Más Madrid propone la ampliación de Madrid Central a los 8 distritos de Madrid situados dentro de la M-30

  • Crece, Madrid Central es la propuesta para llevar Madrid Central al interior de la M-30, multiplicándolo por 12 y replicar el modelo en los distritos exteriores en los que sea posible. 
  • Almeida se ha convertido en el primer alcalde en eliminar una Zona de Bajas Emisiones
  • Madrid Central se convirtió en la Zona de Bajas Emisiones más eficaz de Europa 

Madrid Central entró en vigor el 30 de noviembre de 2018 y desde el primer día se convirtió en un éxito. En su primer año, los niveles de contaminación por NO2 habían bajado un un 22% en el distrito Centro, con una reducción del 10% en el conjunto de la ciudad. Consiguió reducir el tráfico y aumentar el uso del transporte público. 

Tras la anulación judicial provocada por la denuncia interpuesta por el PP contra Madrid Central, Más Madrid lleva al Pleno de Cibeles de mayo una proposición para exigir la restitución de la zona de bajas emisiones como hasta ahora cuanto antes, ampliarla a toda la almendra central e iniciar los trabajos para implantar zonas de bajas emisiones en todos los distritos exteriores a la M-30, en línea con la Ley de Cambio Climático recientemente aprobada. 

La ampliación de Madrid Central se haría a los 8 distritos de Madrid situados dentro de la M-30: Centro, Arganzuela, Retiro, Salamanca Chamartín, Tetuán, Chamberí y parte de Moncloa-Aravaca. Supondría multiplicar por 12 la superficie de Madrid Central, pasando de 472 a 5.890 hectáreas, y extender su modelo a todo el interior de la M-30. 

Los ejes principales de Madrid Central son la eliminación del tráfico de paso y el mantenimiento de los viajes necesarios para la actividad de la zona, como residentes, servicios, reparto, comercios, taxis, acceso a aparcamientos, etcétera. A ello, se suman criterios tecnológicos para evitar el acceso de los vehículos más contaminantes (tipo A), excepto residentes y personas con movilidad reducida, y permitir en cambio los más limpios (etiquetas Eco y 0). 

Madrid Central se multiplicaría por 12, pero sus beneficios todavía más. En concreto, la ampliación de Madrid Central supondrá una reducción del 25% de los coches y una reducción de más de 2.000 toneladas de dióxido de nitrógeno, el gas que más muertes evitables causa en Madrid. 

La ampliación de Madrid Central no se queda solo dentro de la almendra central, sino que tendrá beneficios más allá de sus límites. Y, además, la propuesta también prevé actuaciones en los distritos exteriores a la M-30 con la creación de zonas de bajas emisiones en los distritos donde se considere necesario y el establecimiento de un anillo de zonas de aparcamiento vecinal (ZAV), a solicitud de los barrios y gratuito para residentes y comerciantes, con el objetivo de resolver problemas de aparcamiento. Junto a ello, se seguirán impulsando proyectos transformadores como Conecta Vallecas, para demoler el puente y mejorar la movilidad y el espacio público de la zona, o la transformación del triángulo Santa María de la Cabeza-Delicias.

Todo esto iría acompañado no solo de un refuerzo del transporte público, sino también de una revolución en la red actual, con la creación de la M-35 del transporte público, un sistema para crear autobuses exprés de alta capacidad, así como del impulso definitivo de la red ciclista y la mejora y ampliación de los espacios peatonales. 

En definitiva, ‘Crece, Madrid Central’ es una visión para el Madrid del siglo XXI, una ciudad con una movilidad más verde, justa y feminista.

Dossier de la propuesta Crece, Madrid Central en masmadrid.org

También podría interesarte