Almeida deja sin gastar más de 40 millones de euros destinados a subvenciones y los reasigna a “otras necesidades”

Las partidas estaban destinadas a ayudas como la adaptación de viviendas para personas con discapacidad, el fomento de la innovación o la sustitución de instalaciones térmicas y de climatización por tecnologías menos contaminantes

almeida-desayuno-informativo

El Ayuntamiento de Madrid ha dejado a miles de personas sin acceso a casi 41 millones de euros en subvenciones no nominativas. Varias partidas recogidas en los Planes Estratégicos de 2023 no se han convocado o lo han hecho con importes inferiores a los previstos, según ha podido comprobar este periódico. Empresas privadas, asociaciones, entidades públicas y particulares no se podrán beneficiar de decenas de ayudas que afectan a las áreas de Movilidad, Vivienda, Servicios Sociales, Innovación y Medio Ambiente.

La cuantía total asciende a 40.802.636 euros que estaban destinados a mejorar la vida de miles de ciudadanos en cuestiones como la accesibilidad en barrios vulnerables, el apoyo a la discapacidad o el fomento de la innovación tecnológica. El Consistorio no ha dado cuenta de las razones por las que ha dejado de gastar este dinero y tampoco de las cuestiones a las que finalmente se ha destinado, aunque fuentes consultadas por este periódico indican que se ha reasignado a “otras necesidades”.

La mayor partida de subvenciones que se ha visto afectada tiene que ver con el área de Vivienda. Concretamente, no se han convocado 23,4 millones de euros en subvenciones, más de la mitad del total que se ha dejado de gastar.

En este sentido, los Planes Estratégicos recogían una partida de 65 millones para mejoras de accesibilidad, conservación, eficiencia energética y salubridad en edificios destinados al uso residencial de vivienda en toda la ciudad. Tan solo se destinaron 45 millones para ello, quedando 20 sin convocar para objetivos como la instalación de 1.422 ascensores y la intervención de 37.632 viviendas que, al no contar con el total del presupuesto, no se alcanzaron.

De esta misma área, había previstas intervenciones en 52 edificios y 932 viviendas ubicados en barrios vulnerables con ayudas por importe de 3,2 millones, de los que solo se llegaron a convocar 800.000 euros. Tampoco se alcanzaron los objetivos respecto a la adaptación de 547 viviendas y locales para personas con discapacidad y mayores de 70 años, para los que se gastó únicamente un millón de euros de los tres que había presupuestados.

Solo en lo que respecta al área de Vivienda, 39.111 hogares de la capital han dejado de beneficiarse de las subvenciones del Ayuntamiento de Madrid, algo que desde el Grupo Municipal Socialista consideran “grave” ya que se tratan de “ayudas destinadas a mejorar la vida de muchos ciudadanos”.

Al área de Vivienda le sigue en cuantía la de Medio Ambiente, que en 2023 debería haber convocado ayudas para la sustitución de instalaciones térmicas y de climatización por tecnologías menos contaminantes por valor de 15 millones de euros, pero solo se invirtieron dos. Con esta subvención se pretendía sustituir en dos años 400 calderas de gasóleo de más de 50 kW de potencia, mil sistemas de climatización poco eficientes y 2.500 calderas de combustibles fósiles por generadores de calor sin emisiones locales. Sin embargo, con tan solo dos millones de euros no se ha podido alcanzar ni la mitad de lo que se esperaba.

En esta misma área, aunque en materia de Movilidad, el Ayuntamiento había asignado dos millones de euros para subvencionar la adquisición de vehículos que renovaran la flota de autobuses de transporte discrecional y regular de uso especial. Con esta inversión, el Gobierno municipal buscaba apoyar el desarrollo de vehículos eléctricos y ECO, además de mejorar la calidad del aire y la sostenibilidad ambiental en la ciudad. La renovación de estos autobuses contribuiría notablemente a la reducción de las emisiones de gases efecto invernadero, pero la ayuda no llegó a adjudicarse.

Encuadrada en el área de Economía, Innovación y Hacienda se planteó otra subvención destinada a fomentar las mejores tecnológicas, el emprendimiento y la competitividad en la capital. Para esta acción fueron destinados 3.292.118 euros, de los que se beneficiaron 9 entidades entre las que se repartieron 1.359.481,48 euros.

