El barrio de Letras consigue que el Ayuntamiento ceda parte de Gobernador 39 para un nuevo centro de salud

Han sido necesarias decenas de manifestaciones y concentraciones, recogidas de firmas y actos de todo tipo para lograrlo, pero por fin, el pasado 31 de diciembre, el Ayuntamiento de Madrid aprobó la cesión a la Comunidad de Madrid de una parte del inmueble que otrora albergara el centro social La Ingobernable para trasladar el viejo y deteriorado centro de salud de Letras. “Esto es un logro del movimiento vecinal, de todas y cada una de las personas que semana tras semana, se movilizaron y ejercieron la presión necesaria, y de cuantos nos han acompañado y ayudado en este largo tiempo”, aseguró Víctor Rey, presidente de la Asociación Vecinal de Sol y Barrio de Las Letras tras conocer la buena nueva.

El pasado viernes, en el último pleno municipal del año la corporación aprobó los Presupuestos Municipales para 2022, y con ellos dos medidas que supondrán una mejora notable para la calidad de vida de la vecindad de esta zona del distrito Centro de Madrid: la citada cesión a la Consejería de Sanidad y la construcción de un equipamiento cultural en el mismo espacio en diálogo con los vecinos y vecinas. Para la adaptación del inmueble, que se encuentra entre la calle Gobernador 39 y Prado 30, el Consistorio ha designado una partida de 300.000 euros. Dadas sus dimensiones, además del traslado del viejo centro de salud del barrio, la entidad vecinal siempre ha defendido que una parte sea destinada a una biblioteca pública. Paradójicamente, a pesar de su nombre y de ser cuna de importantes literatos, el barrio de Las Letras carece de un equipamiento de este tipo.

“Sin duda es una respuesta favorable, aunque muy retrasada y forzada, a nuestras reivindicaciones históricas sobre este edificio. Sin duda lo hemos conseguido y por ello nos alegramos y compartimos con todas las personas, entidades y grupos que han apoyado y trabajado para que esto fuera así”, indicó Rey el mismo viernes.

“A Martínez Almeida no le quedaba otra. La movilización de los vecinos y vecinas, el apoyo de grupos políticos, entidades e instituciones, y la necesidad apremiante de resolver un conflicto que cada día ha ido creciendo, exponiéndose en foros e instituciones donde se evidenciaba el sin sentido y el incumplimiento de sus falsos compromisos electorales, le han obligado a capitular por encima incluso de otros intereses que se estaban manejando en su propio partido y en Ciudadanos”, subrayó el portavoz vecinal, antes de “reconocer el papel que ha jugado el Defensor del Pueblo, el Embajador de España ante la Unesco, la FRAVM, asociaciones y entidades que aunque desconocidas han aportado su granito de arena, los sanitarios del Centro de Salud Alameda, los partidos políticos que desde el principio nos apoyaron y fueron nuestro altavoz en el ámbito institucional, y también de algunos medios de comunicación, pocos eso si, que se hicieron eco de nuestras reivindicaciones”.

“Hoy empezamos desde la casilla de salida, y el camino será largo y seguramente lleno de dificultades y posiblemente algunas zancadillas. Y para eso tenemos que estar preparados y no bajar la guardia: habrá que hacer un seguimiento de los tiempos y procedimientos, sentarse con el Ayuntamiento para establecer que dotaciones culturales – vecinales se van a implementar en el edificio, al margen del centro de salud , y que esas dotaciones sean respuesta a las necesidades vecinales y no ocurrencias de alguna concejala”, aseguró el presidente de la asociación vecinal.

Desde que fuera desalojado el Centro Social La Ingobernable, en noviembre de 2019, la Asociación Vecinal de Sol y Barrio de Las Letras, con el apoyo constante de la Asociación Vecinal La Corrala de Lavapiés, ha organizado todo tipo de acciones para reclamar la construcción de un nuevo centro de salud en el edificio. Además de diversas concentraciones, manifestaciones y performances callejeras (como una inauguración simbólica del equipamiento sanitario), hace un año registró en el Ayuntamiento más de 6.500 firmas en papel de vecinos y vecinas con la solicitud de cesión del inmueble.

Más de 22.000 personas de Embajadores y Letras están adscritas al Centro de Salud de la calle Alameda, un espacio que desde hace tiempo presenta problemas de salubridad, accesibilidad y seguridad, razones por las que la Comunidad de Madrid y también las asociaciones vecinales de estos barrios consideran prioritario su cierre y traslado.

Fuente: FRAVM