Inspección de trabajo da la razón a los maquinistas de Metro y prueba que están expuestos al amianto

La presencia de amianto en la red de suburbano sigue siendo una causa de lucha de los sindicatos. Inspección de Trabajo dio ayer un espaldarazo a su trabajo confirmando que también estuvieron expuestos a este material.

Tanto la Seguridad Social como la Inspección de Trabajo confirmaron ayer, 5 de agosto, lo que los maquinistas de Metro llevaban denunciando hace años: que el colectivo ha estado y sigue expuesto al amianto. Inspección da un mes de plazo a la dirección de Metro, dependiente del Consorcio de Transportes de la Comunidad de Madrid, para que incluya de forma obligatoria a los maquinistas dentro de los protocolos de vigilancia y detección.

El Sindicato de Maquinistas de Metro de Madrid ve así probada su denuncia y reclama la necesidad de la realización del TAC de forma obligatoria y la vigilancia continuada de este colectivo, tanto de quienes han abandonado la actividad laboral como quienes siguen trabajando en el suburbano.

En enero de 2020, se constataba la primera muerte de un maquinista relacionada con el asbesto en el Metro de Madrid. R.H.E. falleció como consecuencia de un tipo de cáncer ─mesotelioma pleural maligno─ desarrollado por exposición al amianto. La Seguridad Social reconoció en este caso la enfermedad laboral.

Las víctimas hasta ahora han sido en su mayoría trabajadoras de mantenimiento pero, como ha constatado Inspección de Trabajo en la nota publicada ayer, también los maquinistas estuvieron expuestas al amianto durante 40 años. Metro sabía al menos desde el 1991 la existencia de amianto en la red de metro, trenes y estaciones y conocía los peligros que esto conllevaba para la salud de los trabajadores. Sin embargo, como explicó El Salto en 2019, un informe de la sección especializada en siniestralidad laboral de la Policía Municipal de Madrid fija con más anterioridad el año desde el que Metro de Madrid sabía de la existencia de amianto en sus infraestructuras: 1984.. En 2003, un informe obligaba a la empresa expresamente a eliminarlo pero no fue hasta 2019 cuando la compañía, de titularidad pública, reconoció la existencia de esta materia en la red.

Las muertes en 2018 de dos trabajadores, Antonio Morán y Julián Martín fueron las primeras reconocidas oficialmente en relación al amianto. En julio de 2019, la Fiscalía de la Comunidad de Madrid presentó una denuncia contra siete cargos del área de prevención de riesgos laborales de Metro de Madrid por un presunto delito de homicidio imprudente en los casos de Morán y Martín y otros perjuicios a cerca de 900 trabajadores de la empresa.
Fuente: elsaltodiario.com
Foto: David F. Sabadell