Almeida intenta frenar la oposición vecinal a los parkings del Real Madrid con más carriles para los coches

Propone a vecinos y comerciantes un pequeño aumento del paso del tráfico en el Paseo de la Habana, aunque mantendrá el túnel bajo Padre Damián y su configuración de salida

Algo parece moverse en el área de Movilidad del Ayuntamiento de Madrid. La oposición de vecinos y comerciantes del entorno de la calle Padre Damián a la construcción de dos aparcamientos solicitados por el Real Madrid están haciendo rectificar el proyecto presentado por el equipo de José Luis Martínez-Almeida, que incluye construir más de 2.000 plazas de estacionamiento y un nuevo túnel bajo las calzadas de esta zona del distrito de Chamartín.

El consitorio envió ayer jueves las modificiaciones, en respuesta a una reunión mantenida con asosiaciones vecinales el pasado mes de octubre. El único cambio tendrá lugar en el Paseo de la Habana, a la altura de la entrada al túnel. Allí estaba previsto que, para la construcción del acceso, el número de carriles laterales se redujera a uno por sentido. Ahora el Ayuntamiento propone hacer hueco a dos carriles por sentido, además de los dos del túnel.

Además, también se añade un quinto carril justo después de la salida norte, antes de entrar a la plaza de los Sagrados Corazones. De esta forma la sección de tráfico pasaría en este punto a contar con siete carriles (cinco en superficie, dos por el túnel) frente a los seis actuales, destaca el consistorio en el escrito de la propuesta.

Este es el plano del proyecto y la propuesta de Movilidad a los vecinos y comerciantes, donde también pueden apreciarse los huecos para las terrazas de hostelería (en verde) entre las bandas de aparcamiento (en azul):

Planoentradatunel

El aumento en el número de carriles es la única modificación a un proyecto de aparcamientos muy cerrado y que el consistorio espera adjudicar antes de que acabe la legislatura, una vez que se incluyan las alegaciones al segundo periodo de información pública. En el primero, cuando se presentó el anteproyecto, el Ayuntamiento de Madrid rechazó todas.

En el texto remitido a los vecinos el consistorio intenta calmar las inquietudes de los habitantes de la zona asegurando que las nuevas infraestructuras previstas “no prevén un incremento del tráfico en la zona” y que el 25% de los coches que antes accedían por el Paseo de la Habana se meterán por el nuevo túnel para salir en Padre Damián.

Lo que no tiene pensado modificar el equipo de Almeida es precisamente este acceso norte del paso subterráneo, que aparecerá en mitad de una zona escolar. Allí tiene previsto el consistorio montar un Kiss&Drive, es decir, unos aparcamientos en superficie “para dejar y recoger alumnos de una forma ordenada y segura”. Con estas bandas de estacionamiento temporal el Ayuntamiento confía en que desaparezcan los estacionamientos en doble y triple fila, que además podrían provocar problemas a la salida del futuro túnel.

En la zona de salida del túnel se sitúan los colegios San Agustín, María Virgen y Sagrados Corazones. Esta es la propuesta de ordenación del tráfico prevista en el proyecto:

Por último, el área de Movilidad informa a los vecinos de que con el nuevo parking de Padre Damián se crearán 458 plazas destinadas a residentes y comerciantes de la zona, con un precio máximo de 125€ al mes. El coste es sensiblemente inferior a otras licitaciones recientes como la de Plaza del Carmen, donde sus vecinos deberán abonar 179,10€ mensuales para obtener una plaza.

El aparcamiento de Padre Damián será el único de la operación con espacio para residentes, puesto que el otro estacionamiento, que se construirá bajo la Castellana, será destinado al 100% para visitantes. El túnel previsto en su planta -2 servirá para que la entidad privada adjudicataria -previsiblemente el Real Madrid- no tenga que abonar ningún canon al Ayuntamiento por la explotación de ambos parkings durante los próximos 40 años, ya que lo considera compensado por su coste de construcción, de unos 13 millones de euros.

Manifestación este sábado

Los vecinos y comercios de la zona recibieron la contrapropuesta de Movilidad a dos días de la convocatoria de la manifestación prevista entre la Plaza de Quito y la Plaza de los Sagrados Corazones, a partir de las 12.00 de este sábado. Protestarán porque no les convence el túnel que se le ha añadido al proyecto ni tampoco la ampliación de aceras anunciada por el alcalde en el entorno.

Los convocantes de la manifestación denuncian que el proyecto puede “dañar gravemente” la “pacífica convivencia diaria”. En concreto, se quejan de los “daños medio-ambientales, económicos, de movilidad, de acceso a viviendas y comercios, ruidos, contaminación acústica y atmosférica, así como toda clase de molestias” para el vecindario.

Fuente: Diego Casado en eldiario.es
Fotos: Ayto Madrid

.
Share
También podría interesarte