La cifra inicial tenía como objetivo financiar a las empresas que organizaran un total de diez eventos destinados a fomentar la innovación tecnológica y para los que se preveía la asistencia de unas 22.000 personas interesadas. Desde el Consistorio explican que los 1.932.636 euros restantes se pusieron “a disposición de la Dirección General de Hacienda que hace reasignaciones de crédito en función de las necesidades del Ayuntamiento”.

En lo que respecta al área de Servicios Sociales, son dos las subvenciones que no se asignaron en su totalidad. Entre las dos suman 470.000 euros que se iban a destinar a proyectos de apoyo a la discapacidad y el ocio y tiempo libre para adolescentes con discapacidad intelectual y a fomentar y promover proyectos que coadyuven o complementen las actividades municipales recogidas en el Plan Estratégico de subvenciones del área. La primera partida de ayudas permitiría atender a 447 adolescentes con discapacidad intelectual y sus familias, mientras que con la segunda se podrían financiar 34 proyectos desarrollados por entidades sin ánimo de lucro, que permitirían atender las necesidades de más de 5.500 personas en exclusión social o en riesgo de estarlo.

Entre todas suman 40.802.636 millones de euros que el Ayuntamiento de Madrid se comprometió a invertir en mejoras para la ciudad y sus vecinos pero no llegaron a gastarse. Enma López, concejala del Grupo Municipal Socialista en la capital, denuncia que “no han cumplido con la partida presupuestaria que respalda el plan de subvenciones” y exige conocer su paradero.

¿A dónde han ido los 40 millones?

Dependiendo del año y los presupuestos, hay ocasiones en las que se recogen más subvenciones y otras en las que menos, pero este año la cifra que ha dejado de destinarse a estas ayudas ha sido bastante significativa. “Nosotros no denunciamos lo que hemos pedido, exigimos que cumplan con lo que ellos mismos se han comprometido”, explica la edil socialista.

Además, las subvenciones no nominativas tienen una particularidad: nadie las reclama. Se conceden en función de las solicitudes recibidas que cumplan los requisitos establecidos en la normativa aplicable, por lo que si no se llegan a convocar no se inicia el procedimiento para asignarlas. Esto no quiere decir que no sean tan relevantes como otras que llevan nombre y apellidos, ya que de ellas se benefician miles de personas cada año y suponen una parte importante de los Presupuestos. “Si los ciudadanos no pueden reclamar lo que es suyo, ya estamos nosotros para hacerlo”, señalan desde la oposición.

No existe ningún documento oficial en el que se detalle el paradero de este dinero, aunque desde el Grupo Municipal Socialista plantean la posibilidad de que haya quedado como remanente. El Ayuntamiento de Madrid cerró el año 2023 con un remanente de tesorería de 517 millones de euros, lo que supone un incremento de 102 millones en comparación con el año anterior.

Este dinero se utiliza para financiar diversos proyectos de inversión en áreas y distritos de la ciudad, así como continuar mejorando los servicios públicos en función de los criterios establecidos por el Ministerio de Hacienda. Además, el Consistorio cerró el ejercicio de 2023 con una ejecución presupuestaria del 92,3%, por lo que casi un 8% de la partida no llegó a gastarse.

Desde el Ayuntamiento apuntan a que algunas de estas subvenciones se han reasignado a través de la Dirección General de Hacienda para “otras necesidades”, por lo que cabe la posibilidad de que el dinero se haya terminado invirtiendo en otros asuntos. Esta práctica es bastante habitual y suele ayudar a cubrir gastos que en un primer momento no se habían tenido en cuenta o que han terminado ascendiendo a una cifra mayor, aunque a la edil socialista no le parece una “excusa” y considera que “miles de personas emprendedoras, con discapacidad, necesidades especiales o en riesgo de exclusión no pueden dejar de beneficiarse por esta razón”.

Fuente: Nerea Díaz Ochando en eldiario.es
Foto: Almeida, durante un desayuno informativo | Ayuntamiento de Madrid

.
También podría interesarte