Hagamos que nuestros barrios sean un espacio LGTBI seguro

Ante los últimos acontecimientos respecto a la ley Trans y el discurso LGBTfobo de la extrema derecha, desde la Asamblea Popular de Carabanchel mostramos nuestro apoyo a todas las personas LGBT, no solo del distrito, sino de toda la región, y nuestra intención de denunciar la LGBTfobia y hacer de nuestros barrios un espacio seguro para ellas.

En los últimos meses, y en especial en el último año, se han vivido auténticos momentos de odio y discriminación hacia cualquier persona LGBT (y en especial hacia las personas trans) que guardan, además, una cierta protección institucional al permitirse discursos de odio por parte de la extrema derecha en las instituciones, no solo de Madrid, sino de todo el territorio estatal.

Hemos tenido que observar un auténtico espectáculo con la llamada «Ley Trans», la cual garantiza varios derechos del colectivo trans y una agilidad burocrática en el cambio legal, espectáculo que solo ha conseguido que se atrasara cada vez más y más una ley que es necesaria para el colectivo. Esta ley, además, ha sido atacada por grupos que dicen ser feministas y por personalidades de dicho movimiento, las cuales gozan de impunidad en la televisión para mostrar sus discursos de odio.

Se ha vuelto a poner sobre la mesa debates que, si no estaban muertos, al menos estaban olvidados por la sociedad, como la del matrimonio igualitario; la adopción homoparental y el reconocimiento de la maternidad para las madres no gestantes; se ha llegado a negar la existencia de las agresiones LGBTfobas e, incluso, se quiere instaurar el llamado «pin parental» con el cual algunos padres podrían boicotear charlas LGBT y de sexualidad en los colegios e institutos, desamparando a ese alumnado que necesita escuchar que no está solo y prohibiendo que nuestros hijos e hijas se informen sobre el sexo seguro y las relaciones sexuales.

Se habla mucho de la diferencia que hay entre ser LGBT en el mundo rural y el urbano. Sin embargo, hablamos muy poco de la diferencia que hay entre serlo en los barrios obreros y en el centro de la ciudad. Chueca es el «barrio gay» por excelencia, y ha sido vendido como el único lugar LGBT seguro de Madrid. No es casualidad que muchos opten por mudarse lo más cerca posible.

Pero, igualmente, los propios vecinos y vecinas de Carabanchel podemos hacer mucho para que nuestros barrios sean espacios seguros: no nos callemos cuando veamos que alguien insulta a una persona por su orientación o identidad sexual, reaccionemos ante la LGBTfobia en todo momento y defendamos que en nuestras escuelas públicas se eduque a nuestros hijos e hijas en la diversidad sexual. En nuestra mano está dar el primer paso.

Desde la Asamblea Popular de Carabanchel reclamamos que los barrios obreros sean también lugares seguros para el colectivo. Siendo los distritos más poblados todos obreros, es lógico pensar que albergan mayor población LGBT. Reivindicamos, por tanto, que se acabe con la LGBTfobia y la invisibilización de la diversidad sexual en nuestros barrios. ¡Que los barrios populares y [email protected] sean espacios LGBT seguros!

Fuente: asambleadecarabanchel.org

También podría interesarte