Destrozos y amenazas de muerte al grito de “vagos” en un centro de salud de Madrid

Tres trabajadoras del Centro de Salud Lagasca sufrieron agresiones verbales y amenazas por parte de un paciente el pasado viernes, en un contexto de conflictividad en el que el Gobierno de Ayuso ha puesto en tela de juicio su labor

“Vagos”, “ahora sí que vais a trabajar”. Rosa Cacharrón, médica de familia del Centro de Salud Lagasca, en Madrid, describe así los gritos proferidos por un paciente que acudió de urgencias el pasado viernes por la tarde y que fue atendido por esta profesional. Tal y como explica Cacharrón, tras ser atendido y pautarle un tratamiento, el paciente, que solicitaba una baja laboral y no fue concedida, bajó al área administrativa para solicitar que le viera un segundo médico. Las administrativas le informaron de que eso no era posible y, tras esto, “nos amenazó de muerte a mí y a las dos administrativas”, explica la doctora. Amenazas que fueron seguidas de destrozos, tal y como se muestra en el vídeo.

https://twitter.com/ElSaltoDiario/status/1642874122530091008

“Le dije que si hablaba con su médico y él consideraba que necesitaba la baja más adelante, se le daría, pero en ese momento yo no consideré que debiera darle de baja”, explica Cacharrón, quien describe cómo el paciente iba entrando en cólera, después de llamar a la Policía para denunciar al personal por negligencia y que esta le informara de que ellos no podían hacer nada y que debía de poner una reclamación. “Le dijo a la Policía que si para que vinieran tenía que matar a una persona o destrozar todo, esto es lo que iba a hacer”, expresa Cacharrón. 

“Nos agredió de palabra, pero ver que te echan encima la mampara, que rompen los ordenadores induce a un ataque de pánico total”

“Nos agredió de palabra, pero ver que te echan encima la mampara, que rompen los ordenadores, induce a un ataque de pánico total”, explica esta médica, quien asegura que las profesionales llamaron a la Policía y que ha puesto la denuncia correspondiente.

Críticas desde arriba

Este incidente se inserta en un contexto de elevada conflictividad laboral, donde el Gobierno de Ayuso rechaza las reclamaciones de mejora del personal sanitario, además de arremeter contra su labor, tal y como los profesionales denuncian. Días antes, y ante la demanda de la vuelta a las 35 horas laborales expresada por los sindicatos, el consejero de Hacienda, Fernández-Lasquetty, manifestaba: “Mientras el resto trabaja 40 horas, ellos entienden que 37,5 horas es mucho. Teniendo su plaza de por vida, a diferencia de los demás trabajadores, creen que tienen que hacer cinco horas menos”. Declaraciones que han desembocado en la convocatoria de una huelga de tres días para abril y mayo.

“¿Hasta cuándo vamos a permitir que este gobierno alimente a sus bestias frente a nosotros? Porque esperar cordura y respeto es imposible”

Desde la Plataforma de Centros de Salud recuerdan que la sombra de la duda sobre el trabajo que se realiza en los centros de salud se extiende desde diciembre de 2021, cuando la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, sugirió que existía un “boicot” en los centros de salud cuando “nadie” cogía el teléfono. Tras esta afirmación, aseguran desde la plataforma, “los insultos y las agresiones se multiplicaron y recayeron mayoritariamente sobre los trabajadores del primer escalón, el más expuesto, los administrativos, sobre los que recae la responsabilidad de conducir al paciente en su proceso de atención”, advierten.

“¿Hasta cuándo vamos a permitir que este gobierno alimente a sus bestias frente a nosotros? Porque esperar cordura y respeto es imposible”, expresan desde esta plataforma. Desde este colectivo recuerdan que el protagonista de las últimas polémicas declaraciones, Fernández- Lasquetty, ex consejero de Sanidad en el Gobierno de Aguirre, se vio obligado a dimitir en 2014 tras la derrota en la calle y en los tribunales de la propuesta privatizadora de seis hospitales y 27 centros de salud y, por ello, “no tiene freno a la hora de demostrar el desprecio que siente por la sanidad pública madrileña que expresa tanto en sus políticas económicas como en sus declaraciones”.

Rosa Cacharrón denuncia el “descrédito” al que se han visto sometidas por parte de la clase dirigente. “Parece que solo quieren que hagamos la parte burocrática porque no servimos para otra cosa y cuando no atendemos a los pacientes somos vagos o negligentes, en la línea de las declaraciones de Lasquetty”, sentencia esta médica.

Fuente: Sara Plaza Casares en elsaltodiario.com
Foto: Imagen de los destrozos en el área de administración del Centro de Salud Lagasca

También podría interesarte