La Declaración Universal de los Derechos Humanos y una justa distribución de la riqueza, es mi ideologia

Mi ideología está escrita “en los treinta artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DDHH) más, condición ‘sine qua non’, una digna y solidaria distribución de la riqueza”. Entrado el siglo XXI sólo un puñado de países respetan (o están cerca de respetar) estos derechos básicos que nos humanizan y nos rescatan de la barbarie que impera en este mundo de perros.

La utopía del comunismo, que llegó a convertirse en “cacotopía”, fue el sueño más noble de la historia de las civilizaciones y, con excepciones que se pueden contar con los dedos de la mano, su idea de “Justice, Liberté, Egalité y Fraternité”, se estrelló contra la condición humana y los libertadores adquirieron, poco a poco, los despreciables hábitos de los antiguos amos.

He vivido ocho años en China “cuando el país era comunista” (ahora allí ha triunfado un capitalismo salvaje con la connivencia de la nomenclatura del Partido Comunista Chino (PCch) que “sabe muy bien como invertir”, ya que “se asocia hermética e indirectamente” con empresarios “afines al régimen”). He trabajado en Corea del Norte, he ido muchas veces a la frontera intercoreana, donde hablaba con periodistas rusos y cubanos, y viajado largamente por Vietnam.

Para tener una idea de la represión (caso Corea del Norte) y de las abisales desigualdades sociales en “los países comunistas asiáticos” hay que salirse de las grandes urbes y perderse en las pequeñas poblaciones y aldeas, donde vive la mayor parte de la población, a años luz de “los lujos” de las metrópolis. En las mega ciudades los jefes y los ricos untan “a sus favoritos o favoritas” con “propinas de infarto” con las que una familia de campesinos – de los que se ríen en las capitales- viviría un mes.

Una vez, cuando estudiaba «preu» en Santander (a finales de la década de los sesenta) mi carismático profesor de griego, el catedrático Eduardo Obregón Barreda (enemigo acérrimo del franquismo) y de “extrañas ideas”, pues era partidario de “La Ciudad Estado” (2), me dijo, siendo gran defensor de la clase obrera, una frase que tardé años en comprender: “No importa que gobierne la izquierda o la derecha, lo que importa es su ética”.

Yo prefiero mucho más “un Gobierno de izquierdas con ética”, que “un Gobierno de derechas con ética”, aunque me imagino que respetaría al segundo si, por ejemplo, y aquí regreso al principio, tuvieran un programa destinado a ejecutar los treinta artículos de la Declaración Universal de los DDHH, más, como dije al principio, un compromiso ineludible de distribuir la riqueza de forma justa y solidaria.

Yo no podría vivir en un país “donde acabaría de rodillas con un tiro en la nuca” por maldecir a un profeta, o al emperador de turno “ya sea laico o religioso”. Por cantar las cuarenta a los corruptos “por muy vacas sagradas que sean”. O por acusar a un político legendario (por ej. a Mao) por acostarse con chicas adolescentes, ya que el Libro de Medicina China del Emperador Amarillo dice que los “viejos rejuvenecen haciendo el amor con vírgenes”.

También aborrezco y me produce repugnancia “la práctica de la tortura”, los lavados de cerebro, las espurias guerras (siempre iniciadas por machos, nunca por hembras) y el abuso, las violaciones, las palizas, la destrucción física y mental de “cientos de millones de mujeres y niñas” en África, Asia, América -y en grado menor en USA y Europa- lacra que nunca combatimos con la firmeza que se merece, aquí y acullá.

De los 194 países que hay en el mundo sólo quince respetan los Derechos Humanos (o están cerca de respetarlos). Estos, según Amnistía Internacional. son:

PRIMER GRUPO

-1- Finlandia

-2- Islandia

-3- Noruega.

– 4- Suecia.

-5- Suiza.

-6- Bélgica.

-7- Dinamarca.

-8- Austria.

-9- Canadá (El único país de América).

-10- Eslovenia.

SEGUNDO GRUPO

-11- Alemania.

-12- Francia.

-13- Reino Unido.

-14- Portugal.

-15- Estonia.

Ahora traduciré el cartel sobre los DDHH (que ilustra esta crónica) realizado por artistas de varios países asiáticos. Ese póster me lo entregó temblando, en 1999, un activista chino en mi oficina de Pekín, cuando yo era delegado de la Agencia EFE.

