La OMS prueba las plantas medicinales como receta contra el coronavirus

Se establecerá un comité de vigilancia de los datos y la seguridad de los ensayos clínicos realizados con los remedios herbarios.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) continúa buscando soluciones para acabar con la COVID-19. Una de sus últimas actuaciones ha sido la de aprobar un protocolo para autorizar los ensayos clínicos de fase III que probarán la eficacia de las hierbas medicinales en la batalla contra la enfermedad.

Tal y como informa ‘Science Alert‘, esta línea de actuación tiene como objetivo habilitar la capacidad técnica de los científicos de África para realizar ensayos adecuados que garanticen la calidad, seguridad y eficacia de las medicinas tradicionales en consonancia con la reglamentación internacional.

Aprobado por una comisión regional

Está previsto el establecimiento de un comité de vigilancia de los datos y la seguridad de los ensayos clínicos de los remedios herbarios: “Al igual que en otras áreas de la medicina, la ciencia sólida es la única base para las terapias seguras y eficaces de la medicina tradicional“, aseguró Prosper Tumusiime, doctor director del grupo de cobertura universal de salud de la oficina regional de la OMS para África.

El protocolo ha sido aprobado por una comisión regional de 25 miembros de la OMS, el Centro Africano para el Control y la Prevención de Enfermedades y la Comisión de Asuntos Sociales de la Unión Africana.

Debate sobre la medicina tradicional

La utilización de la medicina tradicional contra el coronavirus ha generado mucho debate. El motivo principal se debe a que su eficacia no está aprobada y causa una falsa sensación de seguridad que deriva en un posible aumento del riesgo de la propagación.

Ése fue el caso de Indonesia. Parte de su población se refugió en las hierbas medicinales o en bebidas promocionadas como capaces de curar la enfermedad o de reforzar el sistema inmunitario. Algunas de ellas estaban impulsadas en las redes sociales, pero otras incluso desde fuentes gubernamentales.
Fuente en ecoportal.net