Sanitarios y sanitarias del SUMMA visten el WiZink Center de protesta para exigir la reapertura de los SUAP

Trabajadores y trabajadoras del SUMMA 112, junto a sindicatos y plataformas vecinales, solicitan la reapertura de los 37 Servicios de Urgencia de Atención Primaria (SUAP) de la Comunidad de Madrid que permanecen cerrados desde hace ya casi 20 meses, con una concentración que ha reivindicado que “su lucha es salud”

“Trabajadores del SUMMA 112. Nuestra lucha es salud”. Detrás de esta pancarta, junto a otra que reclamaba la reapertura inmediata de los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) y otra más que pedía frenar los despidos previstos de 5.500 trabajadores, todas ellas desplegadas a los pies del madrileño WiZink Center, sanitarios y sanitarias de este servicio han manifestado su disconformidad con el estado de unos servicios de urgencias que permanecen cerrados desde hace casi 20 meses.

Arropados por un centenar de activistas, plataformas vecinales y organizaciones sindicales, han expresado que el cierre de estas dependencias decretado por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha provocado una sobrecarga asistencial a las urgencias de los hospitales y de los centros de atención primaria, “aumentando la precariedad de la sanidad pública madrileña en general”.

“Los SUAP hacíamos más de 750.000 intervenciones al año, cubríamos casi la totalidad de los habitantes de la Comunidad de Madrid y garantizaban la continuidad de los cuidados los fines de semana y festivos a más de 6,5 millones de habitantes”

En un comunicado leído junto al gran vacunómetro, han asegurado que los 37 SUAP cerrados, bajo la excusa de que en su interior no se pueden organizar circuitos de sucio y de limpio para tratar el covid-19, “hacíamos más de 750.000 intervenciones al año, cubríamos casi la totalidad de los habitantes de la Comunidad de Madrid y garantizaban la continuidad de los cuidados los fines de semana y festivos a más de 6,5 millones de habitantes”.

La concentración, a la que muchas han llegado en una bicicletada que partía a las 10:30 horas desde Cibeles, ha servido para escenificar una lucha unitaria entre vecinas y trabajadoras, tal y como explica Rosa López, vicepresidenta del sindicato Summat. “Han robado un servicio a la ciudadanía y este debe de volver y que se dé en las mejores condiciones posibles”, insiste a preguntas de El Salto.

“Los 37 SUAP cerraron debido a argumentos que no eran ciertos, como que no se podían realizar circuitos de sucio y limpio, cuando la mayoría tenían doble entrada. Tampoco se ha podido suplir con la atención domiciliaria—la alternativa que se puso en funcionamiento—.Un coche como mucho puede hacer una visita a la media hora. Además, no podemos ir a domicilios para ver una gastroenteritis, es matar moscas a cañonazos. Es necesario que las urgencias menores estén cerca de la población”, concluye López.

Sobrecarga y despidos

Los trabajadores y trabajadoras allí convocados han asegurado que la pandemia y el cierre de los SUAP además de sobrecargar los dispositivos sanitarios han servido para empeorar las malas condiciones de trabajo “obligando a más de 600 trabajadores a seguir siendo los comodines de una Gerencia y una Consejería que de forma sistemática los ha utilizado como peones que se podían mover de un sitio a otro, sin tener en cuenta sus derechos laborales, los cuales han sido vulnerados de forma sistemática”.

Desde el sindicato MATS, también presentes en la concentración, han exigido que se detengan los planes del gobierno regional de Isabel Díaz Ayuso de prescindir de 5.500 sanitarios que contaban con contratos de refuerzos covid

“Los cierres han sido una forma de disponer de personal muy preparado para todo lo que la Consejería de Sanidad inventara: Ifema, Zendal y ahora la vacunación”, explica López. “Llevamos más de un año dándoles soluciones y mientras hay 600 trabajadores que viven desde hace más de 20 meses de la ceca a la meca sin saber qué van a hacer mañana. Los tienen de un sitio a otro cuando son gente que tenían su plaza. En pandemia se entendió pero ahora ya no hay restricciones y ya no se entiende”.

Mientras la vicepresidenta del Summat avisa de que las negociaciones con la consejería están en punto muerto. “La consejería no dice nada, no dicen qué va a pasar, juegan al misterio, a la indecisión y han tenido muchos meses para pensarlo. Estuvimos hace 9 meses hablando con el director general de aseguramiento y estaban gestando una solución. Pero la semana pasada nos dijeron que lo siguen pensando. Y la población necesita respuestas”.

Desde el sindicato MATS, también presentes en la concentración, han exigido que se detengan los planes del gobierno regional de Isabel Díaz Ayuso de prescindir de 5.500 sanitarios que contaban con contratos de refuerzos covid, intenciones anunciadas a finales de octubre en mesa sectorial. “La atención primaria es esencial, debe funcionar al 100% tanto los turnos de mañana como de tarde en los centros de salud”, han asegurado quienes avisan de que la acción de hoy no es más que un pistoletazo de salida de una campaña de acciones “para reivindicar una sanidad pública universal y de calidad”.

Fuente: Sara Plaza Casares en elsaltodiario.com
Fotos: Elvira Megías

También podría interesarte