El agujero que ha dejado el PP en los servicios públicos, ¿una lección aprendida en tiempos de COVID-19?

La lucha contra la COVID-19 ha puesto a prueba los servicios públicos en España que sufrieron graves recortes durante los gobiernos de Rajoy (2011-2018), tanto en sanidad como servicios sociales o educación.

En un momento en que los servicios públicos han adquirido un protagonismo esencial en la lucha contra la pandemia de la COVID-19 en España no viene de más recordar la merma que sufrieron durante los años de gobierno de Mariano Rajoy, tanto en la Administración Pública, como en educación, sanidad y servicios sociales, también en términos de precariedad y temporalidad en el empleo, cambiando asalariados públicos por privados no asalariados de los que posiblemente hayan salido muchos falsos autónomos.

Los servicios públicos en España experimentaron durante el periodo 2011-2018 una fuerte caída en términos de personal y de horas trabajadas que, por contra, engordó el sector privado, tal y como se pone de manifiesto en un informe ‘Los servicios públicos. Tractores en crisis o negocios privados’, elaborado por Enrique Negueruela, asesor de la Secretaría Confederal de Empleo y Cualificación Profesional de CCOO.

En la actualidad, solo 2 de cada 3 horas de trabajo de servicios públicos está en el ‘sector público’

En dicho estudio, con datos de 2019, se analiza todo el sector público en su conjunto, que incluye, según la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE*), desde la administración pública, defensa y seguridad social, pasando por educación, actividades sanitarias y servicios sociales tanto en su vertiente pública como privada.

“Desde el PP se ha entendido la colaboración público-privada como el trasvase de trabajo del sector público al sector privado, manteniendo su volumen. No más servicios públicos sino servicios públicos más privatizados”, señala el autor.

En la actualidad, solo 2 de cada 3 horas de trabajo de servicios públicos está en el ‘sector público’.

Entre los años 2011 y 2017, se congela el volumen de trabajo de los servicios públicos perdiendo un 5,9% de su volumen de empleo (6 millones de horas o el equivalente a 161.445 puestos de trabajo a tiempo completo). Al tiempo, el sector privado creció en 5,8 millones de horas, el equivalente a 154.712 puestos a tiempo completo.

En ese mismo periodo, en educación, sanidad y servicios sociales, el PP recortó un 2,9% de volumen de trabajo (1,6 millones de horas), aumentando el sector privado en 5,7 millones de horas. En empleo, el recorte fue de un 4,8% (74.140 personas menos), la práctica totalidad corresponde a empleo fijo.

Entre 2011 y 2017, como el porcentaje de crecimiento del volumen de empleo era significativamente mayor que el de trabajo, para paliar la diferencia aumentó la tasa de parcialidad.


ADMINISTRACIÓN PÚBLICA

Durante los ochos años de gobierno del PP que coincidieron con la crisis económica, solo en la Administración Pública (CNAE 84) se redujo en un 11,4% las personas ocupadas, esto es 162.125 personas menos, derivado de la congelación de plantillas y de la no reposición de las bajas.

Esta merma contrasta con el periodo anterior del PSOE, cuando aumentó el personal en casi 156.000 personas (un 12,3% más).


SANIDAD

Los datos de este estudio ponen negro sobre blanco el fuerte impulso que se ha dado a la sanidad privada a costa de la pública bajo los gobiernos del PP.

Las actividades sanitarias en 2019 tienen un volumen de trabajo de 38,8 millones de horas y 1,1 millones de personas ocupadas. El sector privado supone el 38,7% de todas las horas y el 40,4% de todas las personas ocupadas.

Entre 2008 y 2011 (Gobierno del PSOE) crece el volumen de trabajo un 6,8%, 2,5 millones de horas, de las que el 58,8% fueron al sector público; mientras que entre 2011 y 2017 el volumen de trabajo creció un 7,3%, 2,5 millones de horas más de las que solamente 327.956 horas, el 13,0%, fueron al sector público y los 2,2 millones de horas restantes al privado.

