Ayuso libera hostelería y comercios pero mantiene cerradas las urgencias en Atención Primaria

Bares y tiendas ven aflojar las restricciones sanitarias mientras el gobierno regional, capitaneado por Isabel Díaz Ayuso, mantiene cerrado los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAPs)

“Aviso: Desde la noche del día 22 de marzo, dejan de funcionar temporalmente los SUAP (los Servicios de Urgencias de Atención Primaria, que abren por las noches y los fines de semana). Para atender las urgencias y emergencias el SUMMA 112 cuenta con 28 UVI móviles operativas (Soporte Vital Avanzado) y la flota de ambulancias urgentes, en torno al centenar”. Desde 2020, la web del Servicio de Urgencias de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid abre con este aviso. El “temporalmente” se ha estirado ya un año y medio, mientras la sanidad madrileña ha luchado contra la pandemia sin este servicio, esencial para evitar el colapso hospitalario.

Al mismo tiempo, este lunes, y bajo mandato de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, la hostelería y el comercio caminan hacia la normalidad, con aforos al 75% en interiores de bares y al 100% en las tiendas y ampliando el ocio nocturno que deja atrás las restricciones horarias. 

“Me gustaría anunciarles que a partir del 20 de septiembre en la Comunidad de Madrid habrá libertad horaria para la hostelería y el ocio nocturno. También dejará de haber restricciones de aforo en cines y teatro, y ampliaremos de 8 a 10 los comensales en las terrazas”. Así lo anunciaba Ayuso el pasado 13 de septiembre mientras recogía un premio en el Instituto Bruno Leoni de Milán por sus políticas “liberales y valientes” en la pandemia.

“La gente acaba adaptándose y parece que no pasa nada. Pero sí pasa algo, los demás nos sobrecargamos. La atención primaria la están desmantelando”

Óscar Rodríguez es médico en el SUMMA 112 y trabaja en una UVI móvil que está dentro de un SUAP. Asegura que todos los días “siguen viniendo pacientes preguntando si pueden entrar”. “Aunque cada vez menos, la gente acaba adaptándose y parece que no pasa nada. Pero sí pasa algo, los demás nos sobrecargamos. La atención primaria la están desmantelando”, alerta este delegado del sindicato médico AMYTS.

Y es que, desde que estos centros de atención de urgencias han cerrado sus puertas, además de aumentar la presión en las urgencias hospitalarias, ha aumentado la que se vive en los dispositivos de urgencias. “Yo trabajo 24 horas y empezamos la mañana atendiendo patologías banales, levantando a personas mayores, cosa que antes se hacía desde Primaria. Luego por la tarde no paras y llega la noche y gente que antes acudía a los SUAPs ahora llama al SUMMA”, relata. “Hace dos días estuve de guardia y me pasé toda la noche viendo a pacientes que podían ser atendidos en el SUAPs. Y después cuando tenemos el aviso gordo estás machacadísimo.”

“El sábado faltaban 10 médicos de UVI móvil y 5 médicos de Vehículos de Intervención Rápida (VIR). Y esta ha sido la tónica todo el verano”

Rodríguez explica que la excusa para cerrar los SUAPs fue la falta de espacio en el interior de estos dispositivos para establecer dos circuitos de pacientes infectados y pacientes no infectados. Los médicos que estaban destinados en estos centros fueron derivados a las Unidades de Atención Domiciliaria (UAD) y han ido cambiando de unidad de manera intermitente. “Inicialmente tenía un sentido. Pero ahora, que están ampliando aforos hasta en los teatros propagando una sensación de que esto se ha acabado en todos los sitios… menos en los SUAPs”, se queja.

Mientras, añade, todos los días en el SUMMA salen UVIs móviles sin médicos. “El sábado faltaban 10 médicos de UVI móvil y 5 médicos de Vehículos de Intervención Rápida (VIR). Y esta ha sido la tónica todo el verano . Están obligando a enfermeras a valorar cosas que a veces superan su capacidad. Hasta que no pase algo gordo y se denuncie, aquí seguiremos igual. Yo tengo remordimientos cuando me pido un día”, sentencia el portavoz de AMYTS.

“El sábado faltaban 10 médicos de UVI móvil y 5 médicos de Vehículos de Intervención Rápida (VIR). Y esta ha sido la tónica todo el verano . Están obligando a enfermeras a valorar cosas que a veces superan su capacidad. Hasta que no pase algo gordo y se denuncie, aquí seguiremos igual. Yo tengo remordimientos cuando me pido un día”.

Prevenir el colapso en la Primaria

En cuanto al relajamiento en las medidas, para Javier Segura, médico salubrista y experto en Salud Pública, “no estamos ante el freedom day”. “Se nos olvida el número de muertos, seguimos teniendo decenas a diario” apunta mientras señala que en la Comunidad de Madrid aún hay un 22% de camas de críticos ocupadas en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

“Algunos expertos estamos abogando para que se incluya la sobrecarga de la Atención Primaria entre los indicadores para desescalar y la Comunidad de Madrid no tiene buenas cifras; no solo por el cierre de los SUAPS sino por la no reposición de las vacantes en las plantillas”

Y añade algo más a tener en cuenta: la situación de la Atención Primaria. “Normalmente la desescaladas pretenden liberar medidas de precaución a medida que las capacidades del sistema sanitario sean suficientes para afrontar lo que venga y no colapsar. Durante todo este tiempo los indicadores eran hospitalarios pero no había indicadores de Atención Primaria. Algunos expertos estamos abogando para que se incluya la sobrecarga de la Atención Primaria entre los indicadores para desescalar y la Comunidad de Madrid no tiene buenas cifras; no solo por el cierre de los SUAPs sino por la no reposición de las vacantes en las plantillas”, añade Segura.

Por otro lado, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad, Madrid está en la frontera de los 100 casos por cada 100.000 habitantes. “Yo me quedaría más tranquilo si la incidencia bajara de 25. En la primera desescalada llegamos a ocho casos por 100.000 habitantes”, destaca mientras señala que con los datos que se manejan y el ritmo de bajada que está decreciendo, aún hay incertidumbre con lo que pueda pasar. “No sabemos qué es lo que nos puede traer la nueva normalidad asociada a la vuelta a las aulas y al espacio laboral. No sería extraño que volviéramos a subir un poquito”, avisa el médico salubrista.

Fuente: Sara Plaza Casares en elsaltodiario.com
Foto: David F. Sabadell

Ampliación @carabanchelnet

También podría interesarte