Hoy volvemos a manifestarnos frente al Centro de Salud de Abrantes contra el deterioro de los centros de salud en la Comunidad de Madrid

Hoy jueves 28 de abril llamamos de nuevo a todos los vecinos y vecinas de Carabanchel a unirse en la manifestación semanal frente al Centro de Salud de Abrantes. Tenemos que defender nuestra sanidad pública y nuestros centros de salud

La Sanidad Pública en Madrid está gravemente herida. Esta es una de las conclusiones que se extrae del último informe sobre la Atención Primaria en las Comunidades Autónomas que ha elaborado la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública y que señala que Madrid es la región con peores indicadores en la asistencia primaria.

Y es que la Comunidad liderada por Isabel Díaz es la que menor gasto sanitario público ha dedicado a la Atención Primaria -un 11,21%- y la que menos invierte por habitante -solo 150 euros, frente a los 211 de media en todo el estado. Esto la convierte en la región con menos inversión pública para el nivel más básico de la atención de salud.

Y este abandono por la Comunidad de Madrid de la Sanidad Pública machaca tanto a las miles de personas que dependemos de ella como a sus miles de trabajadores y trabajadoras. Por ello aunque pueda parecer que no hay resistencias -el foco mediático no digna fijar su atención en ellas-, en realidad hay un bulle bulle de descontento constante. Por ejemplo el 9 de mayo hay convocada una huelga de facultativos y facultativas especialistas de la Comunidad de Madrid contra una Oferta Pública de Empleo que les impide acogerse a la Ley Iceta para estabilizar sus contratos. Y es que según los datos de la propia Comunidad, más del 50% de los médicos especialistas que trabajan para el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) no son fijos. La falta de oposiciones ha ido dibujando un panorama que ha hecho que al final estallaran las costuras de su paciencia, ante un último movimiento de la Consejería de Sanidad que les impide acogerse a la nueva ley estatal de reducción de la temporalidad (la llamada ley Iceta).

Son cientos los sanitarios que se encuentran en precario y sin estabilidad a nivel laboral, algunos encontrándose en ella desde hace casi veinte años.

También esta semana ha sido difundida una sentencia, calificada de histórica, que, desde luego, favorece a los trabajadores y trabajadoras de la sanidad: el Supremo ha dictaminado que la Comunidad de Madrid deberá respetar los descansos de los médicos MIR. Esta sentencia obligaría a la administración madrileña a respetar 36 horas de descanso ininterrumpido tras las guardias de 24 horas en sábado y vísperas de festivos. Hay que entender que si se hace una guardia el sábado, se está yendo todos los días a trabajar ya que el personal sale del centro el domingo por la mañana y vuelve el lunes. De ahí la compensación con un descanso ininterrumpido de 36 horas ahora reconocida. Hasta esta sentencia el personal médico en formación no tenía derecho a descanso durante dos semanas seguidas si le había tocado hacer guardia el sábado.

Esta sentencia no sólo es de obligado cumplimiento en la región, sino que sería extrapolable a todo el Estado.

Pero los recortes en la sanidad no sólo afectan a sus trabajadores y trabajadoras, también se notan en sus usuarios y usuarias. Por ejemplo, en el distrito de Carabanchel, sus ocho centros de salud -el de Abrantes incluido- ya han perdido 20 médicos y médicas de familia en estos últimos meses.

Hay que resaltar el año y ocho meses de protestas protagonizado por los vecinos y vecinas en defensa del centro de salud Abrantes. Y aunque gracias a estas constantes protestas ha recuperado algunas profesionales, este centro de salud sigue en una situación muy difícil. Si este ambulatorio, que atiende un área con una población de 30.000 personas, tenía en febrero 2020, justo antes de la pandemia, 16 facultativos/as, ahora hay, de una forma más o menos estable, unos 10 (aunque su número puede variar si hay bajas, traslados, etc). Es decir, que tras dos años de pandemia, los recortes en sanidad han dejado a este centro con un tercio menos de mé[email protected] de familia.

Por todo esto, animamos a que venga el mayor número de personas posible a las manifestaciones delos jueves y demostrar no sólo que no hemos parado si no que no lo haremos hasta que revertamos el desmantelamiento de la sanidad pública madrileña.

Y resaltar que este jueves, como ya hicimos el pasado 21 de abril, cambiamos el recorrido de la manifestación que hemos mantenido en los últimos meses: el inicio será, como siempre, a las puertas del Centro de Salud de Abrantes y como siempre acabará en la Plaza de Tarifa, pero llegaremos a ella manifestándonos por las calles Argüeso, Avenida de Oporto y Camino Viejo de Leganés.

Luchemos por una sanidad pública, universal y de calidad, no sólo para el barrio, sino para toda la Comunidad de Madrid. ¡Por ti, por el barrio!

Fuente: tercerainformacion.es

También podría interesarte