El PP transfirió 1,2 millones de horas al sector privado

En el periodo 2008 -2019 el volumen de trabajo en sanidad ha aumentado un 20,2%, hay 6,5 millones de horas más, de las que el sector público ha trabajado 3,0 millones, el 45,5%, y el sector privado 3,5 millones de horas, el 54,5%.

El aumento experimentado desde 2008 en el volumen de trabajo de la sanidad no ha caído a favor de la pública sino de la privada con una transferencia de 1.246.348 horas.

Tampoco en cuanto al empleo, ya que en vez de los 79.033 empleos más en el sector público, deberían haber sido 53.812 más.


SERVICIOS SOCIALES

La merma de los servicios sociales pone en el ojo del huracán a las residencias de mayores que se han situado tristemente en esta pandemia como uno de los principales focos de contagio y un altísimo número de fallecidos por coronavirus.

Como en el resto de sectores, los empleos se combinan entre el sector público y el sector privado, este último fuertemente beneficiado por las políticas del PP.

El sector público de “asistencia en establecimientos residenciales” por debajo del 20%

Con datos de 2019, el sector público de establecimientos residenciales aglutina 61.815 empleos y 2.144.654 horas trabajadas; mientras que el privado contabiliza 263.939 empleos y 9.435.504 horas.

Con el gobierno de Rajoy, el sector público perdió 5.466 empleos (9,2%) y 72.382 horas de trabajo, este es un recorte respectivamente, de un -9,2% y de un -3,6%. En el mismo periodo, el sector privado ganó 29.204 empleos más (13,9%) y 779.175 horas más (un 10,2% más de volumen de trabajo).

En cómputo general (público y privado), en la ‘asistencia en establecimientos residenciales’ se trabajan 11,6 millones de horas de las que el 81,5% (9,4 millones de horas) se realizan en el sector privado y 2,1 millones en el público, el 18,5%.

El sector público, relegado a un 15% en las “actividades de servicios sociales sin alojamiento”

En el informe, resulta significativo que en el conjunto del período de 2008-2019, el sector público de actividades de servicios sociales sin alojamiento está como en los niveles anteriores a 2008, como si no hubiera habido una ley de dependencia, resalta el autor. Las horas trabajadas solamente han aumentado en 266.820, un 29,5%, y las personas empleadas en 7.335, en 17,2 puntos, hasta el 34,4%.

En la actividad de servicios sociales sin alojamiento (público y privado), el volumen de trabajo actual es de 7,5 millones de horas, de las 6,3 millones las realiza el sector privado, mientras que en el público supone 1,7 millones.


EDUCACIÓN

El sector de la educación pública en España también ha sufrido serios recortes en el periodo referido. Con el PP en el Gobierno, en la escuela pública se perdieron 40.762 empleos (un 5,2%), y el volumen de trabajo cayó al 3,3%, con 870 mil horas menos.

Esta pérdida se compensó con el sector privado donde se trabajaron 2.401.774 horas, un 19,1% más y se aumentó el empleo en 94.069 personas (un 22,5%). El Gobierno del PP transfirió el 4,7% de las horas trabajadas del sector público al privado.

Con Rajoy, 40 mil empleos menos en la educación pública y 94 mil más en la privada

En 2019 el volumen de trabajo en educación es de 44,2 millones de horas, de las que el 63,1% corresponden al sector público. El volumen de empleo de educación es de 1,4 millones de empleos de los que el 59,4%, están en el sector público.

Entre 2011 y 2017 el volumen de trabajo aumentó un 3,9%, se trabajaron 1.531.326 horas más. En el sector público se trabajaron 870.447 horas menos y en el sector privado se trabajaron 2.401.774 horas más. El gobierno del PP transfirió el 4,7% de las horas trabajadas del sector público al sector privado.

Pese a que en 2008 el sector privado representaba el 33,9% del volumen de trabajo, recibe el 52,8% del incremento de horas trabajadas, lo que suponen 1.357.476 horas más de las que le correspondían.

Fuente: Isabel García en nuevatribuna.es