Gigantes y Cabezudos en las Fiestas de San Isidro

Los primeros datos de los gigantes en Madrid corresponden a las procesiones del Corpus, en la Baja Edad Media. Desde entonces y de manera inconstante, los gigantes han paseado por las calles de la capital mientras los cabezudos trasteaban con los niños.

Durante la primera mitad del siglo XX aparecieron y desaparecieron diferentes grupos de gigantes y cabezudos. A mediados de la década de los sesenta, siendo alcalde Arias Navarro, se decidió dotar a Madrid de una comparsa de gigantes y cabezudos a la altura de la ciudad. Por ello acudieron a los artistas falleros de Valencia, incluyendo Regino Mas, quien construyó los ocho gigantes y seis cabezudos que fueron encargados por el Ayuntamiento de Madrid. Esta fue la última obra del fallero, y es una de sus pocas obras conservadas, junto con los Ninots indultados que aún se pueden visitar en Valencia.

El 13 de mayo de 1967 se, coincidiendo con el inicio de las fiestas de San Isidro de ese año, Madrid estrenó la comparsa vestida por Manuel Comba y contextualizada por Tomás Borras, cronista de la Villa. En la década de los ochenta la familia aumentó pero luego fue entrando en una pronunciada decadencia. En 2003 comenzó a gestarse la recuperación de las figuras. Sin embargo, pese al impulso recibido, no fue suficiente. Fue entonces cuando, en 2010, un grupo de jóvenes decidió crear la Asociación Comparsa de gigantes y cabezudos de la Ciudad de Madrid.

Los primeros seis gigantes (El Julián, la Maripepa, Alfonso VI, La Latina (Beatriz Galindo), El Alcalde de Móstoles (Andrés Torrejón) y Manolita Malasaña) fueron creados por Regino Mas. Originalmente eran ocho pero Muhammad I y La Arganzuela (Sancha Daganzuela) desaparecieron y fueron recuperados en 2003.

La Maripepa, El Julián, Alfonso VI, La Latina, El Alcalde de Móstoles, Manolita Malasaña, Muhammad I y La Arganzuela
(todo parecido con algun político actual es pura coincidencia)

La altura de los gigantes oscila entre 3,5 m de la Latina hasta 3,9 m de Alfonso VI y el peso entre los 25 kg de Maripepa hasta los 55 kg del Alcalde Móstoles. Para que los gigantes puedan bailar se necesita la participación de dos personas (giganteros) por figura, que van rotando, un baile cada uno, hasta el final de las actuaciones.

Luis Candelas, La tía Javiera, Cúchares, El Melonés, Juana Calderón la Marizápalos, El Francesillo, Doña Cundís y Lola la naranjera
(todo parecido con algun político actual es pura coincidencia)

En cuanto a los cabezudos: Luis Candelas, La tía Javiera, Cúchares, El Melonés, Juana Calderón la Marizápalos, El Francesillo (Francés de Zúñiga), Doña Cundís y Lola la naranjera. Seis de los ocho cabezudos fueron elaborados por Regino Mas, los otros dos se atribuyen a un artista madrileño de los años 90. Destaca el picador, que aparte del cabezudo tiene un caballo de gran valor artístico y que le dota de gran espectacularidad. Los cabezudos suelen tener un peso moderado, cercano a los 5 kg, pero en algunos casos ese peso aumenta por los elaborados sombreros que manejan.

Los Gigantes y cabezudos no van solos. Van acompañados de varios grupos de dulzaineros que amenizan los bailes y marcan el ritmo del desfile. La comparsa tiene un grupo habitual que es el de “Los soplillo”, de Madrid, que acompaña a la asociación desde el año 2010. Las revoladas y valses acompañan a San Isidro y sus amigos cuando Paquillo y sus mozos deciden darle a la dulzaina.

En determinados momentos como en el Pregón anual de San Isidro, viene a acompañar a la comparsa una banda de dulzaineros de Estella (Navarra) que ayudan, con su tono de dulzaina más dulce, a crear momentos mágicos en las fiestas de Madrid.

Fuente: es.wikipedia.org
Foto portada: Capturas vídeos @carabanchelnet
Fotos: Gigantes y Cabezudos de Wikipedia, montaje de @carabanchelnet
Youtube: 2017-Francisco Marcos, 2019-gigantesycabezudosdemadrid.com, Desfile-Jose Angel Fresneda


También podría interesarte