SOS: Barra libre a la apertura de cocinas fantasma en edificios de viviendas de Madrid

  • El próximo 5 de agosto finaliza la moratoria de licencias del Ayuntamiento de Madrid, una medida que no se puede prorrogar, por lo que a partir de ese día se podrán instalar cocinas industriales en cualquier lugar de la ciudad.

  • Aunque el Consistorio apruebe antes de esa fecha su proyecto de Modificación de las Normas Urbanísticas del PGOUM, que incluye un capítulo para regularlas, la Comunidad de Madrid tiene que dar después su visto bueno, y esto suele demorarse muchos meses.

  • La FRAVM y la Plataforma de Afectados por las Cocinas Fantasma, alarmadas por esta situación de inseguridad para el vecindario, exigen a José Luis Martínez-Almeida que no espere más y siga el ejemplo de Barcelona, que ha prohibido la actividad de las cocinas fantasma en zonas de viviendas a través de un Plan Especial.

  • Con el lema #TuCasaEntreFogones la plataforma inicia hoy una campaña para alertar sobre las consecuencias de tener en los bajos de un edificio residencial un conjunto de cocinas industriales.

Barra libre para la apertura de cocinas fantasmas en edificios de viviendas, ley de la jungla e inseguridad para la vecindad residente. Este es el panorama que le espera a la ciudad de Madrid el próximo 5 de agosto, cuando finalice la moratoria de licencias para estos polémicos negocios. A partir de esa fecha, las empresas podrán instalar cocinas industriales en cualquier inmueble residencial, arruinando la vida del vecindario con sus olores, sus malos humos, sus ruidos, su suciedad, sus molestias en la movilidad y su ocupación abusiva del espacio público, como ya hacen una veintena de estos negocios que permanecen activos en la capital.

Recordemos que tras las protestas de las comunidades damnificadas y de los colectivos de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), el Ayuntamiento de Madrid aprobó en 2021 la citada moratoria, que el 5 de agosto decaerá sin posibilidad alguna de prórroga. De hecho, el Consistorio está obligado a esperar cinco años para volver a aplicar una medida semejante.

Además, aunque el pleno municipal de la nueva corporación apruebe antes de esa fecha el proyecto de Modificación de las Normas Urbanísticas del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid (PGOUM), que incluye un apartado sobre la regulación de las cocinas fantasma (o “cocinas agrupadas”), esta no podrá entrar en vigor hasta que lo ratifique el Gobierno de la Comunidad de Madrid, lo que suele demorarse meses o incluso más de un año. El alcalde, José Luis Martínez-Almeida, ha manifestado su intención de que la corporación apruebe la Modificación del PGOUM en el primer o segundo pleno del mandato, pero esto, como vemos, no evitará la barra libre de cocinas fantasma durante meses.

Resulta increíble que después de dos años de moratoria estemos aún en esta situación, y que el Ayuntamiento se haya jugado todo a una única carta, la de la inclusión de las dark kitchen en la modificación del PGOUM. Además, lo está haciendo con un proyecto normativo que no servirá para resolver el problema, pues no contempla ninguna de las sugerencias y alegaciones presentadas por Plataforma de Afectados por las Cocinas Fantasma de Madrid y la FRAVM, que fueron registradas en su día junto a 3.376 firmas de apoyo en papel.

La propuesta municipal establece un máximo de 8 cocinas por establecimiento y no dice nada de distancia entre negocios o de límites respecto a edificios sensibles. Tampoco establece tiempos de adaptación ni restricciones horarias. No solo es insuficiente sino que sirve para consolidar un modelo de actividad muy molesto para el vecindario.

Frente a ella, la plataforma de damnificados y la FRAVM presentaron estas siete medidas que el Ayuntamiento ha ignorado por completo:

1) Fijar en ámbitos de uso cualificado residencial a) un máximo de 4 cocinas por establecimiento, junto con la superficie máxima de 350 m2 y b) una distancia mínima entre establecimientos de 500 metros.

2) Especificar que en la superficie máxima de 350 m2 computan también la sala de espera, el cuarto de residuos y otras dependencias comunes.

3) Establecer una distancia mínima de 500 metros respecto de los centros escolares, hospitales y otros espacios de concentración de población vulnerable.

4) Regular un periodo de un año, a partir de la aprobación de la modificación, para que las cocinas existentes se adapten a la nueva normativa.

5) Extender las condiciones exigidas a las cocinas agrupadas en los ámbitos de uso cualificado residencial a las cocinas que se ubiquen en áreas reguladas por la Norma Zonal 9, grados 1º y 2º.

6) Limitar el horario de actividad al tiempo entre las 10:00 y las 22:00 horas. 7) Requerir la elaboración de un informe de movilidad y un informe de medio ambiente.

7) Prohibir la venta directa al público y las multilicencias (establecimientos en los que las cocinas industriales aparecen combinadas con otras actividades de comercialización).

Campaña #TuCasaEntreFogones

La Plataforma de Afectados por las Cocinas Fantasma es consciente de que en estos momentos hay empresas que tienen todo listo para desembarcar en zonas residenciales una vez decaiga la moratoria. Por ello, ante semejante perspectiva, que puede generar una enorme indefensión en la ciudadanía, lanza hoy junto a la FRAVM una campaña en redes sociales con el lema #TuCasaEntreFogones. La iniciativa busca alertar sobre las molestias que generan estos negocios y exigir su prohibición inmediata en las áreas de viviendas. En este marco, ha difundido este impactante vídeo que recoge imágenes de algunas de esas molestias;

STOP Cocinas fantasma - #TuCasaEntreFogones #StopCocinasFantasma

youtube.com/carabanchelnet | tiktok.com/@carabanchelnet

Una vez más, la plataforma y la federación vecinal solicitan al Ayuntamiento de Madrid que aleje de una vez por todas las cocinas fantasma de las áreas residenciales, y las limite a las zonas industriales, un lugar de donde nunca deberían de haber salido. Para hacerlo, no necesita esperar a que se apruebe la modificación del PGOUM. Barcelona lo ha hecho con un simple Plan Especial. Solo se requiere voluntad política y poner, en primer lugar, los derechos de los madrileños y las madrileñas, y no el beneficio de unas empresas que están rompiendo la convivencia en los algunos barrios de Madrid.

Fuente: tercerainformacion.es

También podría interesarte