la extrema derecha como de las que no. Las Fuerzas de Seguridad del Estado han delimitado dos narrativas diferentes unidas en el marco del “pucherazo”, palabra que se usa para extender el mensaje unido a planes ocultos y medias realizadas por el Gobierno para amañar las elecciones.

Una de las líneas de argumentación que se usa es la de que el gobierno ha ampliado el censo electoral con inmigrantes o residentes en el extranjero. La otra es la de la manipulación del proceso de recuento y fiscalizado de la empresa encargada Indra.

Los instigadores de este argumentario es bien conocido. El grupo de Telegram de conocidos propagandistas de la extrema derecha como Alvise Pérez, la cuenta de Vox Hispánica o la Asociación Plataforma Elecciones Tansparentes dirigida por Pilar Balserga, entre otros.

Casualmente estos grupos y personas han sido anteriormente promotores de teorías y narrativas en contra de los métodos y registros durante la pandemia y contra la vacunación. Los investigadores hacen hincapié en que la campaña busca dudar de las elecciones mediante injurias, calumnias y que pueden dar lugar a expresiones de odio o violencia contra personas o colectivos, incurriendo entonces en delito.

Se busca el uso de la xenofobia y de las teorías de conspiración que calan en ambientes de la derecha y ultraderecha, pero usando el apoyo de noticias reales como el asalto y robo en Melilla de carteros con documentos electorales que han hecho reforzar a éstos a tener escolta policial.

Elecciones, bulos y extrema derecha

Ya en 2011, a finales del gobierno del PSOE, el jefe de Gabinete del presidente José Enrique Serrano tuvo que contestar por escrito a los bulos que aún hoy se emiten en el Congreso sobre los chemtrails. El texto fue emitido por escrito por Pilar Baselga, quien durante la pandemia afirmaba que las vacunas eran realizadas con tejidos humanos de abortos. Y es la misma que prodiga sobre las malversaciones de la empresa de conteo electoral Indra.

Los agentes dan la alarma de que estas campañas de desacreditación de las elecciones tiene apoyo institucional y no solo el de la extrema derecha. Ya Iván Espinosa de los Monteros en 2022 denunciaba en Europa Press que el Gobierno “está llevando a cabo un asalto al poder”.

El 18 de abril, el propio Antonio Narváez, fiscal y ex magistrado del Tribunal Constitucional, insinuaba argumentos parecidos en el que el gobierno había deteriorado las instituciones “desde el Constitucional hasta el tribunal de cuentas… incluso se habla de alguna industria como Indra, que es la que controla informáticamente los procesos electorales”

Estos movimientos no nos son nuevos y es que desde la toma del Capitolio por parte de una multitud tras las elecciones en Estados Unidos en unos comicios que ganó Joe Biden y el papel del ex presidente Donald Trump podría haber sido crucial. Las denuncias de manipulación por parte de Biden en las elecciones que fueron diseminadas por redes sociales o por canales de noticias ahora declarado culpable de mentir como Fox News.

También se podrían citar los eventos producidos en Brasil, donde una turba de seguidores de Bolsonaro asaltaron los tres poderes exigiendo a los militares un golpe de estado y en las que las denuncias de injerencia extranjera y campañas de desinformación y fakes news dieron paso a una revuelta por parte de militares en apoyo de Jair Bolsonaro tras las elecciones en las que se le otorgó la la victoria a Lula da Silva.

Y es que la extrema derecha no puede ser separada de esta retórica conspiracionista que se apoya con fuerza en el negacionismo científico y en noticias falsas y bulos que refuerzan esta tesis y generan un sesgo de confirmación entre toda una masa de seguidores, que se ven envueltos en una espiral de extremismo y de odio que puede tener terribles consecuencias.

Fuente: JuanCastro en aldescubierto.org
Foto: Archivo de nuevatribuna.es

.
También podría interesarte