LA DECLARACION UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS

Art. 1- Todos los seres humanos han nacido iguales en dignidad y derechos – Art. 2- A todos los seres humanos les corresponde disfrutar de los derechos y libertades recogidas en esta Declaración, sin distinciones de ningún tipo – Art. 3– Todos tenemos el derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de nuestra persona- Art. 4- Nadie debe ser doblegado mediante la servidumbre o la esclavitud- Art. 5– Nadie puede ser sometido a torturas ni a ningún castigo que suponga un trato cruel, inhumano o degradante- Art. 6– Todos tenemos el derecho de ser reconocidos como personas y ser tratados (con justicia) en cualquier parte del mundo – Art. 7– Todos somos iguales ante la Ley, debemos gozar de su protección y nunca ser tratados con discriminación- Art. 8– Todas las personas tienen derecho a ser juzgadas por tribunales competentes (este es un alegato contra los encarcelamientos sin juicio o sin derecho a una defensa digna) – Art. 9 – Nadie puede ser objeto de arresto, detención o exilio arbitrarios-  Art. 10-  Todos tenemos derecho a ser juzgados por un tribunal independiente e imparcial- Art. 11-  Toda persona debe ser considerada inocente mientras no se demuestre lo contrario- Art. 12-  Se debe respetar la vida privada de todas las personas, así como la de su familia (incluyendo su correspondencia etc.,) para salvaguardar su honor y reputación- Art. 13- Todos tenemos el derecho de libertad de movimiento- Art. 14-  Todos tenemos derecho a pedir asilo político en otros países si somos objeto de persecución en el nuestro- Art. 15- Todos tenemos derecho a tener una nacionalidad- Art. 16- Todo hombre y mujer tienen el derecho a casarse (con libertad) y fundar una familia- Art. 17– Todos tienen derecho a la propiedad privada, vivienda- Art. 18- Todos tenemos el derecho de libertad de pensamiento, conciencia y religión- Art. 19– Todos tenemos el derecho de libertad de opinión y expresión- Art. 20– Todos tenemos el derecho de formar parte del Gobierno de nuestro país- Art. 21- Todos tenemos el derecho de libertad de asociación o reunión pacífica- Art. 22 – Todos, como miembros de la sociedad, tenemos derecho a la seguridad social y a nuestra realización personal en los ámbitos económico, social y cultural- Art. 23- Todos tenemos derecho al trabajo (…) así como de asociarnos a los sindicatos (que defiendan nuestros intereses)- Art. 24- Todos tenemos derecho al descanso y a disfrutar del ocio- Art. 25- Todos tenemos derecho a vivir un nivel de vida que garantice nuestra salud y bienestar- Art. 26- Todos tenemos el derecho a la educación- Art. 27 – Todos tienen el derecho a participar en la vida cultural de su comunidad- Art. 28 – Todos tienen que estar protegidos por un orden social e internacional en el que se respeten totalmente los derechos y libertades de esta Declaración – Art. 29 – Todos tenemos obligaciones con nuestra comunidad- Art. 30 – Nada de esta Declaración puede ser interpretada arbitrariamente con el objetivo de socavar los derechos y las libertades establecidos en la misma.

-1- Los empresarios chinos que hacen negocios por libre -en la mayoría de los casos para no tener que repartir los beneficios- rápidamente pasan a formar parte de “listas sospechosas” y, so pena de ir a la cárcel “por corrupción”, lo que es habitual en un “país tan ambiguo”, huyen del país con sumas millonarias antes de que les pille la policía.

-2- Fue el ideólogo y fundador del Partido Regionalista de Cantabria (PRC) grupo en el que ahora rebosa, como colocado con “coca”, Miguel Ángel Revilla. Eduardo Obregón Barrera, quien fue detenido por organizar y dirigir un seminario sobre “el ateísmo marxista”, es autor de varios libros de marcado carácter humanista y social, entre ellos, “Las razones del proletariado” (Ed. Euramérica, 1964).

Crónica escrita con ocasión del 24 de octubre, Día de las Naciones Unidas. ¿Vale para algo ese organismo “tan importante? Me imagino que ya tenéis la respuesta. Por Javier Cortines

Fuente: contrainformacion.es

Y tú que opinas sobre este artículo?

avatar
  Subscribe  
Notify of