Los trabajadores de Urgencias se plantan ante el cierre de los SUAP

Los Servicios de Urgencias de Atención Primaria de Madrid llevan casi 20 meses cerrados y, ante esta situación, sanitarios y sanitarias convocan este jueves 18 de noviembre una marcha-concentración que partirá en bici a las 10:30 desde Cibeles y llegará al WiZink Center a las 11:00 horas

El próximo 22 de noviembre se cumplirán 20 meses del cierre de los Servicios de Urgencias de Atención Primaria de Madrid (SUAP). Con la excusa de la pandemia, y bajo el supuesto de que en estas unidades, que atendían las urgencias de tarde y de fines de semana en los centros de salud, no hay espacio para establecer circuitos de “sucio” y de “limpio”, estos servicios echaron el cierre. 

Pero el tiempo pasa, la situación cambia y los 37 SUAP permanecen bajo llave ajenos a los avances de la pandemia. Unas consultas que dependen del SUMMA 112, que hoy solo cuenta con unidades móviles. “En 2019 en los SUAP se atendieron más de 750.000 urgencias y de estas más de un 60% de pacientes volvieron a su casa. Hoy hay gente que se está haciendo un seguro privado para ser tratado en urgencias”, explica Verónica Postigo, enfermera del SUMMA 112, ex trabajadora del SUAP de Orcasitas. 

“En 2019 en los SUAPs se atendieron más de 750.000 urgencias y de estas más de un 60% de pacientes volvieron a su casa. Hoy hay gente que se está haciendo un seguro privado para ser tratado en urgencias”

Postigo, que como muchas de sus compañeras y compañeros, unos 600 en total, hoy trabaja “en una cadena de montaje”, poniendo las vacunas contra el covid en el WiZink Center, afirma sentirse frustrada y cansada. “Yo escogí mi puesto para cuidar a la gente, hoy no estamos cuidando a nadie”. Por ello el próximo jueves 18 de noviembre convocan una marcha-concentración que partirá en bici a las 10:30 desde Cibeles y llegará al WiZink Center a las 11 horas, para denunciar también el despido de 5.500 sanitarios contratados como refuerzos covid.

Un trabajo “itinerante”

El 19 de septiembre, cuando Madrid atravesaba la puerta de la nueva normalidad en hostelería y comercios ampliando aforos en interiores, el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, admitía que con los SUAP se estaba estudiando “nuevos planteamientos” para su reapertura. Nada se ha hecho desde entonces. En el aire flota la falta de médicos: muchos de baja y otros que han emigrado a otras comunidades.

Postigo explica que, tras la clausura de estos servicios, muchos trabajadores y trabajadoras siguieron el mismo camino: primero al IFEMA, donde desarrollaron su labor en el hospital de campaña, y luego “ de manera itinerante” a hacer servicios a domicilio. Finalmente a las enfermeras y enfermeros las reincorporaron en la campaña de vacunación. “A mí me devolvieron al SUAP, que estaba cerrado, y allí mandaban coches para hacer avisos desde casa. Nos han tenido de aquí para allá, cuando llegabas a trabajar no sabías si te iba a tocar coche, si no, si te iban a cambiar de zona y con qué equipo irías”, explica.

“Ves a tus compañeras de hospital que están hasta arriba y tú poniendo vacunas. Nosotros queremos que los ciudadanos vuelvan a tener sus servicios de urgencias y que descargue al sistema sanitario porque si la Atención Primaria no funciona, no funciona nada”

El sindicato SummAT considera que el hecho de habilitar vehículos de enfermería para atención domiciliaria intentando que esto absorba la demanda de pacientes que acuden a los SUAPs “es una medida con poco recorrido e ineficaz, ya que nunca podrán atender el número de pacientes que estos centros tienen”. Postigo asegura que, durante su trabajo en ese servicio, vio que la gente estaba “muy sola en casa y muy desatendida”. “No tenían donde hacerse sus curas y donde seguir una continuidad”, afirma.

Por otro lado, los trabajadores avisan de que esta situación sobrecarga el trabajo de las unidades móviles, las urgencias de los hospitales y los centros de Atención Primaria. “Ves a tus compañeras de hospital que están hasta arriba y tú poniendo vacunas. Nosotros queremos que los ciudadanos vuelvan a tener sus servicios de urgencias y que descargue al sistema sanitario porque si la Atención Primaria no funciona, no funciona nada. Y también queremos que vuelva nuestra estabilidad laboral”, concluye Postigo.

Fuente: Sara Plaza Casares en elsaltodiario.com
Foto: Álvaro Minguito

Ampliación @carabanchelnet

También podría interesarte